domingo, 24 septiembre 2017
12:27
, última actualización

Un joven sevillano busca financiación para lanzar la Leoptic, una tabla de skate transparente y luminosa

La iniciativa, que está recaudando fondos a través de una campaña de crowdfunding, pretende «revolucionar la forma de desplazarse por la ciudad»

22 may 2016 / 11:58 h - Actualizado: 22 may 2016 / 14:24 h.
  • Dos chicas posan para la campaña de promoción de la tabla. / Imagen cedida por Leoptic.
    Dos chicas posan para la campaña de promoción de la tabla. / Imagen cedida por Leoptic.

La idea inicial de un emprendedor no suele ser la que finalmente se lleva a cabo, ni tampoco la más brillante. Es el caso de Manuel de la Torre, un joven de 28 años licenciado en Administración y Dirección de Empresas que junto a su primo desarrolló hace un año unos paneles luminosos de metacrilato para colocar en vehículos de motor. Una nueva forma de hacer publicidad que pronto encontró un obstáculo que no podría esquivar: «La legislación de tráfico impide la colocación de cualquier elemento luminoso en los coches», explica De la Torre, que asegura que los prototipos estaban completamente desarrollados, pero que «entiende la restricción para evitar distracciones al volante».

Pronto, la casualidad y el ingenio se conjugaron cuando Manuel decidió «ponerle ruedas a uno de los paneles, ya que estaba empezando a iniciarme en el mundo del skate». Todo ello sin renunciar al concepto original: la tabla seguiría emitiendo luz.

«Cuando salí a probarla se formó un círculo de gente alrededor mía, por lo que supe que bajo mis pies había algo más que un simple experimento». Y así nació Leoptic, una tabla transparente de skateboard que va dibujando figuras de luz a su paso y que, según Manuel de la Torre, «atrapa las miradas de todas las personas que se cruzan con una». Ahora lanza una petición de ayuda a todos los aficionados a esta forma de patinaje para poder sacarla al mercado.

«La Leoptic empezó siendo de metacrilato pero, aunque no se ha partido ninguna, voy a apostar por el policarbonato, que es similar estéticamente pero nunca se quiebra», detalla el joven emprendedor, que explica que tenía el concepto claro desde el primer momento: «quería una tabla pequeña pero cómoda para el usuario». Algo que constata Carlos Paz, uno de los patinadores que han tenido la oportunidad echar a rodar los prototipos iniciales. «La experiencia fue rara al principio, porque no estaba acostumbrado, pero es muy cómoda y transportable».

El creador bromea con los inicios del proyecto: «después de la carrera hice un máster en administración y otro en internacionalización de empresas, pero la primera vez que intenté soldar un LED me quemé la mano cuatro veces». Por ello, De la Torre «no se cierra a nada ni a nadie» para ampliar el alcance de la iniciativa, mejorar el producto y ampliar la producción y distribución.

Aunque ya ha trabajado con ingenieros y ha recibido la valoración de una buena muestra de potenciales clientes, el padre de la tabla transparente no ha recibido apoyo para financiar su proyecto, motivo por el cual «decidí recurrir a una campaña de crowdfunding, una forma de financiación colectiva vía Internet en la que los usuarios aportan la cantidad de dinero que deseen para que la Leoptic ruede por las calles a cambio de una recompensa, que puede llegar a ser la propia tabla».

Cuando faltan 44 días para que finalice la campaña, el proyecto ha recibido 132 euros de los 18.000 que necesita. «Estamos en la fase inicial, pero incluso si no lograse alcanzar el mínimo, lo seguiré intentando analizando qué ha fallado», asegura el joven sevillano. Por su parte, Carlos Paz relata que «en Sevilla hay una comunidad skater bastante amplia que conozco muy bien porque llevo más de 5 años patinando, por lo que aunque el crowdfunding sea difícil, estoy seguro de que la gente va a querer una».

Paz pone de relieve el componente de seguridad que aporta que la tabla esté iluminada: «Al principio piensas que es una cuestión meramente estética, pero si patinas de noche te haces visible para los coches y ves mejor la superficie por la que avanzas». El único matiz, según dice, que «le falta un poco de adherencia en los extremos de la tabla si quieres hacer trucos con ella, pero esto se puede corregir añadiendo un poco más de lija».

Por el momento, adquirir una Leoptic solo es posible a través de la campaña de financiación por unos 122 euros, pero Manuel de la Torre tiene grandes aspiraciones para ella: «Me encantaría que hubiese una en cada tienda especializada de la capital hispalense». Además, también ha desarrollado una versión para deslizarse sobre nieve: la Snowboard Leoptic, para cuyo desarrollo le «vendría muy bien contar con algún compañero que echase una mano, sobre todo en los aspectos técnicos».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016