lunes, 20 noviembre 2017
00:03
, última actualización
Urbanismo

Arranca este mes la peatonalización del entorno de la basílica macarena

Las obras, adjudicadas a la empresa Grupo Constructor Grucal Andalucía por un importe de 277.000 euros, tendrán un plazo de ejecución de seis meses

06 jul 2017 / 21:04 h - Actualizado: 06 jul 2017 / 23:43 h.
  • El entorno de la basílica de la Macarena y el Arco pasará a ser peatonal. / José Luis Montero
    El entorno de la basílica de la Macarena y el Arco pasará a ser peatonal. / José Luis Montero

El tránsito del tráfico rodado por delante de la Basílica de la Macarena y el estacionamiento de vehículos en sus inmediaciones tienen los días contados. Según fuentes de la Gerencia de Urbanismo «este mismo mes» de julio arrancarán la obras de peatonalización del entorno del Arco y de la basílica macarena, un proyecto esperado y cuyo comienzo, previsto en principio para el otoño de 2016, ya hubo de posponerse de común acuerdo con la hermandad de la Macarena ante la colisión de su calendario de ejecución con las cercanías de la última Semana Santa.

Las obras han sido adjudicadas por la Gerencia de Urbanismo al Grupo Constructor Grucal Andalucía S.A., de entre un total de doce empresas que se presentaron a concurso. El contrato se formalizó el pasado mes de mayo y las obras tendrán un plazo de ejecución de seis meses «como máximo». El importe total de adjudicación, incluyendo el IVA, asciende a 277.687,96 euros, lo que supone una baja del 34,42 por ciento respecto al presupuesto base de licitación.

El planteamiento de Urbanismo con este proyecto pasa por reurbanizar este enclave peatonalizando los espacios que actualmente son de tráfico rodado, lo que en la práctica supondrá la creación de una «plaza abierta» ante la fachada de uno de los templos de mayor interés turístico en la ciudad y la reordenación del tráfico en la zona. Se trata en realidad de un viejo proyecto que, con más o menos variantes, viene manejándose desde varios gobiernos municipales atrás y que nunca ha llegado a materializarse.

El objetivo es abordar un cambio radical en la imagen actual de este espacio y crear un entorno mucho más amable y noble, que realce este enclave, en especial la basílica que cobija a la Virgen de la Esperanza y el Arco de la Macarena, un Bien de Interés Cultural (BIC) que forma parte de los pocos restos que se conservan de la muralla de la ciudad.


Reordenación del tráfico

En consecuencia, se ha optado por la eliminación del tráfico rodado –son muchos los vehículos que en la actualidad transitan por delante de templo para acceder a la calla San Luis– y el estacionamiento de vehículos, de tal forma que se obtenga un espacio mucho más diáfano y abierto. En contraprestación, se proponen alternativas a la circulación de vehículos, a la carga y descarga y, a la parada de taxis actual, que se desplaza a la calle Resolana. En cuanto a la ordenación de la circulación en el resto de la zona, se eliminará la entrada de vehículos a la calle San Luis desde la calle Bécquer, si bien se mantendrá el paso esporádico desde la calle Macarena –por debajo del Arco– hacia las calles Doctor Fedriani y Parlamento de Andalucía.

El nuevo espacio que se configure tendrá un pavimento de granito, en plataforma única, que se dispondrá de forma que permita rememorar el trazado histórico de este ámbito, recordando el antiguo Camino de Ronda, que es actualmente la calle Bécquer, y que la configuración existente no permite apreciar. De esta forma, un pavimento de distinto color recreará el trazado que seguía la muralla demolida.

Como complemento a esta nueva plaza y a modo de separación de la misma del intenso tráfico de la calle Resolana, se construirá un carril bici, se plantará una hilera de naranjos y se ubicarán bancos, elementos éstos que actuarán como barreras visuales y conceptuales. Además, en ambos extremos de la plaza se dispondrán parterres con arbustos de poco crecimiento.


EN OCTUBRE, LA VIRGEN DEL ROSARIO

De entre el amplio calendario de cultos de la hermandad de la Macarena, la ejecución de estas obras afectaría de lleno a una cita emblemática de cada mes de octubre: la salida procesional de la Virgen del Rosario, titular letífica de la corporación. La hermandad se podría plantear dos opciones: ver si la salida pudiera efectuarse desde la Basílica, con las debidas condiciones de seguridad, o salir desde la parroquia de San Gil.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016