sábado, 24 agosto 2019
09:36
, última actualización

Cameron afirma que la salida de la Unión Europea «no es la solución»

El primer ministro británico reconoce que si el país apuesta por abandonar la UE «hará lo posible por facilitarlo». Confía en un pacto sobre sus reformas

10 ene 2016 / 19:15 h - Actualizado: 10 ene 2016 / 22:20 h.
  • El primer ministro británico, David Cameron, durante un discurso el pasado mes de noviembre. / Efe
    El primer ministro británico, David Cameron, durante un discurso el pasado mes de noviembre. / Efe

El primer ministro británico, David Cameron, aseguró ayer que una hipotética salida del Reino Unido de la Unión Europea «no sería la solución», pero insistió en que el Gobierno «hará todo lo posible para facilitarlo» si así «lo decide el pueblo» en el referéndum que tendrá lugar a finales de 2017.

En una entrevista en la cadena BBC, el líder conservador expresó su deseo de llegar a un acuerdo en la reunión prevista para el 18 de febrero sobre las reformas que plantea. «No creo que el brexit (salida del la UE) sea la solución, pero si consideran que esa es la respuesta haríamos todo lo necesario para hacerlo posible», aseguró Cameron al ser cuestionado sobre si el Gobierno «está preparado para la posibilidad de abandonar la UE».

«Espero que lleguemos a un acuerdo en febrero, y si lo hacemos podremos llevar a cabo el referéndum. Eso es lo que me gustaría ver», dijo el mandatario, que dejó claro que la votación podría retrasarse si no se logra un acuerdo en el Consejo Europeo del próximo mes.

El primer ministro británico reiteró que es partidario de permanecer en una «Unión Europea», aunque insistió que no descarta abogar por una salida del eurobloque si no consigue las reformas que plantea. Concretamente, el jefe del Ejecutivo británico busca revisar la protección que otorga el mercado único a los miembros que no utilizan el euro y propone cambios en la regulación comunitaria con vistas a aumentar la competitividad. También quiere asegurar una mayor soberanía a los parlamentos nacionales y limitar las ayudas sociales a las que pueden optar los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido.

Según el sondeo de ORB, el rechazo a la UE va en aumento en Reino Unido. Mientras que el 21 por ciento de los votantes dice estar indeciso aún, el 43 por ciento se decanta por la salida de la UE, frente al 36 por ciento que quiere quedarse. Si se excluye a los indecisos, el 54 por ciento de los votantes quieren la salida frente al 51 por ciento de hace un años, y el 46 por ciento abogan por la permanencia, frente al 49 por ciento anterior.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016