Menú
Observatorio taurino

De las ganaderías de la temporada 2023 al abolicionismo

Mientras los veedores de la empresa Pagés reseñan los encierros que se lidiarán en Sevilla el próximo año el toreo pone la vista en el delicado momento taurino de América

07 nov 2022 / 11:57 h - Actualizado: 07 nov 2022 / 11:59 h.
"Observatorio taurino","Ganadería","Cambio climático"
  • De las ganaderías de la temporada 2023 al abolicionismo

El otoño toma forma –por fin- en los amaneceres frescos y los atardeceres apresurados. Se ha hecho esperar, no sabemos si es a lomos de ese cacareado cambio climático que regocija a la progresía o por una mera cuestión de ciclos climatológicos. No nos metemos ahí. El caso es que al campo le está costando tomar el verdor que otros años ya lo habría convertido en tapete multiplicando gastos y preocupaciones en un gremio, el del mundo del agro en general y el de los ganaderos de bravo en particular, al que habría que erigir un monumento. Pero todo sigue su curso, marcando los tiempos de los ciclos vitales: las corridas que saltarán a los ruedos en la próxima campaña ya pastan en los cerrados de saca mientras las eralas aguardan a ser tentadas, los becerros a ser herrados y los toreros hacen cuentas y recuentas del año que está a punto de expirar pensando en los muchos retos del que vendrá.

Hablando de campo: ya nos habíamos hecho eco la semana pasada de la principal novedad ganadera para el abono sevillano. Se trata de la ganadería de La Quinta que, más allá de su excelente momento, es uno de los emblemas más sólidos del encaste Santacoloma, una sangre fundamental en la genealogía del toro bravo que hace mucho, muchísimo tiempo que no tenía presencia en la plaza de la Maestranza.

Los veedores de la empresa Pagés –adelantaba Mundotoro días atrás- ya tendrían completada la primera vuelta al elenco de hierros que se lidiarán en el coso del Baratillo en la temporada 2023. El portal especializado menciona el hipotético doblete de Garcigrande, Cuvillo y Victoriano del Río que, con la ganadería de Victorino Martín, formaría el póquer de ases de la actual cabaña brava. También estará la divisa charra de los Matilla, quizá con otra ración doble completando la lista los hierros de Santiago Domecq, El Parralejo, Fuente Ymbro y Jandilla. La divisa de Alcurrucén haría la concesión a la sangre Núñez sin olvidar que la vacada de Miura, ajena a cualquier vaivén, seguirá siendo la encargada de cerrar una feria que –en caso de mantener el esquema actual- iniciaría su ciclo continuado de festejos el miércoles 19 de abril y lo concluiría el domingo 30. ¿Juan Pedro Domecq? Apuesten a que estará pero también se habla de otras hipotéticas novedades ganaderas como la de Luis Algarra o la de Álvaro Núñez del Cuvillo que el pasado año fue invocada por Morante de la Puebla pero no pudo comparecer en la plaza de la Maestranza ante la falta de una corrida rematada para la ocasión.

Cosas que se hablan de América

Mientras tanto hay que celebrar que el bicentenario coso limeño de Acho –la Sevilla de allá- haya recuperado su lugar en el mundo después de más de mil días de sequía taurina. La feria del Señor de los Milagros, la gran obertura de esa temporada americana, ya ha rebasado su ecuador abriendo la puerta de la gran temporada americana, que hace demasiado tiempo dejó de ser El Dorado. Este mismo domingo, sin ir más lejos, hay que anotar el triunfo de Antonio Ferrera y la sólida actuación de Emilio de Justo que puntuó con el peruano Joaquín Galdós. El próximo domingo, en la clausura del ciclo, se anuncia a Roca Rey con carácter de acontecimiento en el patio de su casa. Que siga la fiesta...

Pero la amenaza abolicionista, elevada en el pavés del populismo de izquierdas, es una certeza demasiado inquietante que la grey del toreo mira de perfil como ya hizo en Cataluña, una región que vio caer una a una sus plazas de toros desde se promulgaran las primeras leyes ‘anti’, varias décadas antes de la clausura de la Monumental barcelonesa, el último bastión taurino de una región sumida en la esquizofrenia nacionalista.

México y Colombia

Fue un proceso que no difiere demasiado del que se está viviendo en tierras americanas... Ahí está el caso de la grandiosa plaza de la localidad venezolana de Valencia, la segunda más grande del mundo. Después de varios años de abandono será rehabilitada... como centro multiusos en los que no tendrán cabida los espectáculos taurinos ¿Y qué pasa en México? La Monumental del D.F. no está ni se la espera. El relato oficial habla de la prohibición de un juez que invoca no sé cuántos principios constitucionales pero detrás de la drástica medida –que roza la prevaricación pura y dura- podrían esconderse otros intereses en los que es mejor no entrar. Dejarían en muy mal lugar al sector. En cualquier caso, la clausura del vetusto embudo de Insurgentes –fue construido en plena explosión del manoletismo- podría tener consecuencias funestas para el toreo azteca que hace tiempo vive otras crisis internas –un toro desfasado, falta de figuras con auténtico tirón, crisis de público- que podrían sumarse a la alargada sombra del abolicionismo. Cuidado...

Pero no todo son malas noticias: el toreo sí ha ganado la batalla en Colombia por ahora, un hermoso país gobernado por un antiguo guerrillero que, por lo visto, hace ascos a la tauromaquia. La tentativa abolicionista ha sido frenada en la Cámara de Representantes por el estrecho margen de tres votos. En el debate jugó un papel determinante la intervención de César Rincón, la figura más grande que ha dado el país hermano. La victoria fue ajustada. Cuidado... El caso es que en todos casos cuecen habas. Ahí está la idealizada Francia, que tampoco se va a librar del debate correspondiente en su Asamblea Nacional. Un tal Aymeric Caron, ecologista radical, ha logrado ‘colar’ un asunto que no tiene visos de prosperar pero vuelve a convertirse en amenaza. Es una lluvia fina que sigue calando mientras el sector sigue esperando que vengan de fuera a sacarles las castañas del fuego,


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos