'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento

Se han movilizado este miércoles ante el Parlamento andaluz en protesta contra el «desmantelamiento» de ambos servicios públicos que achacan al Gobierno andaluz del PP-A.

20 dic 2023 / 18:33 h - Actualizado: 20 dic 2023 / 19:53 h.
"PP","PSOE","Publicidad","Críticas","Presupuestos","Lengua","Listas de espera"
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento
  • 'Mareas' por la sanidad y la educación protestan ante el Parlamento

Las mareas andaluzas de sanidad y educación y la marea blanca del Aljarafe se han concentrado en la tarde de este miércoles a las puertas del Parlamento de Andalucía contra el «desmantelamiento» de los servicios públicos, coincidiendo con el último pleno del año de la Cámara andaluz y el debate final del proyecto de Presupuesto.

Así, unas 500 personas --según Marea Verde Sevilla-- han mostrazo su rechazo a «las políticas de deterioro, recortes y privatizaciones que sufren ambos sectores».

Los manifestantes han exigido que en los presupuestos andaluces se contemplen partidas para educación y sanidad «de calidad», toda vez que han anunciado nuevas manifestaciones conjuntas próximamente.

Los integrantes de Marea Verde y Marea Blanca califican la situación de «insostenible» ante el estado de las listas de espera de pacientes, la «falta» de personal y la «privatización» de los servicios sanitarios en Andalucía.

Añaden que desde el sector de la educación las impresiones son las mismas, con «falta» de profesorado en los centros escolares, donde la «carencia» de profesionales de atención a la diversidad «es más flagrante», ratios de alumnado «elevadísimos» en las clases y una «dejadez total» en instalaciones educativas. Denuncian, asimismo, que Andalucía «ha perdido más de 2.000 clases de la pública» desde que gobierna Moreno, mientras que la educación privada concertada «no ha sufrido recortes», afirma el colectivo docente.

Esta concentración ha contado con el respaldo del secretario general del PSOE-A, Juan Espadas, así como de la portavoz parlamentaria del PSOE-A, Ángeles Férriz, y del secretario de Organización del PSOE de Sevilla y también diputado andaluz, Rafael Recio. Además, se han sumado a la misma sindicatos como CGT y CCOO.

De este modo, el secretario general de CCOO de Sevilla, Carlos Aristu, ha manifestado que «hay que acabar con las privatizaciones que afectan a lo público y que están lastrando la calidad de vida de los sevillanos y sevillanas en cuestiones básicas como la salud y la educación».

CCOO ha recordado que «la escuela pública es la única que garantiza el derecho a la educación de todo el alumnado y la igualdad de oportunidades». Por eso, en nota de prensa, el sindicato ha exigido, entre otras cuestiones educativas, bajar de ratio de alumnado por aula, el refuerzo y aumento de las plantillas, la agilización de las sustituciones, la cobertura de todas las vacantes del sistema educativo, la erradicación de la precariedad laboral de la escuela pública, una inversión educativa suficiente para abordar los retos del cambio climático, renovar unas infraestructuras educativas obsoletas y avanzar en la mejora de la atención al alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) para lograr una educación pública realmente inclusiva.

De la misma forma, CCOO ha insistido en que la provincia sevillana vive una «situación dramática en materia sanitaria que, en no pocas ocasiones, ha llegado a costar vidas». Recientemente, el sindicato ha manifestado la necesidad de poner en marcha un plan de choque con personal suficiente para reducir las listas de espera, pero también ha denunciado en numerosas ocasiones el «inasumible colapso» de la atención primaria. Todo ello derivado de una «pésima gestión» de los recursos humanos disponibles en el Servicio Andaluz de Salud (SAS), que sufre una fuga de profesionales constante ante las «lamentables» condiciones laborales que ofrece.