Menú
miércoles, 07 diciembre 2022

El acierto de realizar una protesta original

Las Ampas Escuelas de Calor crean un cartel de cine y reparten entradas para vender su manifestación del día 30

19 sep 2017 / 14:32 h - Actualizado: 20 sep 2017 / 15:05 h.
"Educación","Sonia Gaya"
  • El cartel de la película que el colectivo ha ideado para preparar la concentración del día 30. / El Correo
    El cartel de la película que el colectivo ha ideado para preparar la concentración del día 30. / El Correo
  • La entrada que el colectivo reparte en los centros. / V.C.
    La entrada que el colectivo reparte en los centros. / V.C.

Si en la Junta de Andalucía, y seguramente más en la Consejería de Educación, están acostumbrados a lidiar con manifestaciones de descontentos con algún aspecto de su gestión, el colectivo Ampas Sevilla Escuelas de Calor ha ideado un modo de reivindicar ante el que la administración está encontrando serios problemas. Porque, si la imagen de finales del curso pasado de familias enteras con ropa de baño en los colegios suscitó el interés nacional y fue difícil de contrarrestar, por original y pacífica, el próximo acto de protesta se presenta igualmente creativo. Y complicado de desactivar.

La que el colectivo pretende que sea gran manifestación el 30 de septiembre se prepara ya en los centros al modo del estreno de una película, con el cartel del estreno y las entradas incluidas. Un septiembre en llamas, anuncia el cartel.

Detrás se esconde una manifestación más o menos convencional, como las Ampas anuncian: «Necesitamos vuestro apoyo y participación en la Gran Manifestación que bajo el lema Por la climatización sostenible de todos los centros educativos públicos recorrerá las calles de Sevilla el día 30 de septiembre a las 12.00 horas, desde la Puerta de Jerez a las Setas en la Plaza de la Encarnación».

El caso es que Educación intentó solucionar la situación a finales de curso. El cambio de Adelaida de la Calle por Sonia Gaya al frente de la Consejería trajo consigo el anuncio de un plan «de choque» que, con una inversión de dos millones y medio de euros, permitiría actuar en 51 centros. La valoración de las Ampas del plan es muy negativa.

Para apoyar sus reivindicaciones con datos, el movimiento Escuelas de calor realizó mediciones de temperaturas en distintos centros de Sevilla. La conclusión a la que llegaron el pasado viernes fue que, «a pesar de que puede resultar un día fresco, en todos ellos se está incumpliendo la normativa y se está superando los 27 grados centígrados, incluso en lugares como el comedor».

Miguel, uno de los portavoces del grupo y miembro del AMPA del colegio Joaquín Turina, es contundente al valorar las actuaciones de la Junta. «Tenemos una valoración «muy negativa tanto del plan de choque como del de climatización», resume. Define el primero como «chapucero y muy rácano», y luego cuenta el ejemplo concreto de su centro, uno de los cinco de Sevilla capital en los que Educación ha actuado.

La Junta ha colocado, cuenta Miguel, cuatro ventiladores de techo en varias aulas. La de educación infantil se ha quedado como estaba antes del verano, «porque los técnicos dicen que no hace tanto calor». Además, las cajas de registro que permitía que funcionaran entre uno y los cuatro ventiladores de cada aula, «salieron ardiendo a los pocos días». La empresa encargada de la actuación, continúa su relato, anuló todas las cajas y no fue hasta el lunes 18 cuando las pusieron nuevas.

Además, en el mismo centro vivieron un susto. Porque, de acuerdo con el relato de Miguel, los ventiladores de techo están colocados «por debajo de la instalación de la luz». Y por ahí explica el hecho de que un fluorescente se desprendiera en una clase de Primaria. «Se escuchó el ruido y el alumno de apartó», cuenta.

«Ante eso, ¿cómo vamos a valorar el plan de choque? El plan de climatización que vienen anunciando es un plan fantasma. No tenemos nada. Estamos convencidos, o casi convencidos, de que no hay plan. Lo que pretende la Junta es que el verano pase, el calor pase y acallar las bocas y la reivindicación se olvide. Pero están muy equivocados. Vamos a continuar trabajando en las Ampas y en el movimiento, porque el calor volverá en mayo», lanza.

A modo de resumen de su demandan, Miguel defiende que su pretensión es «que los centros educativos públicos sean tratados como cualquier edificio administrativo de la Junta o del Ayuntamiento. Y no vamos a parar. Que quede claro».

Como el tema se mantiene de actualidad, la consejera, Sonia Gaya, tuvo que afrontarlo en una entrevista en Canal Sur Televisión. Explicó que deben «asumir nuestras responsabilidades» en lo que afecta al plan de climatización, puesto que una parte del parque de los edificios adscritos a Educación son «muy antiguos» y deben pasar una auditoría energética «para que podamos ver qué tipo de actuaciones podemos acometer para climatizarlos». «Aunque es verdad que esta situación sería por una ola excepcional de calor, también es verdad que el cambio climático está ahí y el caso se puede dar con más frecuencia», opinó. Pese a que el plan de choque ha sido muy criticado por afectar a un escaso número de centros, «en ningún momento se ha dicho que es lo único que hay que hacer», pues se ha contado con un presupuesto de 2,5 millones para acometer obras que a los técnicos les parecieron más urgentes en verano y se ha firmado un acuerdo para la auditoría energética a través de la Agencia Andaluza de la Energía.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos