Menú

La Casa del Tigre, un restaurante con mil y una historias

Sabrosa cocina en una atmósfera marcada por la vida de un tigre

Carlos M. Montero monterogrove /
20 ene 2023 / 20:49 h - Actualizado: 20 ene 2023 / 20:54 h.
"Gastronomía","Vinos"
  • Unos de los platos de La casa del Tigre. / C.M.
    Unos de los platos de La casa del Tigre. / C.M.

Puede que la frase favorita de los sevillanos, cuando queremos sorprender a nuestros amigos llevándolos a un restaurante sea “te voy a llevar a un sitio...”. La intención obvia es dejar boquiabiertos a nuestra compañía con lo que les vamos a mostrar. Hay otra cosa que nos apasiona y son los lugares con historia y si, además de historia, tienen historias, ya ni les cuento. Pues todo esto pasa en el lugar que les muestro hoy. Un espacio diferente, con historia y mil historias que, por cierto, se come genial.

La Casa del Tigre, un restaurante con mil y una historias
Interior de la Casa del Tigre / C.M

Situado en la calle Amparo, han creado un proyecto muy familiar en el que buscan que sus clientes se sientan relajados, libres y disfruten de una cocina sabrosa, en un edificio que está lleno de misterio. Este restaurante recibe su peculiar nombre gracias a un no menos peculiar personaje que durante años vivió en estas dependencias. Su nombre era José María Lassaleta, explorador, aventurero y finalmente director del zoo de Jerez de la Frontera que, como mascota, entre otras, tenía un tigre que era la atracción del barrio al permanecer vigilante, desde el balcón, a todo lo que pasaba por la calle. Además de esta anécdota, en el proceso de investigación para la creación de este producto han descubierto rumores y leyendas en torno al local. Cuentan que fue la posada de Santa Teresa, casa del Gobernador de Sevilla y hasta que vivió un poeta. Una mística especial alrededor de la historia del edificio de esas que tanto nos gusta a los sevillanos donde la gran mayoría son verdad... o no. Créanse lo que más les guste.

La Casa del Tigre, un restaurante con mil y una historias
Interior del local. / C.M

Ya tenemos la historia y las historias. Ahora toca hablar de la cocina que nos ofrecen. Ellos la califican como “tradicional y honesta, con matices contemporáneos”. Ensaladilla de merluza y encurtidos, abundante y rica, pero alejada de la tradicional de toda la vida, cosa que se agradece cuando visitas un sitio como este. Mini brioche, papas bravas, atún rojo con gazpachuelo y manzana, tortilla vaga con gambas cristal, mollejas de ternera o el bocata de lomo madurado son algunas de las exquisiteces que se pueden degustar en esta jaula efímera donde no tendría problema en quedarme encerrado una temporada, si la comida que me echan es esta. Una importante advertencia. No se les ocurra irse sin probar los tacos del puchero. Una vueltecita de tuerca al típico plato con una tortita mexicana que está exquisito. Y todo maridado con una más que interesante carta de vinos con presencia andaluza. Precios asequibles y una atención en sala de diez completan esta casa donde la imagen del tigre está presente en las paredes del local formando parte de una sugerente oferta gastronómica.

La Casa del Tigre, un restaurante con mil y una historias
Uno de los platos. / C.M
La Casa del Tigre, un restaurante con mil y una historias
C.M

Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos