lunes, 20 noviembre 2017
19:47
, última actualización
La Milagrosa

«No creo que haya ningún motivo objetivo para negarnos la incorporación»

El hermano mayor de la Milagrosa justifica los motivos que han llevado a su hermandad, la más joven de las vísperas, a solicitar su incorporación al Domingo de Ramos

03 jul 2017 / 15:21 h - Actualizado: 03 jul 2017 / 16:42 h.
  • El hermano mayor de La Milagrosa, Javier De Marcos. / Manuel Gómez
    El hermano mayor de La Milagrosa, Javier De Marcos. / Manuel Gómez

No es la primera hermandad de vísperas que solicita su ingreso en la nómina de las cofradías que procesionan a la Catedral. La Misión, Pino Montano y el Cristo de la Corona le llevan la delantera en ese sentido. Pero sí ha sido la primera de ellas en apuntar directamente en su solicitud a una jornada concreta, y no una cualquiera. En Ciudad Jardín apuntan alto y, de entre todas las posibilidades analizadas, han apostado por pedir su encaje en el Domingo de Ramos. Con sólo dos estaciones de penitencia con nazarenos a sus espaldas, la cofradía logra desplazar hasta los alrededores de la Gran Plaza a un numeroso público cada Sábado de Pasión. Un imponente barco con un pasaje evangélico inédito en Sevilla, la escolta de esos primos hermanos de los armaos que son los componentes de la guardia judía –una recreación historicista de los centinelas del Sanedrín–, y un estilo artístico propio en el paso de palio han hecho de la Milagrosa una cofradía atractiva y una hermandad en plena pujanza. Su hermano mayor, también uno de los más jóvenes de la Semana Santa, habla con sosiego de la petición de incorporación elevada al Consejo.

Pregunta: Sólo dos años después de su conversión en hermandad de penitencia (se cumplirán en noviembre) ya han solicitado su incorporación a la nómina de la Semana Santa. ¿No cree que les pueden achacar demasiadas prisas?

Respuesta: El año que viene esta hermandad cumplirá 20 años desde sus inicios. Hemos pasado por todos los escalafones posibles para llegar a ser lo que somos hoy: grupo parroquial, asociación parroquial de fieles, agrupación parroquial y, desde noviembre de 2015, hermandad. En todo este tiempo nos hemos ido formando como cristianos comprometidos con nuestra Iglesia y madurando como cofrades, cumpliendo a rajatabla todas las directrices que nos han marcado. Como hermandad, ciertamente, somos la más novel pero estamos perfectamente preparados para ello. Hacer estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral para nosotros, y para cualquier otra corporación que tenga posibilidades y anhelos de realizarla, supone la meta a alcanzar. Tampoco existe un plazo mínimo para solicitarlo y creemos que podemos hacerlo ya.

P: Con un cortejo de algo más de 200 nazarenos, ¿está la hermandad preparada para ir a la Catedral y pasar el Rubicón de la Sevilla cofrade?

R: Esa cifra se corresponde más con la del primer año, 2016. Este año hemos estado más cercano a los 300, 287 concretamente, sin contar los casi 50 hermanos de la Guardia Judía. El incremento de nazarenos en un año ha sido superior al 41% y todos con sus túnicas en propiedad. En el momento que la hermandad pueda ofrecer hábitos a modo de préstamo o alquiler para responder a la demanda de muchos de nuestros hermanos, lo haremos. La cantidad de nazarenos no es lo más importante, además pensamos que aumentaría en caso de poder llegar a la Catedral, pero por supuesto que estamos preparados y no hay que atender sólo a la cantidad como he dicho. De hecho si exceptuamos los casos recientes del Cerro del Águila o el Polígono de San Pablo, no recuerdo qué otra hermandad ha sacado más de 300 nazarenos ya desde su primera estación a la Catedral. En Sevilla percibimos a las hermandades de menos de 500 nazarenos como humildes o poco populares, pero es necesario sencillamente salir de la SE-30 para cambiar esa perspectiva; en otros pueblos o provincias muchas hermandades se las ven y se las desean para sacar unos cortejos dignos y lo normal es un promedio de entre 200 y 300, más o menos como en Sevilla, hasta el boom de los años 80-90. Repito, el número de nazarenos no tiene por qué ser un obstáculo para ir dignamente a la Catedral, de hecho hay otras hermandades que lo hacen y bastante bien por cierto.

P: La apuesta es fuerte. ¿Por qué el Domingo de Ramos?

R: Entendemos que es el día idóneo para nuestra hermandad. Se trata de una jornada que siendo festiva puede resultar más interesante para salir con un cortejo muy joven y con un horario muy tempranero como sería en nuestro caso. Por otro lado, es un día que lleva ya 40 años sin acoger a ninguna otra hermandad en su nómina. Se trata de la jornada inaugural de la Semana Santa y sin limitación temporal debida a los oficios vespertinos, como sí ocurre en Viernes y Sábado Santo. Es un día donde no tendríamos problemas de itinerarios con otras hermandades, ni a la llegada ni a la salida del centro de la ciudad, y pensamos que encajaríamos en la idiosincrasia de las hermandades que lo componen, aparte de aportar muchas cosas a nuestra Semana Santa. Y por último, al solicitar hacerlo la primera y más temprano, no alteraríamos en nada los horarios de las demás hermandades. Después de nosotros, el día se quedaría sin ninguna alteración de ningún tipo con respecto a como está actualmente.

P: ¿Y lo de pedir la venia en Campana antes incluso que la Borriquita?

R: La hermandad de la Sagrada Entrada en Jerusalén no ha tenido ningún reparo para que así sea, demostrando con ese gesto, una vez más, su categoría y la comunión entre hermanos que sentimos de la misma manera nuestra fe cristiana. Cabe recordar que muchas veces no ha sido la primera en hacerlo por motivos meteorológicos, teniendo que hacerlo al final del día y no ha supuesto nada traumático. El llegar en primer lugar, por otra parte, es razón obvia por ser la más nueva.

P: Su hermandad, según los estatutos del Consejo, necesitaría el respaldo de dos tercios de las hermandades del Domingo de Ramos. ¿Lo ve factible?

R: Si no lo viese factible, no lo solicitaríamos. No vamos a ser inconveniente para ninguna hermandad, llegamos los primeros, hacemos nuestra estación de penitencia y nos vamos del centro igual que llegamos, sin molestar. No creo que haya motivo objetivo para negarnos la incorporación.

P: ¿Han calculado ya cuántas horas estaría la hermandad en la calle?

R: Entre diez horas y media y once, más o menos. Las mismas aproximadamente que la Hiniesta, San Bernardo, El Cachorro, la Trinidad o la Paz, por ejemplo.

P: ¿Han pensado en alguna alternativa si la opción del Domingo de Ramos no fructificase?

R: Si se diese el caso, lo pensaríamos, pero estamos seguros de que no hará falta. Creemos en la viabilidad de nuestra propuesta, por lo que no nos planteamos otra, de momento.

P: ¿Por qué cree usted que muchos cofrades apuestan por su hermandad como una de las máximas candidatas a ingresar en la nómina de la Semana Santa?

R: Me halaga esta pregunta (sonrisas) y seguro que también a todos mis hermanos. Habría que preguntarles a ellos aunque imagino que es porque ven que podemos aportar algo a la Semana Santa que ésta no tiene y porque por nuestra distancia a la Catedral es factible nuestra incorporación. Recibimos con bastante regularidad muchos comunicados a través de redes sociales y personales en sentido positivo de lo que aporta nuestra corporación, tuvimos muchas decisiones valientes en su momento y creo que Sevilla lo ha sabido valorar.

P: ¿Vería justo que su hermandad fuese a la Catedral antes que otras que lo han solicitado previamente?

R: La incorporación de cofradías a la Semana Santa no fue nunca un sistema de turnos, ni prosperaron todas las solicitudes, de hecho en el Palacio Arzobispal hay varios legajos de proyectos de hermandades que finalmente no llegaron a cuajar mientras que otras entraban en la nómina menos de un año después de su fundación. En este sentido no es a nosotros a quienes corresponde valorar esta cuestión. Desde el momento en el que somos aprobadas canónicamente como hermandad de penitencia y viendo que, como demuestra nuestra propuesta, no existe impedimento técnico u horario para realizar la estación, la solicitamos formalmente. Lo cual no obsta por supuesto para la inclusión de otras nuevas hermandades en otras jornadas. No creo que sea una cuestión de justicia o no el hecho de haberlo solicitado antes o después, sino el haberlo hecho por los cauces adecuados y de la forma correcta, tal y como marcan los nuevos estatutos del Consejo General de Hermandades y Cofradías. Entiendo que cada junta de gobierno hace lo que cree más conveniente para su hermandad. Lo justo sería que cualquier hermandad de vísperas que lo solicite fuera admitida.

P: ¿Qué aportaría la hermandad de la Milagrosa a la Semana Santa de Sevilla?

R: Un pasaje evangélico inédito en Sevilla en el paso de misterio, un acompañamiento a este con una guardia judía también inexistente hasta el momento, un estilo artístico nuevo también en el paso de palio que se hará extensible a toda la cofradía, desde la cruz de guía hasta la cola del manto de María Santísima del Rosario, un hábito nazareno original... entre otras muchas cosas.

P: Crear una guardia judía como escolta al paso de misterio fue una apuesta arriesgada. Hay quien la comparó con una mascarada...

R: Yo lo veo como un acierto, porque además tiene un apoyo histórico fundamental. En Sevilla no solemos encajar las novedades, pero la guardia judía ya está plenamente consolidada y aceptada por el público, en tan sólo ocho años procesionando detrás del Señor de la Esperanza. Ha demostrado año tras año su buen hacer, su propio sello de seriedad y de saber hacer una estación de penitencia dura (la ropa pesa bastante). El del desarrollo de la guardia judía fue un arduo trabajo de estudios que duró dieciocho meses por parte de un gran equipo de personas y al final el resultado es claro y evidente y dejemos en tono anecdótico el periodista amigo que hizo ese comentario y que ya hace mucho tiempo reconoció su error al comprobar la seriedad y la puesta en escena de este grupo de hermanos.

P: ¿Qué parte de la pujanza actual que vive su hermandad le corresponde a un imaginero de primer nivel como Navarro Arteaga, autor del conjunto escultórico del misterio del Puente Cedrón?

R: Nuestro hermano José Antonio Navarro Arteaga sin duda será recordado como uno de los grandes imagineros de finales del siglo XX y principios del XXI. La hermandad en su día apostó fuerte por él y el resultado no ha podido salir mejor. Creo que con la realización de la imagen del Señor de la Esperanza en el Puente del Cedrón y el resto de las imágenes del misterio, ideado por él, su obra ha tenido un antes y un después demostrando un grado de madurez plena, una calidad que traspasa fronteras y una unción sagrada difícil de igualar. Todo eso ha tenido una gran parte de «culpa» aunque también la hermandad ha apostado por aportar cosas novedosas, dentro y fuera de la cofradía, que han servido mucho para nuestro crecimiento.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016