viernes, 21 septiembre 2018
08:58
, última actualización
Guía cofrade

Guía Cofrade: Pollero (75)

Prosigue la Guía Cofrade de El Correo para saber de la Semana Santa sevillana tanto como los especialistas de El Correo de Andalucía

23 feb 2017 / 08:32 h - Actualizado: 23 feb 2017 / 08:33 h.
  • Momento en el que se coloca el manto sobre el pollero de un palio. / Juanma Rodríguez
    Momento en el que se coloca el manto sobre el pollero de un palio. / Juanma Rodríguez
  • Priostes sujetan el manto al pollero.
    Priostes sujetan el manto al pollero.

En esta nueva entrega de la Guía Cofrade de El Correo de Andalucía pasamos a describir una de las partes fundamentales que conforman un paso de palio, que es como se conocen a las andas procesionales de las dolorosas en Semana Santa. Nos referimos al término de pollero.

Según el Diccionario Cofrade del siempre recordado Juan Carrero Rodríguez, el pollero es «un armazón metálico en forma trapezoidal y superficie curva que está formado por una serie de varillas distribuidas a modo de abanico que descienden desde los hombros a la Virgen, por su parte trasera, hasta el nivel más bajo del tablero de la parihuela, llegando a cubrir el hueco de la zona posterior de la peana de la imagen».

El equipo de priostes de la hermandad se encarga de su montaje sobre el paso de palio así como de las tareas posteriores. Entre ellas se encuentra la de desplegar el manto de salida de la Virgen que, sea bordado o liso, se anuda y sujeta por el forro a este armazón metálico mediante las llamadas argollas recoge-manto. Ello provoca el efecto visual de que parezca que el manto va sobre los hombros de la imagen, cuando en realidad no es así para liberar de este peso a la talla.

La parte final del manto, en concreto la que cae ya fuera de las andas procesionales, se conoce con el nombre de cola de manto. A ella se suelen agarrar los hermanos y devotos que, por diversos motivos no puede vestir la túnica en la estación de penitencia, pero que, no obstante, quieren acompañar a la dolorosa para cumplir una promesa. Es una imagen habitual que en esta ciudad se repite cada año en determinadas cofradías de barrio, como la Virgen de las Mercedes en Santa Genoveva, la Salud de San Gonzalo, la Virgen de los Dolores del Cerro del Águila o la del Refugio de San Bernardo, entre otras muchas.

En el tiempo de Cuaresma, más en concreto, en las semanas previas al Domingo de Ramos se puede apreciar el montaje de los pasos en el interior de los templos. En referencia a los palios, éstos van creciendo poco a poco hasta completar su configuración final con la entronización de la imagen. Durante este procedimiento suele quedar a vista de todos la estructura metálica del pollero que puede estar pintada o forrada en tela con el mismo color del manto.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016