jueves, 05 agosto 2021
13:38
, última actualización
Los medios y los días

El trino de Florentino

Image
19 jul 2021 / 04:22 h - Actualizado: 18 jul 2021 / 16:26 h.
"Los medios y los días"
  • El trino de Florentino

¡Qué pico tiene ese Florentino Pérez! El presidente del Real Madrid y magnate español de la empresa y otros asuntos nos está distrayendo el verano con cosas que dijo hace años y un periodista grabó entre 2007 y 2012. El plumilla fue por ahí a ver si vendía el trino viperino de Florentino pero nadie se atrevía a comprarlo hasta que por fin sus pesquisas han visto la luz en El Confidencial, un diario que a mí me parece serio y que ha subido mucho, está en el ranking de los diez o veinte más visitados de España y entre los pocos nativos digitales que forman parte de las cabeceras más vistas, junto a El Español, OKDiario, The Huffington Post o ElDiario.es. A El Confidencial le habrá parecido una oportunidad ideal para hacer caja y se ha atrevido. Ahora se arriesga a que las empresas de Florentino le den largas publicitarias, pero ya se sabe que estos diarios digitales nacidos en la red presumen de funcionar gracias a sus lectores, ya veremos si dicen lo mismo cuando lleven los años -si resisten- que llevan en el mercado Diario de Cádiz que desde 1867 no ha faltado a su cita con los lectores, El Correo de Andalucía que aquí estamos desde finales del siglo XIX o el Abc, desde principios del XX.

Algunos periódicos económicos afirman que Florentino es un hombre moderado, de rostro serio y comportamiento afable. Lo será, no lo dudo, pero lo que largó en su momento off the record y sin saber que lo grababan también supongo que salió de su boca, es lo que quisiéramos muchos, ¿verdad? Escuchar a las personas importantes que nos gobiernan, nos mandan o influyen en nosotros no cuando ellas quieren sino cuando queremos nosotros, esto es, no cuando sonríen a las cámaras antes de una reunión o en una rueda de prensa sino cuando se quitan la corbata y se calzan las zapatillas de estar en casa o cuando se cierra la puerta de una reunión clave para todos los ciudadanos, se va la prensa y entonces empieza la película, después de los anuncios que ya están preparados y sirven de poco.

Leo que Florentino posee una fortuna de unos 2.300 millones de euros, preside el grupo de construcción y servicios ACS, con una facturación cercana a los 35.000 millones de euros. El señor Pérez -que estuvo en política con Adolfo Suárez y con su propio partido- ha diversificado su ACS (accionista mayoritario con aproximadamente el 13 por ciento de las acciones), entrando en diferentes sectores como los servicios industriales, los servicios urbanos, a través de la filial Urbaser y las concesiones de infraestructuras de transportes. ACS también controla más del 20% de la concesionaria Abertis y el 20% de la inmobiliaria Urbis.

Vamos, que el hombre es un triunfador, su trino ha triunfado en la empresa, en la influencia y en la audiencia porque hay que ver ahora cómo está trinando su trino de antaño. Resulta que el todopoderoso Grupo Prisa era una porquería, igual que otros medios de comunicación, y que futbolistas y entrenadores en los que mucho personal hallaba una parte del sentido de sus vidas eran unos indeseables. Florentino es como Dios, él nos da las ilusiones, él nos las quita, bendito sea su santo nombre. Florentino se puede permitir ese trino porque es un potentado, ya se sabe que los ricos cuando hablan así son excéntricos y que los menos ricos o los pobres, si lo hacen, son unos hijos de la gran p. Florentino puede ser católico, apostólico y romano y se puede comprar todos los chalets de Galapagar que quiera y eso es normal, pero que se compren uno los ateos Pablo Iglesias e Irene Montero es herejía y excomulgación, anda que estos católicos no se lo han montado bien, espero que no llegue su maestro con el látigo al templo terrícola que han levantado.

Si todo el mundo utilizara un trino como el de Florentino nos mataríamos los unos a los otros, ya lo dijo el filósofo Gianni Vattimo: la transparencia absoluta conduce a la autodestrucción, de ahí que hayamos inventado la cultura en general y la diplomacia en particular. A mí lo que me gustaría es tener en Sevilla a un montón de ricachones como Florentino, la ciudad iría mucho mejor y de vez en cuando podríamos leer y escuchar lo que dicen en la alcoba que es lo importante, lo demás sólo es interesante y curioso.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla