jueves, 22 abril 2021
20:54
, última actualización
Coronavirus

La cuarta ola de la Covid-19 ya está aquí

Image
21 mar 2021 / 22:46 h - Actualizado: 21 mar 2021 / 22:57 h.
"Opinión","Vacunas","Pandemia","Coronavirus"
  • La cuarta ola de la Covid-19 ya está aquí

Damas y caballeros, la cuarta ola de la pandemia está de camino, a punto de llegar. ¿Por qué? Entre otras cosas porque volvemos a cometer los mismos errores. Unos pocos están haciendo las cosas muy, muy, mal. En general, los españoles hemos tenido un comportamiento ejemplar, pero algunos, los de siempre, hacen botellón, acuden a fiestas ilegales, viajan a otras comunidades sin permiso o con los papeles arreglados por un amigo (sí, esto pasa y lo sabemos todos), se juntan en casa con ciento y la madre... Resultado: este es el cuento de nunca acabar. Está claro que la única forma de que se hagan las cosas bien es con un confinamiento obligatorio. Por si era poco, las fronteras españolas están abiertas de para en par y, así, llegan jóvenes de toda Europa para beber alcohol, tomar tapas y hacer fiestas (según ellos mismos). Hemos preparado todo para que la Covid-19 campe a sus anchas de nuevo dentro del territorio español; hemos preparado todo para la gente muera y enferme; hemos vuelto a retar a un virus que nos gana batalla tras batalla y se muestra implacable. Eso sí, las terrazas abiertas, lasa calles como si aquí no estuviera pasando nada, y aquí paz y después gloria.

Hay motivos que pueden agravar las cosas. Sí, además de nuestra inestimable colaboración con el SARS-CoV-2, existen factores que pueden poner las cosas imposibles, aunque nuestra forma de enfrentar el problema es lamentable, se suman algunas causas posibles por las que la pandemia seguirá su curso.

Las vacunas llegan a un ritmo muy lento y tardan algún tiempo en ser efectivas. Las primeras dosis pueden aliviar los efectos aunque el contagio puede producirse del mismo modo y, además, muchas personas que forman grupos de riesgo importantes siguen sin recibir la primera dosis. Muy lento todo.

Aunque, en general, nos controlamos y seguimos las pautas que nos dictan, el cansancio es inmenso. Parece que esto no tiene fin y eso desespera a muchas personas que dejan de tener cuidado extremo y tiran la toalla para sentir que pueden seguir viviendo con cierta normalidad.

Por si era poco, además de grupos completos sin vacunar por falta de viales, todavía existen colectivos que no tienen posibilidad de recibir sus primeras dosis puesto que no se han realizado pruebas que avalen la eficacia de las vacunas. Los menores de 16 años son el más numeroso. Y, si hablamos de eficacia, no podemos olvidar que no está garantizada la inmunidad en un 100 por cien entre los vacunados.

En fin, creo que podemos ir dando la bienvenida a la cuarta ola de esta pandemia tan letal y tan destructiva. Volvemos a la casilla de salida aunque con las UCI’s hasta los topes y con los sanitarios apunto de reventar. Espero estar equivocado, de verdad que sí, aunque me temo que no será así.


Edictos en El Correo de Andalucía