domingo, 17 octubre 2021
20:13
, última actualización

Cruce de caminos y cambio de gobierno

Image
11 jul 2021 / 16:31 h - Actualizado: 11 jul 2021 / 16:33 h.
$hmKeywords_Schema
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / EFE
    El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. / EFE

La covid sigue avanzando, quizá, al menos de momento, con menos ingresos hospitalarios; pero sigue recorriendo el camino de nuestras vidas. Se ha dado un cambio de gobierno, aparecen nuevas caras, lo que significa nuevos modos y nuevas formas, eso es lo que esperamos porque si no todo quedará hundido en el olvido pasados unos meses. Veremos si el nuevo impulso ministerial aporta espíritu de diálogo con el Partido Popular. Es lo que esperamos la gran mayoría de los ciudadanos de este país. Los empresarios siguen luchando y empleándose a fondo para lograr que la economía pueda remontar. Son el eje que vertebra el verdadero progreso social; por favor que esto no se olvide ni sea tachado en las agendas de los partidos políticos.

Es lícito que el Partido Socialista quiera retomar la iniciativa y mostrarse ante la sociedad como una organización capaz de pilotar el impulso económico que España necesita. Pero esto tiene que ir acompañado de un compromiso, construir un puente con el PP. Debe de ponerse de manifiesto que en el cruce de caminos existirá la voluntad de estrecharse las manos y de mirarse a los ojos en beneficio de las personas que habitamos España.

Maquillar una realidad social con nuevas caras no será suficiente para superar los retos que España tiene, hace falta entrelazar las esperanzas para que podamos avanzar como una realidad que tiene más puntos en común que diferencias.

Llegar al cruce de caminos no es tarea fácil sin la voluntad firme y decidida de sentirnos parte de un objetivo común.

Pero alcanzar el punto de encuentro que nos haga entrelazarnos en una sociedad con intereses conjuntos implica que España sea una sociedad con una identidad que se fragüe en el cruce de caminos. Una identidad que nos haga sentirnos orgullosos de nuestro país.

Cada día que pasa nos alejamos más y más de este objetivo, por lo tanto llegar al cruce de los caminos es una tarea muy complicada. Caminamos hacia la divergencia y esto no será bueno para los que formamos parte de este gran país. Caminamos de manera opuesta los unos de los otros.

El cruce de los caminos está encontrando grandes dificultades, los políticos no están ayudando mucho a que los caminos estén bien cuidados y supongan kilómetros de solvencia para que los pasos de los caminantes encuentren un terreno firme y seguro.

Cada día que pasa se produce un alejamiento claro y contundente por parte de los ciudadanos de los políticos. Nos sentimos desprotegidos e inmersos en un debate que muy poco tiene que ver con los verdaderos problemas que las personas tenemos en nuestra vida real.

El cruce de los caminos, como lugar de encuentro, solamente se alcanzará si tomamos conciencia de la búsqueda de soluciones que solventen las barreras que día a día aparecen en nuestro caminar. Para alcanzar este objetivo hay que tener en cuenta que la responsabilidad de los políticos es grande; pero también es cierto que no son imprescindibles y esto porque ellos mismos se encargan de que la sociedad los terminemos viendo como prescindibles.

El desapego de los ciudadanos que formamos parte de España de la clase política es un punto a tener en cuenta por los políticos, por esta razón quienes tienen que tomar la iniciativa de afianzar los caminos para llegar al cruce de los mismos son los responsables políticos, y no podrá haber un cruce adecuado si el PSOE no busca el entendimiento con el Partido Popular.

El cambio de caras en un gobierno, pasado unos meses, no será suficiente para fortalecer los caminos, es más, si no se hace con el compromiso de construir supondrá un mayor fracaso y una gran frustración para España.

Pasada la novedad llegará la realidad y ésta siempre es tozuda. Pasado el tiempo los caminos podrán haber sido renovados y fortalecidos o, simplemente, continuarán como hasta la fecha. La divergencia seguirá siendo el espíritu de los responsables políticos y el encuentro en un cruce de caminos quedará como un sueño inalcanzable, lo cual llevará a afianzar kilómetros de separación entre ciudadanos y responsables políticos.

¡Busquemos el verdadero cruce de caminos!


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla