viernes, 14 diciembre 2018

Sargento de Hierro

El director deportivo de la RFEF toma el mando de la selección española tras la destitución de Julen Lopetegui, que hoy será presentado como técnico del Real Madrid

14 jun 2018 / 00:03 h - Actualizado: 14 jun 2018 / 16:46 h.
  • Fernando Hierro y Luis Rubiales posan después de que el presidente de la RFEF anunciara oficialmente en una rueda de prensa la designación del malagueño como nuevo seleccionador. / Efe
    Fernando Hierro y Luis Rubiales posan después de que el presidente de la RFEF anunciara oficialmente en una rueda de prensa la designación del malagueño como nuevo seleccionador. / Efe

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) anunció ayer que Fernando Hierro, director deportivo, asumirá el cargo de seleccionador español en el Mundial de Rusia 2018, en sustitución de Julen Lopetegui, que fue destituido de forma fulminante después de que el Real Madrid anunciara su fichaje como sucesor de Zinedine Zidane. El nuevo seleccionador nacional se presentó en sociedad en Rusia junto a Luis Rubiales, presidente de la Federación y brazo ejecutor de la marcha de Lopetegui, que ha permanecido dos años en el cargo, en plena preparación de la cita mundialista. Y todo a apenas 48 horas de su debut ante Portugal.

A las 15.00 horas –16.00 en España– en Krasnodar se hizo público el nombramiento a través de un comunicado de Fernando Hierro, actual director deportivo de la Federación Española, que está junto al equipo en la concentración en la ciudad del suroeste ruso y que tomará ahora el mando de la selección para el Mundial 2018 que comienza hoy.

Y todo horas después de que sonaran repentinamente los nombres del entrenador del Real Betis, Quique Setién, y el ex del Barça Luis Enrique como posibles sucesores del flamante entrenador del Real Madrid, que esta misma tarde será presentado. Desde ayer pasará desde su posición de responsable en el área deportiva, retomada el pasado noviembre, al banquillo del equipo nacional durante esta competición, a dos días del debut de España en la cita, mañana viernes frente a Portugal en Sochi, en su segunda experiencia como primer técnico en el fútbol profesional. La anterior fue en el Real Oviedo durante la temporada 2016-17, en la que dirigió a su equipo durante todo el curso completo, que terminó en la octava plaza de la clasificación en la Segunda División, con 17 triunfos, 10 empates, 15 derrotas, 47 goles a favor y en contra durante las 42 jornadas que duró la competición liguera. Hierro, de 50 años y que también fue segundo entrenador del Real Madrid en la temporada 2014-15 junto al italiano Carlo Ancelotti, ha ocupado en dos etapas la dirección deportiva de la Federación: la actual y la comprendida entre 2007 y 2011, cuando la selección fue campeona de Europa (2008) y del Mundo (2010). En su experiencia directiva, también fue manager general del Málaga en el curso 2011-12.

Como futbolista, Hierro disputó 89 encuentros con la Selección española, con 29 goles, durante doce años, entre 1989 y 2002, con la presencia en cuatro Mundiales (Italia 1990, Estados Unidos 1994, Francia 1998 y Japón y Corea 2002), además de desarrollar la mayoría de su exitosa trayectoria, trece años, en las filas del Real Madrid. En ese periodo, entre 1989, cuando llegó procedente del Valladolid, y 2003, Hierro jugó 598 partidos con la camiseta del equipo blanco, con la que conquistó cinco Ligas, tres Ligas de Campeones, una Copa del Rey, cuatro Supercopas de España, una Supercopa de Europa y dos Copas Intercontinentales. Después jugó en el Al-Rayyan de Catar (2003-04) y en el Bolton inglés (2004-05).

Ya toma el mando

Hierro se estrenó ayer al frente del equipo en un entrenamiento vespertino con todos sus efectivos, incluido Dani Carvajal, reincorporado por segunda jornada con el grupo, a dos días del debut ante Portugal. A las 17.00 hora local era nombrado como seleccionador, después de la destitución por la mañana de Julen Lopetegui. A las 18.30 horas dio una rueda de prensa de presentación junto a Luis Rubiales en el estadio del FC Krasnodar y una hora más tarde saltó al terreno de juego para dirigir la primera sesión de los internacionales. Sin anestesia y con la sensación de vivir una experiencia imposible de olvidar. Está ante el mayor reto de su carrera deportiva como jugador y entrenador.

Ya esperaba al grupo sobre el césped cuando comenzaron a llegar los futbolistas, los 25 que están concentrados en esta ciudad del suroeste ruso. Los reunió primero en una breve charla para dar después paso al calentamiento con el preparador físico y a una serie de rondos que siguió atentamente mientras jugueteaba con un balón en una clara muestra de cierto nerviosismo. Después comenzó la preparación de su conjunto, ya a puerta cerrada, para el choque de mañana viernes contra Portugal en Sochi, el estreno en el Mundial 2018 de la Selección española.

En el estreno sólo tendrá la baja de Dani Carvajal, que ya se incorpora paulatinamente al grupo en la parte final de su recuperación de la lesión muscular sufrida el pasado 26 de mayo en la final de la Liga de Campeones. El objetivo para la puesta a punto completa del lateral del Real Madrid es el siguiente partido, el próximo día 20 en Kazán contra Irán, con lo que su puesto en el lateral derecho será para Álvaro Odriozola o Nacho Fernández, las dos opciones que maneja el nuevo técnico para cubrir la única ausencia por lesión ante Portugal. El resto están a su disposición para el primer duelo del grupo B en Rusia 2018 en Sochi, donde la Selección se trasladará hoy y completará su último entrenamiento en el escenario del encuentro desde las 19.00 hora local (una hora menos en España) para preparar los detalles finales de su estreno también como seleccionador.

Lopetegui fue destituido apenas veinte horas después del anuncio del Real Madrid del fichaje del ya exseleccionador español, que será presentado hoy mismo en el Santiago Bernabéu. Los intentos de Rubiales de frenar el anuncio del Real Madrid de la llegada de Lopetegui tras el Mundial fueron en vano y el presidente de la Federación se enteró «cinco minutos antes» de que fuese oficial, una decisión que molestó, y mucho, a un hombre que no se ha cansado de decir una y otra vez que su llegada supondría un soplo de aire fresco para la selección. En ningún momento de las negociaciones, desveló Rubiales, ni él, ni su director deportivo y ahora seleccionador, el malagueño Fernando Hierro, fueron informados por el técnico ni por el presidente de la entidad de Chamartín, el empresario Florentino Pérez.

Lopetegui fue el elegido para tomar el relevo de Vicente del Bosque al mando de la Selección a la conclusión de la Eurocopa 2016, y en los casi dos años que ha estado en el mando no ha conocido la derrota en ninguno de los 20 partidos que ha dirigido –16 victorias y 6 empates con 61 goles a favor y 13 en contra–. Después de la brillante clasificación de la Selección española al Mundial de Rusia, la RFEF renovó el contrato de Lopetegui por dos años más, hasta 2020, el pasado 21 de mayo. Fue una de las primeras decisiones de Rubiales tras llegar al cargo de presidente y la más dura que ha tenido que tomar se produce en Krasnodar prescindiendo del seleccionador a dos días de debutar en la competición.

El apoyo de la mayoría del grupo de jugadores a Lopetegui no frenó la decisión de Rubiales, que finalmente se decantó por Fernando Hierro apenas unas horas después de tomar la decisión más relevante al frente de la RFEF, que desde ayer vivirá su primera prueba de fuego.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016