martes, 16 julio 2019
18:07
, última actualización
San Bernardo

«Por dignidad propia, de la hermandad y de los hermanos, los Villanueva no pueden seguir en San Bernardo»

Lorenzo Hervás, candidato a hermano mayor de San Bernardo, aboga por un cambio en la forma de andar de los pasos

Juanmi Vega @Juanmivegar /
18 jun 2019 / 00:04 h - Actualizado: 18 jun 2019 / 16:19 h.
  • Lorenzo Hervás. / @Lorenzo_SanBern
    Lorenzo Hervás. / @Lorenzo_SanBern

¿Cuáles son las motivaciones que le llevan a presentarse a hermano mayor de la hermandad de San Bernardo?

Son cuatro: la coherencia, responsabilidad, un proyecto ilusionante y un gran equipo humano para que este proyecto se pueda poner en marcha.

¿Qué deficiencias hay en la hermandad?

Muchas. La fundamental es que a los hermanos nunca se les ha dado el sitio que realmente merecen. Hay que tener en cuenta que los hermanos son el principal patrimonio que tiene la hermandad. No le echo la culpa a la actual Junta de Gobierno. En algunos momentos de la historia es posible que hiciese falta trabajar de una forma más personalista para abogar por el bien de la hermandad, pero ya no estamos en esos tiempos.

Lo que comenta ocurrió en la época de los sesenta. Usted fue miembro de junta en la hermandad ¿por qué no se empujó en esa dirección en los años en los que usted era de la junta?

Precisamente nuestro empuje hizo que algunas de las cosas que hoy tenemos, de los avances que hoy podamos tener, se deba a que un grupo de hermanos jóvenes pudimos empujar. En aquellos momentos era una hermandad cerrada, pero Antonio Rosell tuvo la habilidad de intentar que los jóvenes colaborasen de forma activa. La entrada de los jóvenes se produce en esa época. Es verdad que estos grupos se han ido sucediendo, aunque con diversa fortuna.

En el tema de los jóvenes ha habido una evolución, pero en todo lo demás no. Por ejemplo: la estructura de los cabildos, que ha seguido igual de cerrada que siempre. La casa de hermandad también, que es muy maravillosa pero fría, porque una casa no la hacen las paredes ni la decoración, la hacen los hermanos y si los hermanos no forman parte de ella, nunca tendremos una verdadera casa de hermandad.

¿Qué propuestas lleva en su programa?

Hay muchas, alrededor de 50.

Por ejemplo, para que los hermanos ocupen el lugar que le corresponden vamos a potenciar el tema de la información, para ello queremos que la información sea veraz, que no digo que se esté mintiendo, pero sí que no se dice toda la verdad. También queremos que llegue la información en el momento adecuado. La Junta de Gobierno tiene la necesidad y la obligación de comunicárselo a los hermanos. Todo el mundo tiene que está informado, desde el principio al fin.

Cuando dice que no es veraz del todo, ¿eso significa que se está mintiendo?

No, no es que se esté mintiendo. Quizás la palabra no sea esa pero cuando no dices todo de una determinada cosa, no mientes, pero no lo dices.

¿Qué ejemplo podría poner?

Proyectos de caridad. Estos proyectos son muy loables y no tengo nada contra ellos, pero el problema es que no te enteras de qué son esos proyectos. Uno se entera cuando ve la foto del final en el que se entrega el talón a una asociación, cuando vienen a poner una vela rizada en el paso... no digo que no sea loable, pero a los hermanos hay que informarlos y saber de qué es el proyecto.

¿Qué otras medidas lleva usted en el programa?

Otra propuesta sería sobre la participación de los hermanos. Nosotros entendemos que, ahora mismo, la participación está ligada al trabajo que realiza una Junta de Gobierno. Tenemos que intentar abrir las puertas a la participación.

Vamos a proponer la creación de los llamados grupos auxiliares a la Junta. Estos serían grupos de personas que auxiliasen a cada oficial de la Junta. Un grupo de 4 o 5 personas que estudiasen los asuntos que luego el oficial trasladase a la Junta de Gobierno. Queremos que el grupo lo formen varias personas y que se involucren. Hablamos de 4 o 5 personas, además del oficial, en 18 cargos. Ya con eso se aumenta el número de hermanos involucrados.

Tenemos que involucrar a los hermanos nuevos en la vida de la hermandad, para eso hemos elaborado un protocolo de admisión de nuevos hermanos. Vamos a crear la figura del tutor para que, durante un año, los hermanos nuevos tengan esa conexión con la hermandad gracias a esa persona. Queremos interesarnos por la gente porque es la única manera de que esa persona se involucre y así no deje nunca la hermandad.

Empiezo a sumar el número de personas necesarias para llevar a cabo todo esto y, aunque San Bernardo tenga muchísimos hermanos en nómina, los cálculos no me salen.

Nuestro reto es que estén involucrados en la hermandad. Queremos crear una estructura complementaria como asociación de personas, en las que abriremos una serie de posibilidades para que se crean una serie de complementos al Cabildo de Oficiales y el Cabildo General. Estas figuras serían: el defensor del hermano, el censor de cuentas, coordinador general de la hermandad, el consejo asesor y una serie de comisiones complementarias.

¿El hermano de San Bernardo está indefenso para que se tenga que crear la figura del defensor del hermano?

Totalmente. El espíritu de las reglas no se incardina con la letra real de las reglas. Hay cosas que las reglas no te terminan de concretar, pero si acudes al espíritu de las reglas, tú entiendes que tienes derecho a algo más de lo que te dan.

Si las reglas son ambiguas ¿por qué no se cambian?

Las reglas tienen que tener cosas muy generales. Nosotros vamos a hacer un reglamento de régimen interno que las desarrolle porque estas reglas nunca han sido desarrolladas. Estas reglas no nos pueden sacar de los problemas del día a día de la hermandad.

Una de las medidas que más ha resonado en el exterior es la propuesta de coronación para la Virgen del Refugio. ¿Hay una inquietud en la hermandad suficiente para que se lleve a cabo esta coronación?

Ese es un tema que yo me he preguntado siempre. La Virgen del Refugio, a nivel litúrgico, ya está coronada. Todo lo que podamos ofrecerles a nuestros hermanos como un enriquecimiento espiritual, que viene con ese simbolismo de una coronación canónica... miel sobre hojuelas. Todo lo que nosotros podamos hacer para que el hermano tome conciencia de que estamos fomentando la espiritualidad con simbolismos como éste ¿por qué no? No vemos ningún problema.

El único problema sería que los hermanos no quisieran que fuese así. Si nos constituimos en Junta, los hermanos nos lo tienen que hacer ver de forma mayoritaria. Nosotros le consultaríamos a los hermanos.

Si los hermanos la quieren, nosotros propondremos que sea una coronación pontificia porque queremos lo mejor. Lo pondremos en marcha sólo si los hermanos lo quieren, nosotros tiraremos para adelante y será la mejor coronación que se ha hecho en Sevilla.

Los hermanos de la hermandad nunca han manifestado este anhelo.

Nunca se les ha preguntado.

Pero no hay una inquietud como en otras hermandades en las que sí había ese rumor.

En San Bernardo es depende de a quién le preguntes. Hay mucha gente que sí tiene esa idea lo que pasa es que, en San Bernardo, la gente no habla. Les da igual lo que le pongan por delante. Estamos en una indolencia porque no tenemos esa tradición de opinar y de decir lo que pensamos. En San Bernardo, si opinas, si no estás de acuerdo con quién está llevando la hermandad, caes en desgracia.

¿Se ha vivido en San Bernardo una dictadura?

Yo no sería tan drástico. Nadie te prohibe que le digas lo que piensas. No te dicen que no, pero no le agrada y eso significa no entras de diputado, de costalero... hablo de malas prácticas por la falta de tradición a la hora de poder opinar libremente.

La semana pasada, su candidatura publicó un tuit en el que anunciaba que la Agrupación Musical Santa María Magdalena, de Arahal, acompañaría al Cristo de la Salud si ganaban. La banda emitió un comunicado desmintiendo eso y explicando que contactos ha tenido con ambas candidaturas. ¿Lo tenéis cerrado?

Nosotros, en nuestro proyecto, no nombramos a ninguna banda, pero sí queremos que el estilo musical cambie. Y esto es una opinión mayoritaria en el seno de San Bernardo que quieren que una agrupación musical vuelva a la hermandad.

Lo primero que hicimos fue ir a la madre y maestra de las agrupaciones musicales. Allí nos acogieron perfectamente y nos transmitieron que su ilusión era volver a San Bernardo. Nosotros nos sentiríamos muy a gusto con su presencia el Miércoles Santo.

La banda ha hecho un comunicado, quizás no muy afortunado bajo mi punto de vista, pero que no va a deteriorar nada. Nosotros volveremos a reconsiderar el tema y pensaremos si viene Arahal o no viene Arahal.

Pero con la única banda con la que su candidatura se ha hecho una foto es con Arahal y a la única que ha llamado es a Arahal...

Porque es la que está como primera opción para nosotros.

¿Si usted es hermano mayor, la primera opción es Arahal?

Si soy hermano mayor será la primera opción que vamos a barajar si las condiciones son las mismas que hemos barajado en el proyecto. No vamos a cambiar.

¿Le ha dolido el comunicado?

Más que dolido, lo hemos visto poco oportuno. A nosotros no se nos da la información de que han tenido contactos con la otra candidatura y que se iban a mantener neutrales. No sé quién puede sentirse dolido, yo no.

Otra de las propuestas es el cese de los hermanos Villanueva del martillo.

Eso tiene su historia. La mala interpretación de una parte de nuestro programa ha dado lugar a una guerra que nunca hemos buscado con los capataces. Nosotros creemos que el movimiento que estos pasos de San Bernardo requieren no es el que tienen actualmente, y no hablamos de la técnica, porque la técnica es magnífica. Yo entiendo que esta familia lleva muy bien estos pasos. La forma de andar que lleva actualmente no es la que debería llevar. Eso fue el inicio.

Desde ese punto, la historia ya se cogió como algo personal. Nosotros no quisimos entrar en ninguna guerra. El contrato de los capataces concluye con el fin de la Junta actual. Una vez finalizado, se negociará un nuevo contrato y ahí ambas partes pondrán las condiciones, tanto la hermandad como los capataces. Entre esas condiciones estará el estilo que nosotros queremos que lleven los pasos, sin entrar en la técnica, pero en el estilo sí. Y también que los costaleros lleven dos años de antigüedad en la hermandad.

¿Qué estilo sería ese?

Un movimiento más alegre que el que lleva. No concibo que los pasos de San Bernardo se lleven como el Gran Poder.

¿Costero a costero, izquierdos, el compás más abierto...?

No, no. En absoluto. Estamos hablando de lo que aquí ha habido. Queremos una gracia en el andar. Yo quiero que los candelabros de mi Cristo tengan una gracia al andar, porque esos candelabros tienen esa finalidad. Las bambalinas del paso de palio tienen que moverse, porque el palio va estático.

A San Bernardo siempre les ha reconocido que tenía un movimiento especial. Yo no quiero movimientos estrambóticos, quiero movimientos finos pero que demuestren que conserva la gracia del barrio.

¿Qué paso pondría de ejemplo?

El ejemplo es el propio de San Bernardo, el de hace unos años. Como por ejemplo con Jesús Basterra.

Decirle a una saga de capataces, que tienen un estilo propio, que tienen que cambiar el estilo ¿no es una forma de enseñarles la puerta de salida de la hermandad?

O que se adapten, ¿no? Ellos se adaptan cuando quieren porque en el Gran Poder se adaptan y cuando van a Santa Genoveva, seguramente también se adapten a otro estilo.

Lo que pasa que la Junta de Gobierno les tiene que indicar el estilo que impera en esta hermandad. Si no son capaces no pasa nada, otro vendrá. ¿En Sevilla no hay más capataces? Pero vamos, que nosotros no echamos a nadie. Si cuando llegase el momento, estos capataces se hubiesen adaptado a las exigencias de la hermandad y la hermandad a las suyas, en San Bernardo hubiesen seguido los Villanueva sin ningún problema. Eso sí, imposiciones no estamos dispuestos y más cuando estos capataces han aparecido en una promoción de la otra candidatura y también aparece el vídeo en el que se ríen de la situación. Para mí, ésto es una falta de respeto hacia los hermanos porque se están riendo de una situación que para nosotros está resultando lastimosa, porque nos estamos enfrentando unos hermanos con otros y que este hombre frivolice con eso no puede ser.

Nosotros entendemos que ha habido una falta de respeto, que no lo han sabido atajar, y que, por dignidad propia, por dignidad de la hermandad y por el respeto a los hermanos, esta familia de capataces no debe seguir en la hermandad de San Bernardo, si los hermanos nos dan la confianza.

Hemos pasado de «si los Villanueva se adaptan a las exigencias de la Junta» a «han faltado el respeto y no deben seguir».

Es que esta es una historia que se fragua durante mucho tiempo. Desde el Miércoles Santo, la situación ha cambiado. Por eso hemos cambiado el discurso porque la posibilidad de que los Villanueva siguiesen en San Bernardo estaba ahí.

La situación ha empeorado y nosotros entendemos que es una falta de respeto a nuestros hermanos y a una situación que es muy compleja y que no es para reírse, entendemos que no van a seguir, eso está claro.

¿Sois una candidatura populista, como os han definido los de la otra candidatura?

¿Qué significa eso de populista? ¿Que nos acercamos a los hermanos? Si es que nos acercamos a los hermanos y no a la élite, en ese caso seremos populistas y a mucha honra. Seguiremos con este estilo. Ahora, si el ser populista es ser chabacano están totalmente equivocados.

¿Qué espera del día 27 de junio?

Esperamos ganar porque sé que vamos a aportar muchas cosas positivas. El aire nuevo es necesario en la hermandad. Vamos a darle alas a la ilusión y que los hermanos se ilusionen y piensen que hay otra vida de la que ya conocen. Hay otra forma de ver la hermandad. Entre todos podemos conseguir una hermandad mejor. La tradición no la vamos a perder nunca.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016