Menú
miércoles, 28 septiembre 2022

Sevici pierde la mitad de sus usuarios pero se mantienen los desplazamientos

El servicio público pasa de los 60.000 registrados en 2008 a los 32.000 de 2016. El vandalismo se convierte en el mayor problema, con 7 ciclos robados al día. El 80% de ellos se recuperan

29 mar 2017 / 23:23 h - Actualizado: 30 mar 2017 / 08:47 h.
"Movilidad","Bicicleta","Antonio Muñoz","Juan Carlos Cabrera"
  • Cabrera y Muñoz durante la presentación de las jornadas sobre la bicicleta, ayer. / El Correo
    Cabrera y Muñoz durante la presentación de las jornadas sobre la bicicleta, ayer. / El Correo

La bicicleta forma parte de la vida de los sevillanos. Cada vez son más los que se decantan por recurrir a ella para desplazarse por la ciudad. Pero las tendencias de su uso han cambiado mucho en esta década que lleva el implantado el carril bici en la capital hispalense. «Solo hay que fijarse una mañana en los desplazamientos que hay en una calle céntrica como la de San Fernando. El ciclo privado prevalece sobre el público», detalló ayer el directivo de la empresa JC Decaux que gestiona el servicio público de bicicletas de Sevilla, Roberto Sánchez, durante unas jornadas sobre bicicleta que tuvieron lugar ayer en el Palacio de los Marqueses de la Algaba.

Sánchez fue desgranando los datos del servicio en Sevilla, donde llevan casi 10 años. Actualmente los usuarios de Sevici ascienden a 32.000, una cifra que casi se duplicaba en 2008, cuando la bicicleta llegó para quedarse. Entonces eran 60.000 los abonados. «Una barbaridad», describió. «A partir de 2013 observamos una importante bajada de usuarios pues hubo un cambio de tendencia» con la llegada de la crisis y de los ciclos privados. «La gente recurre a su propia bicicleta y sobre todo a las plegables para ir a trabajar». Si bien, en los últimos años los abonados se han estabilizado y sobre todo, la cantidad de desplazamientos se mantiene. «En 2015 eran 34.000 y ahora hay 2.000 menos, pero la cantidad de veces que se recurre a la bici es la misma». Es decir, quienes renuevan el abono, emplean la bici con más frecuencia. En concreto, Sánchez estimó que hay 17.000 abonados que cogen la bici pública tres veces al día.

En este sentido, en 2008 fueron 3.095.628 los desplazamientos que se hicieron en bicicleta pública en la ciudad. Una cifra que prácticamente se duplicó al año siguiente. En 2009 ascendieron a 6.083.249. La cifra volvió a bajar en 2010 y llegaron a 4.665.635 desplazamientos, una cantidad que se mantuvo en 2011 (4.812.773) y 2012 (4.876.452). En 2013 volvió a caer hasta llegar a los 4.174.094 desplazamientos, en 2014 fueron 3.791.381; 3.467.409 en 2015 y 3.368.742 el pasado 2016.

En cuanto al género, de los 31.782 usuarios de Sevici, 18.814 son hombres –59 por ciento del total– y 12.968 son mujeres –41 por ciento–. Por edades, la franja mayoritaria es la de los 18 y 25 años con 10.389 registrados. Los abonados de entre 14 y 17 años, suman 996; los de entre 26 y 35 años, son 6.582; de entre 36 y 45 años suman 7.298; entre los 46 y 55 años son 4.786 los abonados; 1.696 son los usuarios de entre 56 y 75 años; y de más de 75 hay 35.

Sánchez destacó que en esta década el servicio se ha visto «mejorado y reforzado». «Hemos modificado el cuadro de la bici, implantado sistemas antipichazos en la rueda, que además hemos llevado con éxito a otras ciudades, o aumentado el número de anclajes por cada estación», detalló el responsable de JC Decaux que actualmente mantiene en Sevilla 260 estaciones de Sevici y más de 2.600 ciclos.

El responsable de esta empresa, presente en 70 ciudades de 13 países, destacó que el mayor de los problemas que han encontrado en la ciudad, y en los últimos tres años, es el vandalismo. «Cada vez encontramos más casos. Hemos pasado de estar por debajo de la media europea a que en 2016, en total, nos sustrajeran más de la totalidad de la flota pues sumaron más de 2.600 las bicicletas vandalizadas». «Esto se traduce a una media de 7 al día o de 200 al mes», explicó Sánchez quien aseguró que, «por suerte», más del 80 por ciento de ellas se recuperan. «Aunque es un problema pues nos supone un importante gasto de recursos, pues los ciclos hay que repararlos y están un tiempo fuera de servicio». Ante esto, la empresa se plantea estudiar mejoras en los sistemas de anclaje y realizar campañas de concienciación, «pues es un servicio público».

A pesar del descenso de usuarios y el vandalismo, Sánchez, cuya empresa acaba de alcanzar la mitad de su contrato, aseguró que encaran el futuro con «optimismo». «Sevilla es una ciudad ideal para ir en bici». Además, apuntó que JC Decaux, que quiere ser parte importante del plan de la bicicleta, se plantea mejorar la relación con los abonados a través de redes sociales, avanzar en intermodalidad y «reflexionar» sobre sus tarifas para mejorar el servicio.

Mejor conservación y corredores verdes, las propuestas

La jornada vivida ayer en el Palacio de los Marqueses de la Algaba tenía como objetivo, más allá de conocer el estado de la bicicleta en la ciudad, aunar posturas y propuestas para dar forma al plan de la bicicleta que regirá en la capital hispalense hasta 2020 y que el Consistorio quiere culminar antes del verano.

En la cita estuvieron presentes los delegados de Movilidad, Juan Carlos Cabrera, y de Hábitat Urbano, Antonio Muñoz. Ellos fueron los encargados de abrir el debate. Los responsables municipales explicaron en sus discursos que la idea del Ayuntamiento es «apostar firmemente por la bicicleta desde una perspectiva participativa, diseñando una nueva estrategia entre todos». El objetivo ya lo avanzó el alcalde, Juan Espadas, hace unas semanas: aumentar el número de usuarios de la bici para alcanzar el 15 por ciento de los desplazamientos diarios.

El debate que se abrió en la sala, en la que reinó la cordialidad a pesar de que el aforo estuvo casi completo, llegó a varias conclusiones. Por un lado fueron muchas las voces que recordaron la necesidad de una mejor conservación y mantenimiento de las vías ciclistas con las que cuenta la ciudad. Además, los participantes, entre los que había asociaciones ciudadanas, ciclistas o empresas de mensajería que recurren a la bici para sus desplazamientos, propusieron la implantación de corredores verdes de vías ciclistas entre los parques de la ciudad, ampliar los carriles a las zonas periféricas –como Valdezorras–, mejorar la señalización, un cambio en la pintura del carril para que sea más antideslizante o el fomento de este medio de transporte entre niños y mujeres.


Empleo en Sevilla Más seguros Edictos