domingo, 19 septiembre 2021
00:02
, última actualización

Echenique confunde la calidad democrática con el cabreo del personal

Image
05 sep 2021 / 08:54 h - Actualizado: 05 sep 2021 / 09:22 h.
"Opinión","Política","Pablo Echenique"
  • Pablo Echenique. / EFE
    Pablo Echenique. / EFE

Dice Echenique que las movilizaciones son la medida de buena salud de una democracia, que cuantas más movilizaciones hay, mejor calidad democrática se vive. ¿A qué queda bonito?

Pues no, eso no es así. Creo que es justo al contrario. Si las movilizaciones son numerosas es que las decisiones del Gobierno correspondiente van en contra de los que se movilizan. Las movilizaciones son la forma de medir lo bien o mal que lo está haciendo un Gobierno. Otra cosa bien distinta es que la posibilidad de que existan movilizaciones sí es un buen indicativo y con él se puede medir la libertad de expresión, de huelga o de reunión.

Si te puedes manifestar o movilizar, la cosa es buena. Si te tienes que manifestar o movilizar, algo no va bien.

Echenique trataba de justificar o de ocultar o quién sabe qué, el conflicto que, claramente, existe entre los socios de Gobierno en España. Mientras unos dicen y hacen una cosa, los otros dicen y tratan de hacer otra. Y esto es algo que se irá agudizando con el paso del tiempo; a medida que se acerque el momento de convocar elecciones las cosas irás a peor. Esta vez piden movilizaciones justificadas con el precio de la luz. Ya veremos que se suma a partir de ahora. Política de desgaste, se llama.

El discurso político es flojo, vacío, tramposo. El discurso político puede ser falso, mezquino y grosero. El discurso político es el reflejo de la talla de los que lo pronuncian. En España el discurso político es una catástrofe.

En España tenemos la posibilidad de votar a quien nos dé la gana. No seré yo el que juzgue a unos u a otros por votar a Podemos, a Vox o al partido local que toque. Pero lo que no podemos dejar es que nos la cuelen por la escuadra cada vez que abren la boca. Eso es necesario que lo evitemos porque, de cualquier otra forma, nos estarán tomando el pelo hasta el final de los tiempos. Y eso para una sociedad significa la desaparición.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla