Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

El ejercicio más que caminar, clave para frenar el deterioro cognitivo

Así como leer o estudiar. Expertos afirman que el ejercicio «en realidad es un factor protector en cualquier etapa de desarrollo»

31 jul 2022 / 04:00 h - Actualizado: 31 jul 2022 / 04:00 h.
"Deterioro cognitivo","Ancianos - Personas mayores"
  • Foto: EFE
    Foto: EFE

Mantener una buena nutrición y realizar ejercicio físico de fuerza y resistencia, que vaya más allá del clásico caminar que se recomendaba a las personas mayores, así como leer o estudiar, es fundamental para frenar el deterioro cognitivo y funcional que convierte a los mayores en personas dependientes.

Esa relación directa entre la mejoría física de las personas mayores y su mejoría cognitiva es una de las conclusiones a las que se ha llegado durante los Diálogos Efe «Enfermedades neurodegenerativas: La lucha contra el envejecimiento», un encuentro organizado entre la Agencia EFE y Quirónsalud.

La doctora Erika Torres, coordinadora del Servicio de Neurociencias de Quirónsalud Torrevieja y Alicante, ha explicado que el ejercicio «en realidad es un factor protector en cualquier etapa de desarrollo, porque mejora la secreción de sustancias tróficas y la elasticidad neuronal».

Mantiene las plasticidad cerebral

«Está demostrado» que eleva la plasticidad del cerebro, lo que ocurre por la mejora de la circulación cerebral, que aumenta el oxígeno y provoca un aumento de secreción de sustancias neurotróficas, aumentando la plasticidad», es decir, que «si haces ejercicio de forma continuada a lo largo de la vida llegarás en mejores condiciones para afrontar esas posibles dolencias neurodegenerativas».

La especialista en Medicina Nuclear del Hospital Quironsalud Torrevieja, María José Torres, ha explicado que durante toda la vida el cerebro va acumulando una «reserva cognitiva» que puede minimizar las consecuencias de una enfermedad neurodegenerativa cuando aparece.

El ejercicio más que caminar, clave para frenar el deterioro cognitivo
El jefe del servicio de Geriatría de Quiró-nsalud Valencia, Juan Ramón DomeŽnech, junto a la doctora Erika Torres (i), coordinadora del Servicio de Neurociencias Quiró-nsalud Torrevieja y Alicante, y la vicepresidenta de la Sociedad Valenciana de Geriatría, Silvia Forcano,durante los Diálogos Efe "Enfermedades neurodegenerativas: La lucha contra el envejecimiento". EFE/Ana Escobar

«Llama muchísimo la atención cuando ves a un paciente con deterioro cognitivo leve en el que, sin embargo, tras las pruebas diagnósticas, encuentras un cerebro destrozado», lo que se explica por la existencia de esa reserva cognitiva.

Es decir, una persona que durante toda su vida ha ejercitado su cerebro, ha leído, ha estudiado, o ha trabajado el cerebro de cualquier otra forma, tiene una buena reserva cognitiva y, aunque la enfermedad «va a seguir haciendo daño», puede mantener una buena calidad de vida.

«Hay gente que es capaz de mantener una calidad de vida muy buena con bastante daño cerebral», y en cambio, «una persona cuyo cerebro no tiene esa reserva, con muy poco daño sufre una gran disminución de la calidad de vida», ha indicado.

La pérdida de masa, un enemigo importante

Juan Ramón Doménech, jefe del Servicio de Geriatría de Quirónsalud Valencia, ha indicado también que la pérdida de masa muscular es el elemento común que se aprecia en las personas mayores cuando pasan de un estado de fragilidad a otro de dependencia.

Enfermedades como la demencia aceleran este proceso, por eso es fundamental realizar ejercicio físico que evite esa pérdida de masa muscular, que es la que permite frenar esa disminución de funcionalidad que se da con el envejecimiento.

Ante la aparición de enfermedades neurodegenerativas «es muy importante el tratamiento farmacológico» y el tratamiento multidiscipinar y coordinado, pero «un 50 % del tiempo debería dedicarse al tratamiento no farmacológico», que tiene dos pilares, la nutrición y el ejercicio físico no solo aeróbico (andar), sino también de fuerza, equilibrio y flexibilidad.

La vicepresidenta de la Sociedad Valenciana de Geriatría, Silvia Forcano, ha señalado que a partir de los 40 años se empieza a perder masa muscular, por lo que es importante trabajar con ejercicio, que en el caso de las personas mayores tiene que estar necesariamente adaptado para no provocar lesiones.

«Antiguamente les decíamos a los mayores que caminasen», pero ahora sabemos que «eso no basta, que tienen que hacer también ejercicios de resistencia, de fuerza, con pequeñas pesas puestas en los tobillos o en las muñecas, trabajar la musculatura de miembros inferiores y de los brazos», ha resaltado.

Ha añadido que si tienen más fuerza «pueden caminar mejor, responder mejor frente a una adversidad o no caerse. Caminar está fenomenal pero eso solo no basta».

Forcano ha indicado también que para las personas mayores «es más fácil coger una pastilla que las zapatillas», les cuesta mucho sobre todo a aquellos que no han implementado el ejercicio en sus vidas cuando eran más jóvenes.

Domenech ha añadido que ese ejercicio físico para personas mayores funciona muchísimo mejor en grupo, por ejemplo el baile, porque además les permite socializar, lo que lo convierte en una terapia no farmacológica que «da unos resultados fantásticos».


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos