lunes, 21 agosto 2017
20:33
, última actualización
Internet

Ciberexpuestos a la delincuencia

Unas jornadas organizadas por CyberHeads y el despacho de abogados Ontier analizan los peligros que acechan en la red

09 mar 2017 / 17:09 h - Actualizado: 09 mar 2017 / 21:15 h.
  • Pilar Lacasta, Eduardo Sanchís, Alicia Lerma y Joaquín Muñoz, ayer en la jornada sobre ciberseguridad organizadas por CyberHeads en el despacho Ontier. / Jesús Barrera
    Pilar Lacasta, Eduardo Sanchís, Alicia Lerma y Joaquín Muñoz, ayer en la jornada sobre ciberseguridad organizadas por CyberHeads en el despacho Ontier. / Jesús Barrera
  • Foto de familia de los participantes en la jornada. / El Correo
    Foto de familia de los participantes en la jornada. / El Correo

TAGS:

¿Se ha preguntado alguna vez cuánto sabe la red de su vida? o ¿si funciona el derecho al olvido? Estas son algunas de las cuestiones que ayer se plantearon en la jornada Ciberseguridad, nuevos desafíos en la cibercomunicación, la investigación privada, la informática forense y la defensa jurídica organizada por CyberHeads en la sede del despacho de abogados Ontier. Una charla en la que cuatro expertos expusieron los ciberpeligros a los que estamos expuestos, pero también las soluciones para una comunicación segura porque «nos vemos inmersos en esto sin saber a los que nos enfrentamos», indicó la CEO y fundadora de CyberHeads, Pilar Lacasta.

Este despacho, especializado en servicios de cibercomunicación y gestión de crisis, ofrece asesoramiento tanto a particulares como a empresas sobre cómo manejar su reputación on line y cómo afrontar una crisis ante un ataque o problema en la red. «Es un mundo muy complicado y casi inmanejable», señala Lacasta, para la que es «imprescindible en cuidar la reputación, comunicar bien y hacer un esfuerzo en parecer lo que queremos ser».

Se trata de una cuestión importante porque ya no solo los jóvenes son los que cuelgan fotos o comentarios sin evaluar las consecuencias que puedan tener. «Cada vez son más las empresas que reclaman conocer el perfil del profesional antes de contratar y ya no solo es una cuestión que afecte a los jóvenes, sino también a nivel medio», destaca. En este sentido, la investigadora privada y directora general de Indicios y CTO de CyberHeads, Alicia Lerma, indica que las nuevas tecnologías permiten vigilar y obtener datos de una persona, «siempre de forma legal», que pueden ser utilizadas en procesos judiciales. «Bajas laborales simuladas, infidelidades o en casos de divorcios y custodia de menores», aclara.

Pero en internet y en las redes sociales no solo nos jugamos nuestra imagen y nuestra reputación, sino que fácilmente podemos ser víctimas de la ciberdelincuencia. «No somos conscientes del peligro al que estamos expuestos con el móvil. En nuestro bolsillo llevamos todos nuestros datos», señala el perito informático y CIO de CyberHeads, Eduardo Sanchís.

Este experto fue bastante gráfico en su exposición sobre los peligros que nos acechan en la red, máxime tras el boom de los smartphones que nos permiten estar conectados en cualquier lugar y en cualquier momento. «Ya es más importante lo que llevamos en el móvil que en el PC», en referencia a los datos personales o las aplicaciones con acceso a información como el correo o la cuenta bancaria. «Es tan fácil como escanear un código QR con un software malicioso o con enviar un correo con un enlace. Un software que se puede conseguir por 30 euros en internet», detalla ante el asombro de los asistentes a la jornada. «Logran claves de correo electrónico, o pueden activarnos la cámara o el micrófono y geolocalizarnos», explica, e incluso con nuestros datos pueden «trazar todos nuestros movimientos y conocer nuestras costumbres cotidianas».

El perito mostró a los asistentes a Celebrity, un ordenador con un software que puede analizar toda la información contenida en un PC o cualquier dispositivo que disponga de computadora. «Podemos detectar si se ha instalado una aplicación o un programa malicioso», señala.

Unos programas, los conocidos como ramsware, que pueden llegar a encriptarnos el ordenador. Es decir, «te bloquean el dispositivo y solo se puede liberar y recuperar la información si se paga una recompensa en bitcom, que no dejan rastro», detalla Sanchís. Pero el cibercrimen no deja de rastrear e investigar nuevas formas con la que conseguir un beneficio económico, no en vano esta actividad ilícita «supone el 0,8 por ciento del PIB mundial al año». El perito pone de ejemplo un caso que se está dando en el Metro de Madrid y en discotecas que consiste en hacer cargos a las tarjetas de crédito de 19,99 euros (los bancos alertan del cobro a partir de 20 euros) con solo aproximarse a la víctima gracias a un datófono creado para ello.

Ante todas estas estafas y ataques lo importante «no solo es acudir a un abogado o a la Policía», sino que en primer lugar hay que «asegurar las pruebas, no borrar nada», detalla el letrado experto en nuevas tecnologías de CyberHeads, Joaquín Muñoz. «No es cuestión de alarmarse, pero sí de tomar precauciones y saber actuar. Es algo que nos puede pasar a todos», puntualiza.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016