viernes, 21 septiembre 2018
08:58
, última actualización

Mercadona incrementa un 6% su facturación gracias al nuevo modelo de tienda

La cadena de ‘súper’ ganó 322 millones en 2017, un 49 por ciento menos que un año antes por la apuesta por el nuevo modelo de tienda eficiente y la implantación global de los frescos

13 mar 2018 / 13:04 h - Actualizado: 14 mar 2018 / 10:31 h.
  • El presidente de Mercadona, Juan Roig (centro), presenta los datos económicos de la compañía correspondientes al ejercicio de 2017 y las previsiones para 2018. En la imagen Roig junto a parte de su equipo directivo. EFE / Manuel Bruque.
    El presidente de Mercadona, Juan Roig (centro), presenta los datos económicos de la compañía correspondientes al ejercicio de 2017 y las previsiones para 2018. En la imagen Roig junto a parte de su equipo directivo. EFE / Manuel Bruque.

Mercadona es el líder indiscutible de la distribución, y no solo en ventas. A pesar de renunciar a parte de su beneficio en 2017, la estrategia de caminar hacia el futuro e implantar un nuevo modelo de tienda, más eficiente, y apostar por el mercado de los frescos le ha funcionado. La compañía preveía reducir su beneficio a 200 millones, es decir sacrificar dos tercios de lo que ganó en 2016 (más de 630 millones), pero la cadena liderada por Juan Roig consiguió mejorar sus expectativas y cerró su último ejercicio con un beneficio (tras impuestos) de 322 millones de euros, un 49 por ciento menos. A pesar de todo, la cadena está «fuerte» y sigue creciendo, sostuvo Roig, durante la presentación de resultados del último ejercicio. Por eso, el empresario valenciano está convencido de que este paso atrás es solo una forma de coger impulso para recuperar el crecimiento de los beneficios de cara a 2019 y 2020.

El nuevo modelo ha sido una apuesta segura, y le ha ayudado a seguir mejorando las cifras de ventas. La cadena logró facturar un 6 por ciento más en su último ejercicio, hasta alcanzar los 22.915 millones de euros en ventas. En total, los súpers vendieron 11.586 kilitros, un 5 por ciento más que un año antes.

El beneficio compartido que generó la compañía fue de 840 millones, 346 menos que un año antes. Redujo sus ganancias casi a la mitad. Y su aportación a la sociedad fue un 18 por ciento menos, pasando de los 250 millones a los 205 del último ejercicio. No sacrificó, en cambio, las primas a sus trabajadores. Éstas crecieron un cuatro por ciento hasta los 313 millones de euros, de los que se benefició el 98 por ciento de la plantilla.

El objetivo de la cadena valenciana para 2017 era invertir más de 1.000 millones en el Mercadona del futuro. En total, desembolsó 1.008 millones para implantar el nuevo modelo de tienda y su estrategia de frescos global, mejorar los bloques logísticos, el desembarco en Portugal o impulsar la venta online, entre otros.

Un total de 157 plazas en España ya son tienda 8, como han bautizado a este modelo como un gesto de modestia, ya que no son de diez porque les falta comida recién hecha, «que el cliente está demandando; tampoco hay wifi ni bebidas frías», relató a modo de autocrítica Roig. De estas, 126 fueron reformas y 13 nuevas tiendas a lo largo del año, y en las que la empresa invirtió 480 millones. En la provincia de Sevilla, la cadena invirtió más de 4,6 millones en la renovación de tres de sus tiendas, una en Mairena del Alcor, otra en la capital (ubicada en Kansas City) y la última en Castilleja de la Cuesta.

El objetivo es que las más de 1.600 tiendas que tiene repartida por España estén bajo el nuevo modelo en 2023. Así, para este 2018 estima reformar otras 250, a las que se sumarán 400 en 2019 y otras 300 en 2020. El medio millar que restaría, y que sí tendría implantado el frescos global, se trasformarían paulatinamente entre 2021 y 2023.

En su factura de inversiones, también destaca la apuesta por mejorar la operatividad, reducir los sobreesfuerzos en los bloques logísticos y en algunos casos cometer ampliaciones, con una inversión de 175 millones. De éstos, 13,6 millones fueron a parar a los bloques andaluces –el de Antequera, el de Huévar del Aljarafe y el de Guadix–.

De cara a los próximos seis años, la cadena prevé invertir 8.500 millones «sin endeudamiento y con recursos propios», señaló Roig. Lo harán en implantar el modelo de tiendas eficientes, así como en su desembarco luso, en la transformación digital y en la adaptación de los bloques logísticos.

Laboratorio ‘online’

Consciente de que en España están llegando «al número de tiendas óptimo», Juan Roig se ha convencido de que el siguiente paso a dar en el mercado es en internet. Parafrasea a Machado aplicando aquello de «caminante, no hay camino, se hace camino al andar»; eso sí, lo remata con un «si sabes adónde vas». Por eso, a lo largo del segundo semestre de este año pondrá en marcha uno de sus laboratorios, esta vez en la calle comercial más grande del mundo, aunque solo atenderán los pedidos en Valencia capital. Ya para 2020 «se implementará en otras grandes ciudades».

Para ello, la compañía ha invertido 20 millones de euros físicos y «muchísimas horas mentales». Fruto de ello han nacido una app, un bloque bautizado como la Colmena, desde donde se surtirán todos los pedidos, además de incorporar unos vehículos con tres temperaturas –seco, fresco y congelado– para garantizar la máxima calidad del reparto.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016