La Tostá

El escrache de la Complutense

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
25 ene 2023 / 08:19 h - Actualizado: 25 ene 2023 / 08:21 h.
"La Tostá"
  • El escrache de la Complutense

TAGS:

Lo ocurrido ayer en la Complutense de Madrid con el escrache a la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, es una prueba más del forraje que dirige hoy el país, el que ha metido el Partido Socialista en el Gobierno con tal de tener el poder. Sentí vergüenza ajena viendo anoche a esa alumna tan brillante –la mejor, dicen–, escupir su odio en la cara de Ayuso, a la que llamaron a gritos “fascista” y “asesina”. Nada menos que los futuros profesionales de la comunicación y otras licenciaturas. Sabiendo lo que le esperaba, la presidenta tomó la valiente decisión de acudir a recoger su premio, que no entro a valorar si era o no merecido. Si ha sido alumna de esa universidad y es ilustre por su cargo, que las dos cosas son ciertas, cumplía con los requisitos. Lo que no se puede justificar es el escrache, además, de una violencia inaudita. Raro es que no intentaran ponerla de espaldas a un muro, y esto es algo demasiado fuerte para un solo corazón. Cuando un día le preguntaron a Juan Belmonte que si tenía miedo delante de los toros, dijo que sí: “Demasiado para un solo corazón”. Se escuchó decir “fascista, estás en nuestra lista”. ¿De qué lista se trataba? Había que tenerlos bien puestos para ir a ese lugar y la presidenta parece que anda sobrada de redaños. El candidato sanchista a la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, dijo que fue “a provocar”, echando gasolina al fuego. Debió condenar el escrache, pero prefirió estar al lado de los que insultan y amenazan. La radicalización o podemización de los socialistas es tremenda. Tampoco lo condenó el ministro de Universidades, el catalán Joan Subirats, sino al contrario, lo justificó: “Es normal, las universidades son sitios de debates y de contrastes”. Lo de ayer fue eso, un debate. Además, dijo que “la Universidad Complutense puede utilizar su autonomía para hacer lo que quiera”. Incluso un escrache tan violento contra la presidenta de una comunidad española tan importante. Con ministros tan demócratas como este, es una tontería que temamos por la democracia. Naturalmente, el feminismo tampoco condenó nada. La ministra de Ciencias e Innovación, Diana Morant, criticó a Ayuso, en vez de defenderla. No creo que ocurra algo así en ningún país del mundo civilizado, de la vieja Europa. Y si ocurre en nuestro país, ¿con qué derecho le vamos a pedir al pueblo que respete las leyes y a los políticos?


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos