viernes, 07 mayo 2021
18:54
, última actualización
La Tostá

Stalin y Lenin en las calles de Madrid

Image
Manuel Bohórquez @BohorquezCas
15 abr 2021 / 08:09 h - Actualizado: 15 abr 2021 / 08:17 h.
"La Tostá"
  • Un manifestante con las banderas republicana y del Partido Comunista espera fumando la salida de una manifestación. EFE/Julio Muñoz
    Un manifestante con las banderas republicana y del Partido Comunista espera fumando la salida de una manifestación. EFE/Julio Muñoz

TAGS:

Algo le pasa a un país, en este caso España, cuando ciudadanos de ese país democrático se manifiestan por las calles de Madrid con pancartas de Mark, Stalin, Lenin y Engels. Si al menos hubieran sido de Alberti, Pepe Díaz, la Pasionaria o Anguita, vale. Estamos como una puñetera cabra harta de papeles. Si han montado este numerito para que llegue la Tercera República a España, van listos. Por otra parte, ¿creen que nos van a dar tanto dinero en Bruselas para la recuperación económica viendo este circo por las calles de la capital de España? Estos son los mismos que no quieren a fachas en la política española y que apedrean a Abascal en Vallecas, por fascista. Pero es que toda una vicepresidenta de España, como Yolanda Díaz, que es de lo poco que se salva del Gobierno, dijo el otro día que el comunismo era “libertad e igualdad”. Y se quedó tan pancha. Menos mal que lo arregló algo diciendo que se lo habían enseñado en su casa. Lo que no dijo es en qué país comunista disfrutan de libertad sus ciudadanos. Lo de ayer en Madrid fue apología del terror y regímenes criminales, pero no pasa nada. Me duele decir esto habiendo votado toda mi vida al Partido Comunista de España, aunque sería incapaz de votar a esta izquierda de ahora, la de Podemos y un Partido Socialista traidor y corrupto dirigido por un mediocre, Pedro Sánchez, que miente más que habla. ¿Por qué se le consiente todo a esta izquierda de ahora, descerebrada y desorientada? Parece que tiene carta blanca para todo. Quizá es el momento de reclamar una izquierda moderna, europea y democrática que frene a la extrema derecha y a la extrema izquierda en nuestro país. ¿Pero alguien cree que es posible con estos que ayer sacaron en procesión a Stalin y Lenin por las calles de Madrid, la capital de España y una de las ciudades más importantes del mundo? Esto no tiene arreglo y vamos de nuevo camino del abismo, el terror y el desastre. Era lo que necesitábamos para intentar salir del lío que tenemos, con menos futuro que un espía sordo. “Las calles serán una maldición bíblica”, dijo hace dos días un alterado Pepe Álvarez, líder de UGT, calentando el ambiente para el 1 de Mayo. Pues nada, viva el vino. Que nos den una cachiporra a cada ciudadano y nos vemos en las calles.


Edictos en El Correo de Andalucía