Menú

Macarena Olona naufraga y la suplente, Carla Toscano, se pasa

Image
24 nov 2022 / 11:25 h - Actualizado: 24 nov 2022 / 11:35 h.
"Opinión","Política","Macarena Olona","Irene Montero"
  • Macarena Olona naufraga y la suplente, Carla Toscano, se pasa

Macarena Olona está naufragando. Por más ruido que quiera hacer, está en caída libre. Lo que antes eran apoyos en las redes sociales a través de grupos de seguidores se han convertido en puñaladas internas que dividen esos grupos sin remedio. Lo que antes eran apoyos de empresarios se han convertido en huidas rápidas y silenciosas. Macarena Olona ha cometido el mismo error que muchos políticos sin madera, sin tablas y sin convicciones claras más allá de su propio ego: ha creído que era capaz de poder con un partido político, con la maquinaria que ella misma ayudó a engrasar. Macarena Olona, ahora, ataca sin piedad a Vox y roza siempre esa línea que separa lo agresivo de lo tosco y zafio. Y para toscos y zafios en el ataque... sus antiguos compañeros.

A Macarena Olona le queda un round en política salvo que alguien la rescate y la integre en otra formación. Bien podría ser el PP o Ciudadanos (si es que existe de aquí a un par de años; yo diría que no).

Pero en Vox no se inmutan con lo de Olona (aparentemente) porque se han aprendido muy bien lo que es hacer política de ladrido y de tuit explosivo. Ahora, entrenan a una diputada capaz de construir un discurso infame, inaceptable y bochornoso, sin despeinarse. Se llama Carla Toscano y, ayer, protagonizó uno de los capítulos más vergonzosos que se hayan visto en democracia. Toscano se pasó de la raya y sus compañeros salieron del hemiciclo sabiendo que, esta vez, la cosa se les vuelve en contra, seguro. No va a servir eso de ‘es que Montero dijo hace dos años que no sé qué’ o lo de ‘y tú más’.

Si algo es más asqueroso que un comentario machista lo es el que escupe una mujer a otra. Y Carla Toscano se acaba de proclamar especialista en la materia.

Por otra parte, ya que esta diputada de Vox ha logrado que me pusiera serio, he de decir que Irene Montero me sigue pareciendo una persona con capacidades muy, muy, justas para ser ministra; que Irene Montero me parece una política sobrepasada por la soberbia, y muy torpe al intentar defender sus ideas. Ayer, aunque lo tenía todo a favor, volvió a meter a las feministas y a las demócratas de rondón en lo que dijo al defenderse de la diputada de Vox. Qué fácil hubiera sido decir los feministas y los demócratas; ya que defiende el lenguaje inclusivo... Pero claro, Montero solo entiende el lenguaje inclusivo en una dirección. Y cabrea a muchos que están de su parte en asuntos como el de ayer, pero que se sienten agredidos por el sectarismo de la ministra y reculan.

El nivel parlamentario comienza a ser muy preocupante. Creo yo que una pandilla de chicos y chicas de quince o veinte años serían capaces de elevar el nivel sin demasiadas dificultades. Y eso es una pena y una vergüenza que nos debería hacer pensar en la clase política española para buscar alternativas a tanta idiotez, tantas limitaciones intelectuales y tanta actitud vergonzante.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos