sábado, 22 enero 2022
17:05
, última actualización
Pasa la vida

Sevilla cuenta en Matemáticas

Image
Juan Luis Pavón juanluispavon1
20 jun 2021 / 12:39 h - Actualizado: 20 jun 2021 / 14:35 h.
"Matemáticas","Investigación","Pasa la vida","Universidad de Sevilla"
  • Emilio Carrizosa, catedrático y director del IMUS.
    Emilio Carrizosa, catedrático y director del IMUS.

No es lo mismo ocho que ochenta. Ni siquiera en Sevilla, donde tiene reputación social el gusto por la hipérbole. Sevilla cuenta cada vez más en el panorama nacional e internacional de las Matemáticas por la sistemática y sobresaliente labor que está haciendo la comunidad de 200 profesores e investigadores del IMUS, el Instituto de Matemáticas de la Universidad de Sevilla. Proactivos para ser un foco de excelencia en la enseñanza, en la investigación, en los proyectos de colaboración con empresas, y en la extensión social de la cultura matemática y científica. Por eso la Red Española Matemática-Industria (Math-in), constituida por 40 grupos de investigación de 20 universidades y centros de innovación para fomentar la transferencia de tecnología matemática al ámbito empresarial e industrial, y aumentar la competitividad tanto de dichos grupos como de los sectores punteros de la economía española, ha elegido para su presidencia a Emilio Carrizosa, catedrático y director del IMUS. Es una de las cuentas del rosario que gustosamente les desvelo y resumo. Y si usted cree que esto nada tiene que ver con su vida, será porque aún no conoce la trascendencia insustituible de las matemáticas en los fundamentos de la sociedad digitalizada. Un país que no sea potente en la aplicación de las matemáticas está abocado a confinar a buena parte de su población en la ecuación paro-precariedad.

Hoy, domingo 20 de junio, es la primera de las seis jornadas de la octava edición del Congreso Europeo de Matemáticas, que es el segundo mayor evento de matemáticas del mundo, y se hace cada cuatro años. Tiene como sede la ciudad eslovena de Portoroz, aunque por la pandemia covid, que en 2020 obligó a posponerlo, casi toda la actividad se realiza a través de una plataforma digital y con los participantes en remoto desde sus respectivos países. En la sesión de clausura, el viernes 25 a las 17:30, interviene Juan González-Meneses, catedrático del IMUS y presidente del comité organizador del siguiente congreso, que se celebrará en Sevilla del 15 al 19 de julio de 2024, gracias a triunfar el año pasado la candidatura sevillana, que integra a otras universidades andaluzas y tuvo el apoyo de toda la comunidad matemática española. La asistencia presencial será masiva si no acontece otra crisis sanitaria global. Para el IMUS, para la Hispalense, y para numerosos nodos de innovación científica y tecnológica del entorno, es una gran oportunidad de fortalecer su posicionamiento y sus capacidades con sinergias internacionales.

Es el IMUS la clave de bóveda del Instituto Andaluz de Matemáticas (Iamat), sosteniendo la vertebración de un servicio de transferencia tecnológica para empresas, con 230 investigadores de 25 grupos de investigación de seis universidades, y ser aliado estratégico en el desarrollo de proyectos de innovación aplicada, que además también son una oportunidad de concurrir a convocatorias de captación de fondos, como se hace con más intensidad en los países que tienen mayores cotas de prosperidad gracias a basar su economía en los sectores productivos de alto valor añadido. Con la coordinación del catedrático Tomás Chacón, esa vocación les ha impulsado a tender puentes con la Corporación Tecnológica de Andalucía, de la que forman parte la plana mayor de las empresas de referencia del ecosistema económico andaluz, y están realizando sesiones de trabajo con representantes de dichos grupos empresariales para que conozcan con ejemplos concretos cómo aprovechar los resultados de sus investigaciones en inteligencia artificial, en gestión de datos, en modelados y simulaciones que permiten el diseño y la optimización digital de sistemas y procesos. Ya sea aplicándolo en agricultura, en aeroespacial, en salud, en transporte, en finanzas, en edificación y obra civil, en mantenimiento industrial, y un largo etécetera

La Red Española Matemática-Industria que a partir de ahora preside Emilio Carrizosa en representación del IMUS ya dio en abril de este año el paso para constituir la Plataforma Española de Tecnologías de Modelización, Simulación y Optimización en un Entorno Digital. Y para que se entienda cómo pretenden dar un salto cualitativo en la colaboración ciencia-empresa ponen ejemplos de las matemáticas como base silenciosa de muchos avances cotidianos: “Están en la detección temprana del ictus; en los GPS de interior donde, aunque no llegue la señal de satélites, guían a los pacientes a través de los pasillos de un hospital hasta la puerta de su consulta; en los aspersores que no riegan si llueve; en los camiones de basura que trazan la ruta más conveniente según qué contenedores estén llenos; en la detección de fugas y consumos desproporcionados de agua, en la detección de la covid-19 en las aguas residuales... Detrás de todos hay modelización, algoritmos de inteligencia artificial, machine y deep learning, entre otros, que se alimentan de los datos generados en un mundo cada vez más digital”.

Y para abrir boca, la última cuenta de este rosario en miniatura que les ofrezco: Del 12 al 16 de julio se celebra de modo online desde Santiago de Compostela la convención del foro matemático European Study Group with Industry. Iniciado en Oxford en 1968, con el objetivo de marcarse retos y aportar soluciones matemáticas a los problemas del mundo real. En su organización está involucrada la Red Española Matemática-Industria. Y este es el problema que expondrá BSH Electrodomésticos España (Bosch, Siemens, Balay,...) para trabajar en equipo: “Análisis de medidas de temperatura para cocinado inteligente”. Sí, hay matemáticas hasta en el puchero.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla