Columnas
Actualizado: 20 jun 2018 / 21:46 h.

Como cada año, el 20 de junio celebramos el Día de las Personas Migrantes, este año lo hacemos con un cambio de escenario que se nos antoja al menos ilusionante y es que la llegada del Aquarius a las costas Valencianas aprobadas por el gobierno de Pedro Sánchez, nos pone en el mapa mundial como lo que siempre fuimos, un pueblo de acogida y solidario con quien lo necesita.

Las estadísticas nos sitúan ante una realidad terrible; en lo que llevamos de año, han muerto 600 personas en el mediterráneo intentando llegar a Europa, huyendo de las guerras y la violencia, buscando una vida mejor para ellos y sus familias. Y estos datos apuntan al fracaso de las políticas migratorias puestas en marcha por la Unión Europea.

La Unión Europea que fue la esperanza para millones de personas y se construyó sobre la base de que las personas debían estar por encima de otros intereses, hace años que abandonó esta posición para atender las políticas austericidas puestas en marcha por las derechas de sus estados miembros y es justo en estos momentos, justo cuando EE.UU es dirigida por un presidente de la talla de Donald Trump , cuando es más necesario que nunca que Europa cambie el rumbo de las políticas que les alejan de los ciudadanos, cumpla sus compromisos con los que más lo necesitan e impulse políticas comprometidas con los derechos humanos.

Desde UGT venimos reclamando dar un paso más y además de abordar la situación humanitaria, las políticas se dirijan a afrontar las causas que obligan a millones de personas a abandonar sus países de origen con el coste personal que esto supone.

Para ello, entendemos que es necesaria una voluntad política compartida y comprometida con las personas y que las ponga por encima de intereses estratégicos, económicos, religiosos, etc?

La noticia del cambio de gobierno fue acogida con esperanza por nuestra organización y consideramos que los primeros pasos dados, han sido acertados, desde UGT solicitamos al Gobierno español que defienda en la Unión Europea políticas adecuadas para acabar con la crisis humanitaria de los solicitantes de protección internacional y que cumpla con sus obligaciones de reubicación.

Además de la tragedia a la que se enfrentan miles de personas que cada año, jugándose la vida en el mediterráneo para poder llegar a Europa, desde UGT también queremos poner el foco en lo que ocurre una vez que estas personas están viviendo en nuestro país.

Según un informe realizado por nuestra organización, la situación de la población extranjera en nuestro país es mucho más precaria que la de la población nacida en España.

La crisis, que hemos sufrido estos últimos años en España ha golpeado, de forma más contundente a la población extranjera, obligando a que muchos de ellos volvieran a sus países de origen.

En los 9 años que ha durado la crisis se han perdido en España más de 1,5 millones de personas asalariadas, el 45 por ciento de ellas de nacionalidad extranjera.

La tasa de paro total en España en 2017 fue del 17,22 por ciento, mientras que en la población española la tasa fue de un 16,32 por ciento, para las personas de nacionalidades de fuera de la UE fue del 26,31 por ciento.

La tasa de pobreza laboral (trabajadores pobres), en 2016 en España era del 10,6 por ciento para la población de nacionalidad Española, mientras que para las personas con nacionalidades de la UE esta tasa fue del 29,5 por ciento y para la población con nacionalidad de fuera de la UE fue del 41,8 por ciento.

La tasa de pobreza de la población con nacionalidad española en 2016 fue de 18,4 por ciento, la de los nacionales de países de la Unión Europea fue del 40,1 por ciento, mientras que la de los nacionales de fuera de la Unión Europea llegó al 51,7 por ciento.

Por ello, desde UGT entendemos que el Día de las Personas Migrantes es una buena ocasión para reclamar políticas que favorezcan la igualdad del conjunto de la población en todos los ámbitos de la sociedad. Medidas como una ley de igualdad de oportunidades y de trato por cualquier circunstancia personal y/o social, que se adopten políticas activas que disminuyan la situación de paro, pobreza y subempleo de la población extranjera, creemos que ha llegado el momento de apostar por las personas, justo ahora que una esperanza se acaba de abrir ante nuestros ojos. ~