sábado, 24 junio 2017
12:46
, última actualización
Religión

Domingo sacramental

La ola de calor acelera los corpus y procesiones eucarísticas que ayer recorrieron el centro y los barrios. Este año se ha sumado el cortejo extraordinario del 75 aniversario de San Gil

18 jun 2017 / 21:40 h - Actualizado: 18 jun 2017 / 21:45 h.
  • Domingo sacramental
    El viejo arrabal vibró ayer con la celebración de su Corpus Christi. En la imagen, el palio de respeto tras la custodia trianera en su recorrido por San Jacinto. / Reportaje gráfico: Manuel Gómez
  • Domingo sacramental
    El paso del Niño Jesús a la salida de la Magdalena.
  • Domingo sacramental
    Un grupo de religiosas contempla el Corpus Chico.
  • Domingo sacramental
    La Virgen de las Nieves bajo tumbilla en la procesión de San Isidoro.
  • Domingo sacramental
    Los pasos de las santas Justa y Rufina y de San Juan en el cortejo trianero.
  • Domingo sacramental
    La imagen de San Gil acompañó al Santísimo en el Corpus extraordinario de la parroquia.

Cuarto día de ola de calor. Con el termómetro on fire y los aires acondicionados sin descanso, la ciudad amanecía ayer entre repiques de campanas, altares vecinales y alfombras de juncia y romero sobre el adoquinado. La Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo tiene su propina festiva en muchas parroquias y barrios de Sevilla, donde se rinden honores a Jesús Sacramentado en el domingo litúrgico de Corpus Christi. Muchos cortejos recortaron tiempo y/o recorrido ante el calor sofocante: a las doce del mediodía ya se superaban los 40 grados.

El Corpus Chico de Triana –que chico sólo tiene el nombre– salió 15 minutos antes para evitar las horas centrales. Ello no fue impedimento para que el viejo arrabal luciera sus mejores galas, con altares y exornos primorosamente montados por vecinos, familias y hermandades trianeras. El primer premio recayó en un particular de la calle Pelay Correa y el segundo en la hermandad de la Divina Pastora. A las 11.30 horas, casi una hora y media antes de lo habitual, la custodia trianera quedaba a la sombra en el interior de la parroquia de Santa Ana.

También transcurrió con cierta celeridad, pero sin perder ni un ápice de su majestuosidad, el Corpus de la Magdalena. Resultó una delicia la imagen del Niño Jesús a los sones de la banda del Maestro Tejera en el entorno de la plaza del Museo, donde se enseñorearon también los pasos de la Inmaculada Concepción y la custodia. Toda una lección de arte y tradición en la mañana del domingo más sacramental. Al filo del mediodía concluía la procesión con bendición solemne en el interior de la antigua iglesia dominica, que provisionalmente cobija a las imágenes de Montserrat y, en un emplazamiento distinto, a los titulares del Calvario y la Virgen del Amparo.

Las altas temperaturas acompañaron también el Corpus extraordinario de San Gil con motivo del 75 aniversario de la reapertura del templo. Por primera vez pisaba las calles el santo al que está consagrada la parroquia, así como la custodia donada por Jóvenes de Acción Católica en 1942 que iba sobre las andas del viacrucis del Señor de la Sentencia. Entraba también media hora antes de lo previsto, a las 12.30 horas.

El más tardío de todos, el de San Isidoro, dejaba la iglesia pasadas las 11 horas. La banda juvenil de la Centuria se abría paso por la plaza de la Alfalfa mientras que por la Costanilla iban desfilando los pasos del Niño Jesús –comandado y portado por niños y jóvenes–, el de la Virgen de las Nieves y la custodia. Apretaba cada vez más el calor, superándose los 40 grados, y el cortejo empezaba a recortar camino. Subía por Entrecárceles y Cuesta del Rosario, evitando el rodeo que cada año hace por Chicarreros, Álvarez Quintero, Chapineros y Francos. Entraba a las 13 horas, una hora y media antes de lo habitual. De igual manera, también disfrutaron del domingo de Corpus los barrios de Nervión, Santa Genoveva, San Bartolomé, San Roque, San José Obrero, Heliópolis, Rochelamber, Pío XII o La Barzola, entre otros.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016