miércoles, 20 enero 2021
16:01
, última actualización
La Tostá

El social comunismo y la luz

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
08 ene 2021 / 07:58 h - Actualizado: 08 ene 2021 / 07:59 h.
"La Tostá"
  • El social comunismo y la luz

TAGS:

El ministro de Consumo es comunista, Alberto Garzón, pero en época de recortes salariales y merma de ingresos extras por culpa de la pandemia me han subido la luz un 27% y seguramente el ministro no va a mover un solo dedo. Soy autónomo y me lo han subido todo, menos los ingresos. Dicho de otra manera más clara: ingreso la mitad de dinero que el pasado año, pero pago mucho más. ¿Le importará esto al señor ministro de Consumo? No pude pagar la contribución y a final de año la Diputación me embargó la nómina sin pensar si me quedaría algo para comer o no. Me podrían haber llamado y preguntado que si me embargaban 400 euros me quedaría para ir a Mercadona, pero no lo hicieron. Les importa tres leches si como o no, si puedo pagar la luz o internet o si tengo para una bombona. Y yo trabajo, así que no quiero pensar en cómo lo estarán pasando quienes están desempleados y no tienen ingresos, o ingresan poco. Esto está pasando con el Gobierno social comunista, que se supone que tiene que mirar por los trabajadores. Y encima no critiques porque te sueltan los perros en las redes sociales para que te llamen franquista o fascista. La luz no es un lujo, es una necesidad porque hoy nada anda sin luz en una casa. Trabajo en casa y con este frío y en el campo, el brasero tiene que estar todo el día encendido. Y el ordenador, claro. Eso significa que pago más de cien euros de luz, y vivo solo. La hipoteca, cuota de autónomo, internet, comunidad, agua, plan de pensiones, seguros varios, etc. Comer, claro, aunque no pasa nada porque una persona coma un día sí y otro no. Es más, se pierde tocino y regulas el colesterol y el estreñimiento. O sea, que todo tiene su lado bueno. Por supuesto nada de comer en restaurantes, renovar la ropa interior cada seis meses –menos mal que se ve poco–, invitar a los amigos a comer en casa o pedir una simple pizza. Mientras tú te ajustas el cinturón y procuras no vivir por encima de tus posibilidades, el líder de los comunistas, a la sazón vicepresidente del Gobierno, se compró el cortijo antes de ser torero y enchufó a la parienta para duplicar o triplicar los ingresos. En la urbanización donde vivo no hay ni un mísero guardia de seguridad, pero Iglesias y Montero tienen guardias civiles de día y de noche para poder dormir a la pata la llana, como ilustres miembros de la nueva casta que son. Ante este panorama y semejante estafa de quienes hoy gobiernan, lo que me pide el cuerpo me lo voy a callar porque encima me pueden cortar la luz, aunque la pague a precio de oro. Que os parte un rayo, panda de estafadores.


Consultorio financiero en El Correo de Andalucía Marcaje al Empresario en El Correo de Andalucía Edictos en El Correo de Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016