Un día en el tablero de los 40 grados

La ola de calor envuelve desde ayer a una Sevilla que estará gobernada por el sol al menos hasta el próximo domingo

01 ago 2018 / 21:53 h - Actualizado: 02 ago 2018 / 08:37 h.
"El tiempo"
  • Un día en el tablero de los 40 grados

TAGS:

El trabajo del despertador este miércoles fue usurpado por el sol. La ola de calor que parecía haberse extraviado durante el comienzo del verano por el norte de Europa, llegó a su casa habitual, Sevilla, para despertar a los ciudadanos a golpe de aspa del ventilador. Ya predijo el termómetro de buena mañana, con 27 grados, lo que iba a ser uno de los días más calurosos del año. Si ya de por sí ocurría con anterioridad, estos días la rutina de los sevillanos la marca el recorrido del sol.

A pesar de que los grados aumentasen varios puntos también por la mañana, el tiempo respetó la hora del café y el paseo matutino de las mascotas. A primera hora, los parroquianos asiduos a la cafeína y la vitamina C no comentaron todavía «la calor» y sus sobremesas eran acaparadas por la huelga de taxis. Pero, conforme la mañana avanzó, se empezaron a escuchar los primeros «¿no tiene calor la criaturita?», hacia aquellos que paseaban a sus perros pasadas las doce.

Sevilla en verano se convierte en un juego de mesa en el que gana aquel que encuentra más rincones, calles y entresijos en los que uno olvida que ahí fuera el termómetro está delirando. El tablero es un mapa de callejuelas y los peones son ciudadanos y turistas que tiran el dado deprisa en los semáforos que no tienen sombra y en las paradas de autobús sin marquesinas.

Si el dado marca seis, seis calles recorren hasta llegar al fresquito. Sierpes, resguardada por los parasoles, es uno de los paseos elegidos por los viandantes para pasar el comienzo de la ola de calor, que se prolongará hasta el próximo lunes. También hay calles que no necesitan ayuda para protegerse de las altas temperaturas, como la calle Mezquita, en pleno corazón de la judería, por la que no importa la hora a la que uno pase, porque un remolino de aire fresco siempre lo aliviará.

Otros de los espacios que los ciudadanos–jugadores encuentran apetecibles para pasear son el Pasaje de Valvanera y sus alrededores, en el barrio de San Luis. El famoso arquitecto y diseñador italiano Aldo Rossi reconoció durante un viaje a Sevilla la importancia de la construcción típica sevillana de patios de vecino y pasajes.

El día es largo y el tablero de callejuelas por la tarde está presidido por el sol. Durante el mediodía, en las horas de mayor intensidad se llegaron alcanzar los 40 grados, las calles desiertas fueron el mejor termómetro para la ciudad. A partir de las siete, espacios como el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo (CAAC), el espacio cultural Santa Clara o los parques fueron recogiendo a los primeros valientes que decidieron hacerle frente a la ola de calor.

La programación cultural durante el verano, así como el cine al aire libre, son algunos de los planes que los sevillanos escogieron el pasado miércoles para sofocar el primer día de agosto. Aún así, son muchos los veteranos que advierten de que este año «todavía no estamos como los anteriores».

Hasta ahora, no se han superado los 40 grados como en los veranos pasados. Eso sí, durante el día de este miércoles la provincia de Sevilla permaneció en alerta naranja por altas temperaturas sobre todo en la zona de la Campiña sevillana.

La situación se alargará, al menos, hasta el próximo domingo, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El portavoz de la Aemet, Rubén del Campo, aseguró que será en la jornada del sábado cuando el termómetro comience a dar una tregua. Y si los días serán casi infernales, las noches serán tropicales. Las temperaturas nocturnas, al menos en Andalucía occidental, no bajarán de 24 o 25 grados, lo que significa que, sobre las once o doce de la noche, los sevillanos pueden sufrir unos 34 grados.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos