lunes, 22 julio 2019
10:12
, última actualización

Del legado romano a la Torre Pelli

Fitur 2017. Sevilla desembarca estos días en Madrid con una oferta de más de 350 monumentos declarados BIC en la provincia. El objetivo es conquistar y fidelizar a los viajeros especializados en turismo cultural

Manuel J. Fernández M_J_Fernandez /
19 ene 2017 / 08:15 h - Actualizado: 19 ene 2017 / 08:44 h.
  • La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, ayer durante la inauguración de Fitur. / El Correo
    La presidenta de la Junta, Susana Díaz, junto al alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y el de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, ayer durante la inauguración de Fitur. / El Correo

{Sevilla cuenta con un legado patrimonial de más de 3.000 años de historia. Cuantitativamente es la provincia andaluza que cuenta con más inmuebles declarados Bien de Interés Cultural (BIC), más de 350, entre monumentos jardines, zonas arqueológicas, sitios históricos y lugares de interés etnológico. Un atractivo extra que invita a «sacar músculo» para buscar nuevos visitantes en este 2017 y consolidar así el crecimiento turístico que se ha registrado el año pasado con 1,4 millón de pernoctaciones solo en la provincia.

«Hay otra Sevilla más allá de la Giralda, la Sevilla de los pueblos, con historia milenaria, cuyos vestigios conforman una oferta de turismo cultural difícilmente de superar», expuso ayer el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos en la primera jornada de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, Fitur 2017, en la que se marcaron las pautas para conquistar al selecto turista cultural.

Para dar a conocer la «importantísima» oferta monumental y patrimonial de Sevilla, la Diputación, a través de Turismo de Sevilla-Prodetur, ha editado una guía-catálogo que recoge toda la información, oferta y recursos culturales que atesoran los municipios y que en parte han sido recuperados en los últimos años gracias a las inversiones realizadas con fondos Feder o al plan de dinamización Campiña Turística. La publicación, profusa en datos e imágenes, fue presentada ayer y propone distintas rutas por la provincia, que van del Conjunto Arqueológico de Itálica o la Cueva de los Covachos en Almadén de la Plata hasta la moderna Torre Sevilla o Torre Pelli que se levanta en Chapina. Reclamos que conforman una variada oferta cultural y que se completa con «el abanico de recursos etnológicos y culturales del territorio, como el flamenco, la Semana Santa, el mundo del toro y el caballo o las ferias y fiestas populares que hacen de Sevilla un destino único», según recordó Villalobos.

Los encuentros y reuniones que se mantendrán estos días en Fitur irán dirigidos a amarrar este colectivo del turista cultural, que ofrece un perfil «muy concreto e interesante» para los destinos. En este sentido, el presidente de la Diputación señaló que se trata de un turista «menos estacional» pero que, no obstante, se distingue por hacer «un uso muy elevado» del hotel como medio de alojamiento y que, aunque suele hacer estancias más cortas, realiza «un gasto medio más elevado», con una media en torno a los 72,50 euros al día. El Estudio de las Características del Turismo Cultural en Andalucía detalla además que el mayor porcentaje de estos visitantes son mujeres, con edades comprendidas entre los 45 y los 65 años. Otra de las ventajas que tienen a su favor es la buena valoración que realizan de los destinos culturales que han ido visitando en Andalucía, a los que conceden un notable alto (8,8) sobre una valoración de 10.

En contra, sin embargo, está «el bajo grado de fidelidad» al lugar que visitan: poco más de un 40% de los visitantes repiten el destino. Frente a ello, el «empeño» de la Diputación es atraer este tipo de viajero y «ofrecerle distintas opciones para fidelizarlo». Es aquí donde entraría en valor el rico catálogo de patrimonio y otros productos como El Legado de Roma en Sevilla o la Guía de Museos y Centros de Interpretación de la Provincia, que se darán a conocer estos días en Madrid y que recuerdan el 1.900 aniversario de la muerte de Trajano y la llegada al poder de Adriano, «los dos emperadores que Sevilla dio al mundo romano».

Pero no solo de castillos o iglesias vive el turista cultural. Para hacer más competitiva la oferta sevillana, la cocina pone sabor a este paseo por la historia. Entre las experiencias gastronómicas destaca la de Territorio del Guadalquivir, presentada ayer por el conocido restaurante Manolo Mayo. El stand de Sevilla acogió una sesión de cocina en directo o showcooking en la que se elaboró pionono de esturión con crujientes de camarones. «Se trata de una receta elaborada a raíz de productos procedentes del río, como el esturión, y en la que se combina el sabor tradicional con la presentación más vanguardista», detalló Loly Rincón, jefa de cocina y una de las propietarias de este templo gastronómico de Los Palacios y Villafranca.

También la aceituna de mesa tuvo su papel en la sobremesa de Fitur. Luis Portillo, de El Pulpejo de Arahal, presentó un bacalao confitado de oliva virgen extra de aceituna de manzanilla, con mermelada de naranja y puré de aceitunas con corteza de bacalao. Bocados para abrir el apetito turístico. ~

Sevilla cuenta con un legado patrimonial de más de 3.000 años de historia. Cuantitativamente es la provincia andaluza que cuenta con más inmuebles declarados Bien de Interés Cultural (BIC), más de 350, entre monumentos jardines, zonas arqueológicas, sitios históricos y lugares de interés etnológico. Un atractivo extra que invita a «sacar músculo» para buscar nuevos visitantes en este 2017 y consolidar así el crecimiento turístico que se ha registrado el año pasado con 1,4 millón de pernoctaciones solo en la provincia.

«Hay otra Sevilla más allá de la Giralda, la Sevilla de los pueblos, con historia milenaria, cuyos vestigios conforman una oferta de turismo cultural difícilmente de superar», expuso ayer el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos en la primera jornada de la Feria Internacional de Turismo de Madrid, Fitur 2017, en la que se marcaron las pautas para conquistar al selecto turista cultural.

Para dar a conocer la «importantísima» oferta monumental y patrimonial de Sevilla, la Diputación, a través de Turismo de Sevilla-Prodetur, ha editado una guía-catálogo que recoge toda la información, oferta y recursos culturales que atesoran los municipios y que en parte han sido recuperados en los últimos años gracias a las inversiones realizadas con fondos Feder o al plan de dinamización Campiña Turística. La publicación, profusa en datos e imágenes, fue presentada ayer y propone distintas rutas por la provincia, que van del Conjunto Arqueológico de Itálica o la Cueva de los Covachos en Almadén de la Plata hasta la moderna Torre Sevilla o Torre Pelli que se levanta en Chapina. Reclamos que conforman una variada oferta cultural y que se completa con «el abanico de recursos etnológicos y culturales del territorio, como el flamenco, la Semana Santa, el mundo del toro y el caballo o las ferias y fiestas populares que hacen de Sevilla un destino único», según recordó Villalobos.

Los encuentros y reuniones que se mantendrán estos días en Fitur irán dirigidos a amarrar este colectivo del turista cultural, que ofrece un perfil «muy concreto e interesante» para los destinos. En este sentido, el presidente de la Diputación señaló que se trata de un turista «menos estacional» pero que, no obstante, se distingue por hacer «un uso muy elevado» del hotel como medio de alojamiento y que, aunque suele hacer estancias más cortas, realiza «un gasto medio más elevado», con una media en torno a los 72,50 euros al día. El Estudio de las Características del Turismo Cultural en Andalucía detalla además que el mayor porcentaje de estos visitantes son mujeres, con edades comprendidas entre los 45 y los 65 años. Otra de las ventajas que tienen a su favor es la buena valoración que realizan de los destinos culturales que han ido visitando en Andalucía, a los que conceden un notable alto (8,8) sobre una valoración de 10.

En contra, sin embargo, está «el bajo grado de fidelidad» al lugar que visitan: poco más de un 40% de los visitantes repiten el destino. Frente a ello, el «empeño» de la Diputación es atraer este tipo de viajero y «ofrecerle distintas opciones para fidelizarlo». Es aquí donde entraría en valor el rico catálogo de patrimonio y otros productos como El Legado de Roma en Sevilla o la Guía de Museos y Centros de Interpretación de la Provincia, que se darán a conocer estos días en Madrid y que recuerdan el 1.900 aniversario de la muerte de Trajano y la llegada al poder de Adriano, «los dos emperadores que Sevilla dio al mundo romano».

Pero no solo de castillos o iglesias vive el turista cultural. Para hacer más competitiva la oferta sevillana, la cocina pone sabor a este paseo por la historia. Entre las experiencias gastronómicas destaca la de Territorio del Guadalquivir, presentada ayer por el conocido restaurante Manolo Mayo. El stand de Sevilla acogió una sesión de cocina en directo o showcooking en la que se elaboró pionono de esturión con crujientes de camarones. «Se trata de una receta elaborada a raíz de productos procedentes del río, como el esturión, y en la que se combina el sabor tradicional con la presentación más vanguardista», detalló Loly Rincón, jefa de cocina y una de las propietarias de este templo gastronómico de Los Palacios y Villafranca.

También la aceituna de mesa tuvo su papel en la sobremesa de Fitur. Luis Portillo, de El Pulpejo de Arahal, presentó un bacalao confitado de oliva virgen extra de aceituna de manzanilla, con mermelada de naranja y puré de aceitunas con corteza de bacalao. Bocados para abrir el apetito turístico.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016