La Gazapera

¿Reeducar a los aficionados al cante?

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
18 ago 2023 / 08:17 h - Actualizado: 18 ago 2023 / 08:18 h.
"La Gazapera"
  • ¿Reeducar a los aficionados al cante?

En una entrevista a Cristóbal Ortega, director de IAE, en la Cátedra de Flamencología de Córdoba, realizada por el flamencólogo gallego Faustino Núñez, se lamentaba de que programó a José el de la Tomasa en Flamenco viene del Sur y que no fue ni un solo aficionado al teatro. El señor Tomasa es el gran maestro que le queda a Sevilla y si se anuncia en un teatro de la ciudad deberían de agotarse todas las entradas. ¿Saben dónde está el problema? En que han aburrido a los verdaderos aficionados programando en ciclos de flamenco cantantes aflamencados o grupos musicales de fusión. Las peñas flamencas se llenan para escuchar no a figuras del cante clásico, sino a simples aficionados. Aún no les han dado la espalda al cante por derecho, pero la Junta sí lo ha hecho. Y no digamos la Vietnan. Anuncian a un cantaor, los aficionados sacan una entrada y cuando sale al escenario viene con la cacharrería a vendernos no sé qué historia cameloncia, de camelo. Ya no se atreven a ir al teatro, porque los estafan. Cristóbal es un buen gestor y, aunque no me convenciera del todo como director de la Bienal de Flamenco, como director del Instituto Andaluz del Flamenco creo que encaja bien.

Lo animo a que cree un ciclo de cante por derecho, o sea, de verdad, y le aseguro que si programa bien se llenará el teatro todos los días de recital. Tienen que volver a ilusionar a los aficionados, porque son muy necesarios. Diría que imprescindibles. Incluso a reeducarlos, si hiciera falta. No sé lo que está pasando en el flamenco, pero me quedo pasmado cuando voy a un teatro y veo al público de pie ante un cantaor que ha estado para tirarlo a los cochinos, expresión esta del pueblo sevillano de Villanueva del Ariscal. ¿Se imaginan algo así en un concierto de música clásica, ópera o zarzuela? Pues eso. Antonio Mairena me confesó un día en un bar de Nervión que fue a cantar a una peña flamenca de prestigio y que cuatro o cinco aficionados le metieron las cabras en el corral, “Sabían de cante más que yo”, me dijo. Programen cante de calidad, a buenos cantaores y buenas cantaoras. Ayuden a las peñas un poco más y también a las modestas casas discográficas que graban a los buenos intérpretes, olvidados de aquellos sellos que se llenaron los bolsillos y nunca más se supo de ellos. Promuevan buenos programas de radio y televisión y no dejen morir a revistas y buenos portales de flamenco. Cuiden a la afición y ya verán cómo los aficionados vuelven a los teatros a escuchar cante jondo.