miércoles, 23 junio 2021
04:00
, última actualización
La vida del revés

Más orgulloso que nunca de ser español

Image
20 may 2021 / 09:40 h - Actualizado: 20 may 2021 / 09:50 h.
"Inmigración","Solidaridad","La vida del revés"
  • Más orgulloso que nunca de ser español

Está muy de moda expresar la posición política de cada uno de nosotros. Es decir, ya nadie siente la necesidad de ocultar su forma de ver las cosas. Los hay que presumen de estar colocados en uno de los extremos y se quedan tan pichis. Los hay que afirman odiar a los del extremo contrario y se quedan igual de pichis. Es lo que llamamos polarización. Yo en mi trinchera y tú en la tuya; pensamos de forma diferente y eso nos enfrenta porque no somos capaces de ocultar lo que pensamos para que la buena convivencia siga su curso. Y esto no parece buena idea puesto que la misma actitud frente a otros asuntos se puede convertir en una bomba de relojería. Por ejemplo, un imbécil metido a político (imbécil según la RAE en su acepción coloquial significa, al referirnos a otra persona, ‘que es poco inteligente o se comporta con poca inteligencia) dice que en Ceuta se ha producido el enfrentamiento de tanques y soldados contra población civil desprotegida. Hay que ser muy imbécil para decir esto.

Nuestros guardia civiles, policías, legionarios y regulares, han tenido un comportamiento ejemplar. Han rescatado a hombres, mujeres, niños (algunos bebés) y ancianos de una muerte segura; han sido exquisitos al reconocer que estaban frente a seres humanos que enviaba un Gobierno (el marroquí) sin pudor para forzar una máquina que lleva gripada muchas décadas. Los malos no eran los nuestros. Ni los civiles que llegaban engañados para hacer un viaje a ninguna parte. Los malos eran los que desde sus despachos tuvieron una actitud criminal con su propio pueblo.

Siempre me he sentido muy orgulloso de ser español y de estar protegido por unas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado tan radicalmente convencidas de su servicio al pueblo español y a la democracia que disfrutamos. Todos los que ven en un uniforme un peligro, sencillamente, no son capaces de entender lo que pasa a su alrededor. Seguro que la madre del bebé que rescató el buceador de la Guardia Civil, y que hemos visto en prensa y televisión, no piensa lo mismo que ellos.

Muy orgulloso de ser español y de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Aunque no puedo decir lo mismo de muchos de los que presumen de estar en un extremo político. Ayer, una voluntaria de la Cruz Roja Española tuvo que restringir el acceso a sus redes sociales porque la avalancha de comentarios xenófobos y machistas fue de tal envergadura que no tuvo más remedio que tomar esa decisión. El motivo es que abrazó a uno de los jóvenes que había llegado a nado desde Marruecos para consolarle. Los comentarios son un bochorno y tienen una carga de mezquindad que yo no recuerdo haber vivido nunca antes. ¿Imaginan ustedes que su hijo o su hermano viviera una situación como la de ese joven y que alguien le diera un abrazo para que se sintiera algo mejor? ¿No estarían eternamente agradecidos por un gesto tan solidario como necesario? Pues algunos españoles piensan que el joven aprovechaba para meter mano a la voluntaria y cosas que prefiero no reproducir.

Muy orgulloso de ser español y de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y muy poco de algunos compatriotas que han perdido el norte y creen que esto es una juerga en la que todos podemos decir lo primero que se nos ocurre. Les pido que se hagan una pregunta: ¿Qué vida lleva esa gente como para arriesgar la vida cruzando una frontera?


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla