jueves, 15 noviembre 2018
13:40
, última actualización
Tribunales

Un juzgado pide la caja negra e informes del accidente de Arahal

La jueza ha abierto una investigación para esclarecer el estado del tren y las condiciones climatológicas en el momento en el que descarriló

05 dic 2017 / 16:28 h - Actualizado: 05 dic 2017 / 18:06 h.
  • El tren que hacía el trayecto Málaga-Sevilla descarriló a la altura de Arahal. /Raúl Caro (Efe)
    El tren que hacía el trayecto Málaga-Sevilla descarriló a la altura de Arahal. /Raúl Caro (Efe)

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Marchena ha abierto una investigación para esclarecer el accidente de tren, que el pasado miércoles descarriló a la altura de Arahal, provocando 37 heridos. La magistrada ha recibido el atestado policial, tras lo que solicitará a Adif y a Renfe que le entreguen un informe al respecto, así como el contenido de las cajas negras.

El siniestro ocurrió el 29 de noviembre entre las estaciones de El Sorbito y Arahal, cuando el tren descarriló poco tiempo después de que se reabriera el tráfico ferroviario que se había visto interrumpido por la fuerte lluvia que provocó incidencias. La magistrada ya tiene sobre la mesa el atestado policial tras lo que ha incoado diligencias previas. Dentro de esta investigación la instructora va a solicitar varios informes a Renfe y Adif.

El objetivo es «conocer el estado del convoy y la influencia en éste de la situación meteorológica, así como el contenido del visionado de la caja registradora jurídica (la caja negra)», la cual «indicará, entre otros datos, la velocidad a la que se conducía el tren», según informó el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

La previsión del juzgado es que estos informes tarden «unos meses», y serán la clave para que la jueza determine «si hay base jurídica penal para seguir con la investigación». Si es así, y la investigación prosigue será entonces el momento de llamar a declarar a testigos y peritos.

El accidente ferroviario se produjo el pasado miércoles, cuando uno de los trenes de media distancia que cubre el trayecto Málaga-Sevilla descarriló entre las estaciones sevillanas de El Sorbito y Arahal, en la línea de bifurcación de Utrera-Fuente de Piedra, resultando heridas 37 personas, dos de las cuales fueron ingresadas en el hospital Virgen del Rocío de Sevilla graves. Estos dos heridos son un empleado de Adif que sufrió una fractura de pelvis, de la que tuvo que ser intervenido, y una mujer que sufrió un traumatismo en la columna, del que también tuvo que ser intervenida. El resto de heridos fueron distribuidos entre diferentes hospitales de la provincia, y y ya tienen el alta médica.

Según manifestó entonces el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, los primeros datos indican a que las filtraciones de agua pudieron «provocar una afectación a la vía en cualquier momento y eso no es predecible». La investigación de Adif apunta a que el suelo aparentemente se hundió al paso del tren en un tramo de bajada antes de entrar en un pequeño túnel, donde los dos primeros vagones se mantuvieron en los raíles, pero el tercero se salió, para recorrer al menos 200 metros fuera de la vía. La zona donde los raíles se hundieron habían acumulado mucha agua horas antes.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016