jueves, 15 noviembre 2018
02:40
, última actualización
Encuesta Deimos para El Correo. Municipales 2015

24M en Sevilla: Incertidumbre hasta el final

Sondeo sobre intención de voto en Sevilla realizado por Deimos Statistics para El Correo de Andalucía

16 may 2015 / 21:01 h - Actualizado: 18 may 2015 / 11:08 h.
  • 24M en Sevilla: Incertidumbre hasta el final
  • 24M en Sevilla: Incertidumbre hasta el final
  • 24M en Sevilla: Incertidumbre hasta el final
  • 24M en Sevilla: Incertidumbre hasta el final

Una pelea voto a voto. El escrutinio de las municipales del próximo 24M en Sevilla no será apto para cardíacos. El estudio de opinión realizado por Deimos Statistics para El Correo de Andalucía dibuja un panorama de empate técnico entre PSOE y PP, igualados en concejales (11) y separados por menos de dos puntos porcentuales. Juan Espadas ha conseguido revocar la histórica ventaja que el Partido Popular recaudó hace cuatro años y toma la delantera por la alcaldía hispalense. El candidato socialista obtendría el mayor número de sufragios, cosechando un 31,7 por ciento de apoyos. El actual alcalde y cabeza de lista popular, Juan Ignacio Zoido, le pisaría los talones, a muy corta distancia (30 por ciento), pero sería el gran damnificado de la segunda cita electoral del año, con un desplome sin precedentes de hasta 20 puntos.

El batacazo de nueve concejales del Partido Popular se explica, además de por el desgaste de gobierno y el voto de castigo al partido a nivel nacional, por la atomización de la cámara local, en la que entrarían de lleno dos nuevos actores, hasta ahora inéditos, Ciudadanos y Participa Sevilla; y por la merma de dos concejales en el Pleno municipal, consecuencia directa de la reducción del padrón por debajo de los 700.000 habitantes. De esta forma, la situación del Ayuntamiento más allá del 24M será diametralmente opuesta a la actual: pasaría de una mayoría absolutísima al arcoíris de cinco bloques, todos muy alejados de la nueva frontera para la mayoría absoluta, situada en los 16 concejales.

Sin embargo, ni la reducción de ediles ni el ingreso de nuevas formaciones causa efecto negativo en el PSOE. Las huestes de Espadas sumarían los mismos concejales que hace cuatro años, con un aumento de más de dos puntos en el porcentaje de apoyo. En aquella concurrencia electoral, el socialismo sevillano encajó una de las derrotas más severas de su trayectoria democrática municipal. Ahora parecen resistir la marea de descontento ciudadano con los grandes partidos y se postulan como una alternativa firme al gobierno de la urbe, espoleados por los excelentes resultados obtenidos en las andaluzas del pasado mes de marzo, cuando consiguieron ser la fuerza más votada, con aún más ventaja que la supuesta ahora por el estudio de opinión. Ese punto de inflexión ha derivado en la reacción casi in extremis del histórico partido de la rosa, que puede desembocar en una remontada hasta hace poco inesperada.

Ciudadanos irrumpe con fuerza, a pesar de la aún candidez del partido en faenas públicas, y se encarama como tercera opción ciudadana. Los naranjas han dinamitado el espectro ideológico de la derecha y encarnan una amenaza muy seria para el Partido Popular, que puede desangrarse desde estribor. El recuerdo de voto de la encuesta cifra en el 16 por ciento las papeletas que emigrarán del Zoido de 2011 al Millán de 2015, líder de C’s en Sevilla. Obtendrían el 12,8 por ciento de la estimación de voto, que se traduce en cuatro concejales, insuficientes para apuntalar el gobierno de mayoría de uno de los dos grandes partidos, pero a todas luces labrados desde la atracción al votante conservador de distritos tradicionalmente afines al PP.

El segundo de los movimientos emergentes es Participa Sevilla, un partido formado por miembros de Podemos, a pesar de que la ejecutiva de la formación morada en la ciudad hispalense se afanó en anunciar que «no son lo mismo». La lista que encabeza Susana Serrano cuenta también con integrantes de la fallida agrupación Ganemos, que hace sólo medio año se postulaba como una de las grandes sorpresas de este 24M. El estallido de la coalición y el aún desconocimiento sobre quién es Participa, capa las expectativas de este partido que nace con la intención de capitalizar el efecto indignado. Aun así, con el 8,1 por ciento pueden llegar hasta los tres concejales. A poco más de un punto de distancia, Izquierda Unida mantiene el tipo y emula sus dos concejales de 2011, superando los vaticinios que daban por muerta a la coalición, que presenta una lista muy renovada a las municipales encabezada por Daniel González Rojas.

Las quinielas pueden saltar por los aires con la puesta sobre el tablero del voto indeciso, instalado en el 35,6 por ciento. Estos electores son, a día de hoy, el porcentaje más elevado y el destino de su papeleta determinará quién va a gobernar la capital andaluza. En cuanto al sondeo de voto directo, está tan apretado como la estimación. También lo comanda el PSOE, con el 26,1 por ciento, por el 24,7 del PP.

Con estos ingredientes, la encuesta que ha realizado Deimos durante esta semana a un universo de 806 sevillanos con derecho a voto, según cuotas de población por distrito, sexo y edad, presenta un auténtico empate técnico. Una partida en tablas que puede afluir en noche electoral con dos alcaldes, un déjà vu de los comicios de 2007 y 1995, en los que PSOE y PP empataron a 15 y 10 concejales, respectivamente. Sólo con pactos se alcanzó el gobierno en estos dos precedentes. El 24M estará abierto hasta el 13J.

PACTOS, FÓRMULA PELIAGUDA Y RECHAZADA POR EL CIUDADANO

De las nueve elecciones municipales que ha vivido Sevilla, sólo en dos se ha cosechado una mayoría absoluta. Ocurrió en las del 83 (19 ediles, Manuel del Valle, PSOE) y las últimas del 2011 (20 ediles, Juan Ignacio Zoido). Las décimas también parecen adherirse a la dominante: minorías y mucha igualdad. Según la encuesta Deimos, cabe pensar que el gobierno sólo se conseguirá gracias a un pacto de gobierno. ¿Y por qué no en minoría? Puede resultar que sea la lista más votada la que, lejos de encontrar apoyos de otras formaciones, en un contexto de cámaras multipartidistas, decida asumir en solitario la gestión municipal. A esto se une la opinión pública, que apuesta por el gobierno del partido con más sufragios en un 63 por ciento, contra el 37 que se inclina por pactos de gobierno. En esta tesitura, cabe destacar la pública apuesta de Zoido por volver a respetar la lista más votada, como ya hiciera –firmando ante notario– en 2011 y como reiteró en el Desayuno con el Candidato que mantuvo hace apenas una semana con El Correo de Andalucía. Los pactos, además, no son fáciles. Tanto a PSOE como al PP le harían falta dos fuerzas más para alcanzar la mayoría, y las opciones presentes están muy distantes ideológicamente. Los acuerdos que el ciudadano vería con mejores ojos son PP-Ciudadanos (14,6 por ciento) y PSOE–IU (9,6 por ciento).


Todos los vídeos de Semana Santa 2016