domingo, 13 octubre 2019
17:58
, última actualización
La Tostá

Potaje gitano para Raimundo

Manuel Bohórquez @BohorquezCas /
09 abr 2019 / 07:59 h - Actualizado: 09 abr 2019 / 08:02 h.
  • Potaje gitano para Raimundo

La Hermandad de los Gitanos de Utrera le va a dedicar el Potaje de este año al guitarrista sevillano Raimundo Amador. Muchos se habrán preguntado que si ha hecho méritos este artista para recibir tamaño honor. ¿Los hicieron Lolita, Alejandro Sanz o Moncho? Méritos flamencos, se entiende. Raimundo, al menos, es flamenco y de una familia de incuestionable raza jonda, los Amador. Sus comienzos, además, estuvieron muy ligados al flamenco a través de la guitarra flamenca. No es que llegara a ser una gran figura de la sonanta, porque había lo que había, pero tocó siempre muy gitano junto a Los Montoyas, por ejemplo, y eso ya justificaría no solo el Potaje sino La Caracolá de Lebrija o El Gazpacho de Morón. Raimundo es un músico gitano genial que ha llevado su increíble sonido por todo el mundo y que ha tocado junto a un dios como B.B. King o la cantante islandesa Björk. Dedicarle el Potaje es una manera de agradecerle su compromiso con el arte gitano y con el pueblo gitano mismo. Pero además, Raimundo, un verdadero autodidacta de la música, es un ser humano entrañable, sano y de buen corazón. Los jóvenes gitanos van a agradecer este reconocimiento en Utrera y será un buen reclamo para que vayan esa noche al patio del Colegio Salesianos, donde podrán disfrutar de Remedios Amaya, Mari Peña, José Valencia, el Farru y un fin de fiesta de la familia Amador. Y de un buen potaje con todos sus avíos, pan del pueblo, aceitunas de la comarca y vino tinto, lo típico en este festival desde sus comienzos hace ya más de sesenta años, que se dice muy pronto. Raimundo puede estar muy orgulloso de este homenaje porque hace ese tiempo, seis décadas, un grupo de gitanos decidió celebrar el estreno de la Hermandad en la Semana Santa de Utrera y lo hizo con buen flamenco y un exquisito potaje. Aquello salió bien y se siguió organizando ya cada año hasta derivar en lo que es en la actualidad, un festival de flamenco de clara línea gitana, como no podía ser menos, que es denominado el festival de los festivales flamencos. Dos o tres mil personas se dan cita cada año en el colegio citado para que no decaiga esta hermosa tradición gitana de Utrera. Seguro que Rimundo ha valorado todo y que estará feliz, como lo estuvieron en otras adiciones Manolo Caracol, Pastora Imperio o Antonio Mairena.


  • 1