sábado, 16 octubre 2021
21:48
, última actualización

Víctor Vélez, el viajero de la vida

Juan-Carlos Arias jcdetective /
05 oct 2021 / 13:21 h - Actualizado: 05 oct 2021 / 13:24 h.
$hmKeywords_Schema
  • Víctor Vélez, el viajero de la vida

Es triste despedir a los amigos. Junto a la pareja es lo único que elegimos en la vida, no a padres, hermanos, cuñados, vecinos, jefes, compañeros... Pero representa una gran alegría haberlos conocido. Carl Rogers definió la amistad acertadamente: ‘relación afectiva basada en la comunicación, la comprensión, el apoyo mutuo, el afecto y la armonía’.

En la hora de su muerte, ser amigo de Víctor Vélez Bermejo (1942-2021) no hace neutral a quien escribe estas líneas. Y se piden las debidas excusas por ello. Fue Víctor un sevillano culto, viajado, elegante y resolutivo. De los que impactan. No deja indiferente su aura individual. Sus historias, inquietudes, reivindicaciones, relatos viajeros y emprendimientos se salen de los moldes. Veía, cualquiera, apasionantes hasta sus paradojas, que las tenía como todo ser humano. Apoyó, por ejemplo, protestas de los ‘yayoflautas’, mientras presumía de tener una cuenta bancaria en Suiza, puntualmente declarada en España y con saldo de superviviente.

La intensa vida de tan irredento tertuliano y apasionado ser, se jalonó sobre las dificultades que vivió durante la posguerra, represión y el hambre que asoló la España que le tocó vivir en su adolescencia y juventud. Las privaciones las equilibró con su gusto por los buenos vinos, el mejor flamenco y la compañía que enriquece.

Su espíritu de buscavidas, según refería, le hizo obrero, empresario y, sobre todo, emprendedor. Viajó por toda España como comercial, regentó un macro-almacén de huevos y fue pionero en Sevilla entre las franquicias de la telefonía móvil. Los mejores viajes por el mundo los hizo tras vender su Volvo y obviar el billete de vuelta. Exploraba los destinos y el cotidiano lejos de su hogar, cercano a la antigua cárcel de La Ranilla.

Víctor Vélez, el viajero de la vida

Su hija Laura añade que era amigo de sus amigos, servicial, buen padre y observaba unos principios o ética a la que no permitía tacha alguna. La militancia de lucha por la paz le escaló, desde Andalucía, hasta la presidencia de SERVAS España. Durante su mandato se multiplicaron los socios y organizó congresos internacionales en lugares tan recónditos como La Carlota (Córdoba), donde casi 300 asistentes revolucionaron el pueblo. Hasta inquietaron a la misma Guardia Civil, que creyó que tanta gente rara, por luchar por la paz dando hospitalidad viajera, pudiera subvertir el orden público de tan apacible localidad cordobesa.

El miércoles a las 10:45 horas será el funeral por Víctor en el Tanatorio de Camas-Funeraria Los Ángeles, Polígono Parque Plata, c/ Pastoreo 1. No faltarán amigos y familiares en la despedida de una buena persona, como la definió nuestro paisano Antonio Machado.


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla