sábado, 19 agosto 2017
12:52
, última actualización
Utrera

El niño que perdió un dedo por un petardo en Utrera era el que lo manipulaba

El artefacto explosionó cuando el menor aún lo tenía en sus manos, resultando heridos dos niños en el suceso ocurrido en Nochevieja

11 ene 2017 / 10:17 h - Actualizado: 11 ene 2017 / 10:24 h.
  • Imagen del menor que la madre compartió en las redes sociales. / El Correo
    Imagen del menor que la madre compartió en las redes sociales. / El Correo

TAGS:

Dos menores vecinos de Utrera de 14 años de edad resultaron heridos durante la celebración de la pasada Nochevieja tras la explosión de un petardo cuando aún lo tenían en sus manos, lo que provocó que uno de los jóvenes perdiera un dedo de una de sus manos.

En un comunicado de prensa, el Instituto Armado ha informado de que este menor de edad, concretamente, sufrió lesiones consistentes en la amputación de una falange y la afectación de ambas manos y del tórax.

La Guardia Civil participó en el esclarecimiento de los hechos y, tras una «concienzuda» investigación, llegó a la conclusión de que el accidente se produjo por la «mala» manipulación de un petardo con el que estaban jugando y que explosionó cuando uno de los menores (el que presentó las heridas de mayor gravedad) aún lo portaba en la mano.

Por todo esto, la Benemérita insiste en extremar las medidas de precaución a la hora de manipular artefactos explosivos que, con fines lúdicos, se suelen usar en muchas fiestas, aunque lo más importante es que, en caso de utilizar este tipo de artefactos, los menores de edad lo hagan siempre bajo la supervisión de un adulto responsable.

La Guardia Civil, además, aconseja a la ciudadanía que nunca encienda petardos sujetándolos con la mano y que se haga siempre en el suelo o en una superficie similar, prendiéndolos con una mecha y no con una llama y separándose inmediatamente.

También recomienda no encender nunca artefactos explosivos cerca de otros artefactos que puedan arder o explosionar; no guardar artefactos explosivos entre las ropas ni en los bolsillos, y no extraer ni manipular los diferentes componentes de los artefactos.

Asimismo, la ciudadanía debe comprar estos productos sólo a comerciantes y profesionales autorizados para ello y no debe guardar nunca estos productos en su casa, utilizándolos únicamente en espacios abiertos sin riesgo de incendio.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016