lunes, 18 septiembre 2017
19:00
, última actualización
Agricultura

El campo sevillano va a la huelga

CCOO y UGT y la patronal Asaja no alcanzan un acuerdo sobre el convenio colectivo

10 may 2017 / 17:24 h - Actualizado: 10 may 2017 / 18:08 h.
  • Manifestantes frente a la sede de Asaja en Sevilla. / El Correo
    Manifestantes frente a la sede de Asaja en Sevilla. / El Correo
  • Llegada a Sevilla de la marcha promovida por UGT y CCOO en defensa de un nuevo convenio colectivo para el campo sevillano. / El Correo
    Llegada a Sevilla de la marcha promovida por UGT y CCOO en defensa de un nuevo convenio colectivo para el campo sevillano. / El Correo

Los trabajadores del campo sevillano irán a la huelga desde el viernes hasta el lunes. Así lo han anunciado, después de no llegar por enésima vez a un acuerdo con la patronal Asaja sobre el Convenio Colectivo del Sector de Faenas Agrícolas Forestales y Ganaderas de la provincia de Sevilla en el Sistema de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales de Andalucía (Sercla), cuya vigencia finalizó el pasado 31 de diciembre de 2016. No obstante, el convenio puede prorrogarse hasta dos años, tal y como éste recoge, «a petición de los propios sindicatos», señala Asaja Sevilla.

Después de tres días de marcha, que arrancaron el lunes en Villanueva del Río y Minas, un tractor abría paso a un nutrido grupo de jornaleros, pertenecientes a los sindicatos UGT y CCOO sobre las 9 de la mañana en el entorno de la avenida de República Argentina, donde se ubica el Sercla. Allí, tenía lugar el último encuentro entre sindicatos y patronal para alcanzar un acuerdo sobre el convenio colectivo, que no llegó, «después de cinco meses sin ninguna propuesta por parte de Asaja», apuntó el secretario general de UGT Sevilla, Juan Bautista Ginés, y «tras llegar a la mesa de negociación sin voluntad de llegar a un acuerdo y avisándonos de que sólo venían a firmar», matizó el secretario general de CCOO Sevilla, Alfonso Vidán.

Los sindicatos reclaman «recuperar» lo que tenían antes de firmar el actual convenio y que tuvieron que ceder «para mantener la rentabilidad de los agricultores», reivindica Bautista. Pero ahora, pasado lo peor de la crisis, apuntan que los empresarios «han incrementado en un 65 por ciento los resultados de explotación», apuntan desde CCOO.

Por ello, reclaman una subida salarial del 1,6 por ciento, según marca el IPC, además de recuperar los 15 minutos de bocadillo que cedieron los trabajadores durante la crisis para mejorar la productividad. Asimismo, exigen a la patronal que ponga punto y final a la contratación de personal a través de empresas de trabajo temporal «para sustituir a aquellos trabajadores del campo sevillano que se niegan a trabajar bajo las condiciones del actual convenio», señala Bautista.

CCOO y UGT también denuncian abusos en las jornadas. «Mientras que el convenio estipula una jornada de 6 horas y 15 minutos, hay casos en los que excede de 10 horas, e incluso no pagan los 48 euros estipulados», recalcan desde CCOO. Además, han detectado una tasa de incumplimiento del 80 por ciento.

Por su parte, Asaja Sevilla insiste en que su único objetivo es «firmar un convenio», recalcó en varias ocasiones Felipe Gayoso, asesor jurídico de la patronal. Pero no a cualquier precio. Según la organización agraria, el actual convenio del campo sevillano es «el más caro» de Andalucía, llegando a una diferencia de entre 8 y 10 euros por trabajador y día en la campaña de la aceituna de mesa, si se compara con otras provincias limítrofes.

La patronal recuerda que el convenio del campo sevillano no sólo es el más importante del territorio nacional, al afectar a más de 20.000 explotaciones agrarias y a unos 130.000 trabajadores, sino que además es «pionero y vanguardista» en cuanto a derechos se refiere. E insiste en que la negociación «sigue abierta».

En este sentido, Asaja no se niega a incrementar el salario «siempre que permita la convergencia con los convenios de las provincias limítrofes» y busca un equilibrio entre la mejora del poder adquisitivo del trabajador y de la competitividad de los agricultores y ganaderos. Eso sí, no lo hará bajo la presión de los sindicatos con «circos mediáticos».

Sin embargo, ante la falta de entendimiento en el Sercla, los sindicatos se levantaron de la mesa sin acuerdo alguno y decididos a continuar su marcha hasta la sede de Asaja Sevilla. Desde la avenida de Kansas City hasta la de San Francisco Javier, la comitiva ha ido coreando lemas como «ni un paso atrás, este convenio lo vamos a ganar», «si no hay solución, pararemos el melocotón» o «vais a comer melocotón en almíbar» (decían a todo sevillano que se paraba a mirar la marcha ).

La huelga convocada por los sindicatos para los días 12, 13, 14 y 15 de mayo afecta de pleno a una de las grandes campañas del campo sevillano, la de la fruta de hueso. Por eso, desde Asaja advierten de que con estos paros ponen en riesgo la deslocalización de un cultivo «tan social» como el del melocotón. Una campaña que «por culpa de este tipo de acciones (en referencia a la huelga), en los últimos diez años ha perdido 4.500 hectáreas» y sus correspondientes peonadas, apunta el secretario general de Asaja Sevilla, Eduardo Martín. Y advierte que, una vez se van esas peonadas, «no vuelven», como ya pasó con el espárrago, cultivo que se ha mudado a la vega de Granada. O con las 10.000 hectáreas de aceituna de mesa que han desaparecido.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016