domingo, 23 septiembre 2018
23:05
, última actualización

Hallan una moneda que sitúa la Naeva de Cantillana en el siglo III

La pieza de bronce, tras un profundo proceso de limpieza, tiene la cara del emperador Claudio II ‘El Gótico’, que estuvo al frente del Imperio de 268 a 270

13 ene 2018 / 20:48 h - Actualizado: 14 ene 2018 / 00:02 h.
  • Hallan una moneda que sitúa la Naeva de Cantillana en el siglo III
  • Hallan una moneda que sitúa la Naeva de Cantillana en el siglo III

La antigua Naeva romana de Cantillana descubierta en noviembre en una obra en pleno casco antiguo se ha convertido en una mina de oro para los arqueólogos. Las catas acometidas en la calle Iglesia han deparado un nuevo hallazgo arqueológico, el enésimo en menos de tres meses, cuando se descubrió un enorme mosaico de la época romana. En este caso, se trata de una moneda de bronce, con la cara del emperador Claudio II El Gótico, cuya importancia radica en que se fija una fecha –el siglo III de la presente era–, para el derrumbe o abandono de estos edificios romanos.

Estas catas, asociadas a una obra del Pfoea, supusieron en noviembre el hallazgo de un magnífico mosaico en bastante buen estado de conservación, así como los restos de un pozo acompañado de ornamentación, vestigios ambos de la antigua Naeva romana. Ya entonces, la alcaldesa de Cantillana, Ángeles García, manifestó a Europa Press que la idea era que, una vez investigado por completo, se promoviera un proyecto «arquitectónico y arqueológico que permita» la conservación de los vestigios en la citada calle y su contemplación.

Poco después, las catas incluidas en una obra también enmarcada en el Pfoea y programada en la calle Iglesia, colindante a la calle Sacristán José Díaz Hidalgo, depararon el hallazgo de varios segmentos de muro procedentes de edificaciones romanas y un gran trozo de friso de mármol decorado, en buen estado de conservación.

El caso es que las citadas catas de la calle Iglesia han supuesto además el hallazgo de una moneda de bronce datada en el siglo III. Después de un profundo proceso de limpieza para liberar la moneda del óxido, ha quedado de manifiesto que se trata de una moneda en cuyo anverso figura el perfil coronado del emperador Claudio II el Gótico (268-270).

La importancia de este descubrimiento radica en la aportación de una fecha muy concreta para el derrumbe o abandono de los edificios cuyos arranques de muro se conservan en la calle Iglesia. Y es que según el arqueólogo José Antonio Valiente, encargado de estas catas, fue el siglo III el momento en que se abandona ese conjunto arquitectónico de la Naeva romana y esta moneda viene a «corroborarlo fehacientemente».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016