jueves, 30 marzo 2017
13:30
, última actualización
A todo tren

Vías férreas con doble uso

Pasado y presente. Las infraestructuras ferroviarias que ya no se utilizan se están reutilizando. Las vías se convierten en rutas para caminar o pasear en bicicleta y las estaciones en hoteles o restaurantes

25 feb 2017 / 07:01 h - Actualizado: 24 feb 2017 / 22:26 h.
  • Vías férreas con doble uso
    Un grupo de ciclistas pasea por la denominada vía verde de la Sierra. \ El Correo
  • Vías férreas con doble uso
    La antigua estación de San Bernardo que ahora alberga un mercado. \ Manuel Gómez
  • Vías férreas con doble uso
    La anitgua estación de Plaza de Armas reconvertida en centro comercial. / M.R.R.

El ferrocarril es uno de los medios de transporte menos contaminantes que existe en la actualidad y que además cuenta con un valor añadido: las instalaciones que ya no tienen uso ferroviario o nunca lo han tenido se están reutilizando. En antiguas estaciones de tren se han instalado hoteles, centros comerciales, restaurantes, albergues, escuelas taller, aulas de naturaleza y hasta mercados, entre otros negocios. Además, los antiguos trazados ferroviarios se están acondicionado para ser transitados por cicloturistas o caminantes. Son las vías verdes que a partir de 1993 se comenzaron a recuperar gracias a la Fundación de Ferrocarriles de España.

En ese año en España existían más de 7.600 kilómetros de líneas que no tenían servicio de trenes, o que nunca llegaron a tenerlo. De ellos, 2.500 han sido convertidos en 120 vías verdes, de ellas seis discurren en su totalidad o en parte por la provincia de Sevilla, con un total de 176,17 kilómetros, aunque no todos están en buen estado. Estas vías verdes son la de la Sierra –en la Sierra Sur–, Campiña, Itálica, Sierra Norte, El Ronquillo y Los Alcores.

La que cuenta con un itinerario más amplio es la de la Campiña, con un total de 84,52 kilómetros, que enlazan Córdoba con Marchena, aunque en la provincia cordobesa no está en buenas condiciones. Esta ruta permite visitar ciudades con un patrimonio más que atractivo como Córdoba, La Carlota, Écija, Marchena y La Luisiana.

A esta vía le sigue en importancia por su longitud la de la Sierra. Tiene 36 kilómetros y pasa por Olvera y Puerto Serrano, ambos de Cádiz, y por los municipios sevillanos de Coripe, Montellano y El Coronil. En esta ruta las estaciones de Puerto Serrano, Coripe y Olvera se han reconvertido en hotel-restaurante, mientras que la de Zaframagón es actualmente un centro de interpretación, observatorio ornitológico y centro de visitantes. Como curiosidad por esta vía, que cuenta hasta con túneles, nunca circuló un solo tren.

La de Los Alcores es la tercera en importancia si se tiene en cuenta su extensión. Tiene como recorrido el del antiguo Tren de Los Panaderos, a lo largo de 25 kilómetros, entre Carmona y Alcalá de Guadaíra. Su itinerario permite descubrir núcleos de población milenarios, que se situaron en diversos puntos del escarpe, desde la Edad del Bronce y de los que quedan vestigios tales como la Necrópolis Romana de Carmona y los Castillos de Mairena del Alcor, del Gandul y de Alcalá de Guadaíra.

La vía verde de la Sierra Norte enlaza la estación de Cazalla-Constantina y el Cerro del Hierro. Son un total de 18,7 kilómetros que recorren un paisaje verde, pasando por el antiguo yacimiento de Cerro del Hierro y por el nacimiento de Huéznar.

En esta comarca de la Sierra Norte hay otra vía verde, la de El Ronquillo. Tiene 9,2 kilómetros y ocupa parte del trazado del ferrocarril Minas de Cala (Huelva)-San Juan de Aznalfarache. En este itinerario la antigua estación de El Ronquillo se ha rehabilitado y se ha transformado en hotel restaurante.

Por último, está la vía verde de Itálica. Cuenta actualmente con 2,75 kilómetros. Parte de la Isla de la Cartuja y llega hasta el municipio de Camas.

Además de estos recorridos, se encuentra la vía verde que están impulsando los ayuntamientos de Pedrera y La Roda de Andalucía, conocida como Las Lagunas, un proyecto que lleva perfilándose desde hace dos años y que ahora se verá impulsado gracias a los fondos del plan Supera de la Diputación. Todo comenzó cuando los dos consistorios, junto al de Estepa –que no destinará su parte del plan provincial a esta iniciativa debido a que urgen otro tipo de actuaciones en el municipio–, firmaron un convenio con el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) para la cesión de los terrenos de la inutilizada vía férrea La Roda-Pedrera, con el objetivo de reconvertir este antiguo trazado en una vía verde.

Otro municipio que también se ha comenzado a movilizar para poner en valor sus antiguas vías ferroviarias y toda su infraestructura ya en desuso es El Castillo de las Guardas, con esta ruta el Ayuntamiento cree que se dará un impulso a la economía de la localidad.

Aunque podría decirse que el número de vías verdes de la provincia prácticamente cubren todas las comarcas, todavía queda mucho camino por recorrer. Sevilla no se encuentra a la cola en la puesta en servicio de estos itinerarios, pero hay provincias como Jaén, donde se ha trabajado a un ritmo mucho más rápido, ya que desde hace años viene apostando por el turismo de interior.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016