Emasesa aprueba nuevas medidas contra la sequía

Emasesa reducirá la presión del agua «no antes del verano» y lo hará entre las 00:00 y las 06:00 horas.

24 ene 2024 / 13:11 h - Actualizado: 24 ene 2024 / 13:31 h.
"Ahorro","Infraestructuras","Urbanismo","Emasesa","Área metropolitana","Barcelona","Distribución","Aljarafesa","Agua"
  • Emasesa aprueba nuevas medidas contra la sequía

Emasesa activa la mesa de la sequía para la adopción de nuevas medidas para hacer frente a la situación de emergencia. Así, hoy se ha reunido la Comisión Ejecutiva de la Empresa Metropolitana de Abastecimiento y Saneamiento de Aguas de Sevilla S.A. (Emasesa), órgano de alta dirección y control de la gestión de la compañía, donde se ha aprobado la adopción de nuevas medidas con las que la empresa pública hará frente a la actual situación de emergencia, que padece Sevilla y su área metropolitana.

Así, el delegado de Urbanismo y Medio Ambiente y consejero de Emasesa, Juan de la Rosa, ha explicado que “si bien las precipitaciones de la semana pasada aportaron a los embalses 45 hm3, esta cifra no deja de ser un balón de oxígeno que suma 4 meses más a la disponibilidad de agua en los pantanos, pero no logran sacarnos de la situación de emergencia por escasez.

Para esta situación, ha detallado el Plan de Emergencia por Sequía de Emasesa (autorizado por la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir), contempla, entre otras, las siguientes medidas que hoy han sido propuestas y aprobadas por la Comisión Ejecutiva: creación de la mesa de la sequía y plan para la reducción de presiones nocturnas en la red de distribución.

Mesa de sequía

La mesa de seguimiento de la sequía es un órgano constituido por los principales agentes institucionales y sociales implicados en la gestión del abastecimiento. Hasta el momento sus funciones han sido desempeñadas por otros elementos de participación, como el Observatorio del Agua, la Comisión Permanente de Sequía de la CHG y la Mesa de Coordinación Emasesa-Aljarafesa. Sin embargo, alcanzado el estado de emergencia como es el caso parece oportuno cumplir más explícitamente las determinaciones del Plan de Emergencia, y por ello proceder a la creación efectiva de dicha mesa de seguimiento de la sequía, como órgano de asesoramiento y participación.

Plan de reducción de presiones nocturnas

De la Rosa ha explicado que “el plan de reducción de presiones nocturnas se plantea como actuación complementaria para seguir aumentando la capacidad de ahorro, y para estimular el cumplimiento de las medidas recogidas en los bandos. Se realizará de forma progresiva y controlada, de manera que se puedan alcanzar los objetivos minimizando las incidencias en el suministro”.

Ha indicado que “con los datos actuales de lluvias y aportaciones de agua en los embalses, previsiblemente no se bajará la presión antes del verano. La materialización del plan se determinará en función de la evolución de las reservas, y será determinada por el comité de la sequía”.

De la Rosa ha insistido que “son medidas sujetas a cambio en función de la evolución de las reservas de agua y, en cualquier caso, se determinará todo en los órganos competentes y con el correspondiente consenso”. Así, una vez que se ha abordado hoy en la comisión ejecutiva posteriormente será llevado a Consejo de Administración, que es dónde deben aprobarse.

La horquilla de reducción de presiones será entre 0,5 y 2 (metros de columna de agua), e inicialmente se realizará en horario de 24:00 a 6:00 horas, volviendo al actual régimen de presiones entre las 6:00 a 24:00 horas.

De la planificación de la reducción de la presión, se informará previamente a la ciudadanía y a los principales agentes afectados, en aplicación del Reglamento del suministro domiciliario de agua (artículo 73).

Contexto actual

■ Volumen de los embalses que abastecen a Sevilla y área metropolitana: 251 hm3 (se encuentran al 39% de su capacidad total).

■ Las lluvias de la última semana han dejado 25 l/m2 en Sevilla capital y 84 l/m2 en los embalses.

■ Las aportaciones a los embalses han sido 45 hm3.

■ En lo que llevamos de año hidrológico, las aportaciones acumuladas se sitúan alrededor de 93 hm³.

Por otro lado, hay que recordar que gracias a las campañas de concienciación, a las inversiones, la reducción de fugas y la colaboración del conjunto de la ciudadanía, se ha logrado reducir el consumo diario por habitante de los 176 litros de 1991 a los 105 litros actuales.

Cabe subrayar la reducción de fugas en el suministro gracias a la mejora de la resiliencia del sistema mediante un programa para optimizar la eficiencia en las infraestructuras. A ello se suma el perfeccionamiento de la detección y la subsanación de las fugas y de los consumos no autorizados, lo que ha permitido la reducción de estas últimas casi en un 70% desde 1991. De hecho, el índice de fugas de la red de abastecimiento está 12 puntos por debajo de la media del país, lo que nos sitúa en niveles semejantes a los de grandes urbes como Madrid o Barcelona.

Tampoco se puede olvidar la relevancia de la implantación progresiva de la telelectura, que permite al propio usuario monitorizar diariamente y por horas su consumo y ajustarlo, así como detectar posibles fugas o anomalías.