lunes, 24 septiembre 2018
07:36
, última actualización

Nacer dos veces

En la década de los años 50, la ciencia logró dar solución a todas aquellas personas que tenían conflicto entre su identidad de género y lo que decía su partida de nacimiento. La vedette Coccinelle sigue siendo referencia para travestis, transformistas y transexuales de todo el mundo

08 sep 2018 / 08:57 h - Actualizado: 21 ago 2018 / 20:01 h.
  • La vedette Coccinelle enmudeció a la prensa franquista en su visita a España. / El Correo
    La vedette Coccinelle enmudeció a la prensa franquista en su visita a España. / El Correo

TAGS:

No tiene nada que ver con la muestra. Porque son dos caminos diferentes, trazados en dos planos distintos. Pero coinciden en una intersección.

Los transexuales son personas con un conflicto entre su identidad de género y el sexo que se les asignó en su nacimiento. Para desarrollarse en armonía con su naturaleza exigen ocupar en la sociedad el lugar que les corresponde como ciudadanos, sin ser discriminados, ni asumidos como diferentes. En épocas oscuras la única opción, para algunos, era el travestismo, y aun hoy día ese es el primer paso que deben dar ante muchas sociedades cargadas de prejuicios. Pero en los años 50 del siglo XX la ciencia alcanzó por fin a resolver lo que algunos seres humanos viven como una pesadilla –el encierro en un cuerpo extraño- y el doctor George Burou comenzó a perfeccionar las operaciones de reasignación de género en su legendaria clínica de Casablanca.

Había precedentes documentados, como los de la infortunada precursora Lili Elben, o el de Christine Jorgesen, aunque el caso decisivo por su popularidad mediática y su intensa personalidad sería el de Coccinelle.

En 1962 la artista francesa llegaba a Madrid para actuar en la sala de fiestas Pasapoga y después de cada actuación el público se quedaba en silencio, incapacitado para aplaudir, completamente perplejo con quien era considerada un fenómeno. La mujer que había nacido dos veces, la primera que consiguió modificar su género en el registro civil, y casarse por la iglesia. Mientras la vedette se paseaba en un descapotable por la Gran Vía, la prensa del franquismo enmudeció.

Fallecida en Marsella en 2006, recordada con su nombre en una calle de París, gracias a la corporación municipal dirigida por la alcaldesa Anne Hidalgo, Coccinelle es la gran inspiradora para travestis, transformistas, y transexuales en cuanto que transgresora, que artista, y que mujer.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016