El antes y el después...

Image
06 jun 2018 / 21:54 h - Actualizado: 07 jun 2018 / 00:36 h.
"Habla, Sevilla"

Podremos justificar el cambio del Gobierno de España desde múltiples ópticas, podremos aplicar el pretexto de la corrupción o del «y tú más», podremos poner encima de la mesa los Gürtel, ERES, tresporciento, financiación a través de regímenes transfronterizos, o decenas de casos más porque, desde la Democracia, a España le queda mucho por aprender; incluso –si queremos- podemos hablar de empatías con uno u otro líder político.

Pero de lo que objetivamente hablando no hay muchas dudas, y dónde se puede constatar lo realizado en España es si miramos el antes y el después.

Y es que parece que fue ayer, el antes, (2011) cuando España estaba al borde de la quiebra o la prima de riesgo en unos parámetros sin precedentes, es más, incluso la mayoría de los mortales desconocíamos hasta la terminología. Por otra parte los índices de desigualdad y pobreza estaban disparados, y –desgraciadamente– éramos el país de Europa que más empleo destruía.

Hoy, siete años más tarde, el después, (2018) podemos decir que la economía española suma 4 años seguidos de recuperación, que el SMI creció un 8 por ciento este año pasado, o que el número de mujeres trabajando ha alcanzado el máximo histórico.

España es el país de Europa que más empleo crea, el dato de 1.700 parados encuentran trabajo cada día es lo suficientemente esclarecedor para concluir que en España se han hecho bien las cosas. Desde las últimas elecciones generales de 2011 hasta la fecha el desempleo bajó en 1.168.332 personas. Finalizo con unas palabras que Rajoy le dedicó al nuevo Presidente, y que las hago mías. «Dejo una España mejor que la que me encontré. Ojalá usted (Sánchez) pueda decir lo mismo».

Pues con ese deseo sincero me quedo, señal inequívoca de que nos ha seguido yendo bien a todos.

Mientras tanto, ¡sé feliz! ~


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla