lunes, 12 noviembre 2018
17:45
, última actualización
La agitación vuelve a la calle

Dos portavoces de la protesta

Entrevistas. Los pensionistas y las mujeres marcaron por sorpresa la agenda social y política con dos multitudinarias manifestaciones este marzo. Y han demostrado que pueden seguir llenando las calles

25 may 2018 / 18:09 h - Actualizado: 29 may 2018 / 08:41 h.
  • Cristóbal Ráez (izda.) y Charo L. Gálvez. / El Correo
    Cristóbal Ráez (izda.) y Charo L. Gálvez. / El Correo

Cristóbal Ráez

Portavoz en Sevilla de la Coordinadora por el Mantenimiento del Sistema Público de Pensiones

«Vamos a seguir erre que erre hasta que se nos tenga en cuenta»

—¿Por qué salieron a la calle el 17 de marzo y de nuevo en otras ocasiones, la última el 26 de mayo?

—Porque lleva bastante tiempo. Nuestro mensaje se puede resumir en luchamos por las pensiones de hoy y sobre todo por las de mañana, aunque la tabla reivindicativa tiene 14 puntos e incluye una pensión mínima de 1.084 euros, subidas según el IPC real y la derogación del aberrante factor de sostenibilidad, que relaciona la pensión con la esperanza de vida.

—¿A qué atribuye que llenaran las calles este año y el año pasado no?

—Por una labor de concienciación. En los años de crisis hemos vivido resignados. En los de recuperación, llega la carta de Fátima Báñez en la que anuncia una subida del 0,25% de la pensión y no hemos podido aguantar. La carta encendió la mecha.

—¿No ha hecho falta entonces mucho esfuerzo para ocupar las calles?

—No hemos surgido por generación espontánea. Han proliferado movimientos, mareas, que preguntan «¿Qué pasa con las pensiones?» y eso ha supuesto que la gente haya ido tomando conciencia. Y está la labor de información, en los barrios, en charlas, en pueblos y asociaciones de vecinos. Un esfuerzo que parte de nosotros mismos, y que con Facebook, Telegram y Whatsapp llega a muchísima gente.

—¿Habrá más movilizaciones?

—No hemos parado. Nuestras reivindicaciones están intactas. Lo que nos han concedido en los Presupuestos Generales del Estado son migajas que intentan la desmovilización, pero vamos a seguir erre que erre hasta que se nos escuche y se nos tenga en cuenta.

—¿Qué han conseguido con sus movilizaciones?

—Hemos demostrado que sí se pueden pagar nuestras pensiones y las futuras. Donde antes no había dinero ahora parece que sí hay, y como no hemos logrado la actualización con el IPC real ni la derogación del 0,25%, volveremos, seguiremos.

—¿Han sentido el peso de la Ley Mordaza?

—Somos un colectivo pacífico y así logramos romper el cordón policial y llegar en su día al Congreso.


Charo L. Gálvez

Portavoz de la Plataforma 8 de Marzo en Sevilla

«El fallo de la Manada muestra que tenemos el pulso de la calle»

—¿Por qué el 8 de marzo de 2018 ha sido mucho más multitudinario que los de 2017, 2016...?

—No hay una sola causa, aunque este año la huelga feminista hizo que la manifestación tuviera mayor repercusión. Esa fecha ha estado en todos los medios de comunicación. También ha habido un cúmulo de organizaciones de mujeres que han conseguido llegar a más sectores. Los medios de comunicación tienen mucho poder: que se sumaran las mujeres periodistas sumó a mujeres a las que no llegaba el discurso más militante y activista. Por último, en ciudades como Sevilla, donde llevamos 20 años de trabajo, la participación (120.000 personas) fue mayor que en ciudades sin ese trabajo previo.

—¿Habrá más movilizaciones?

—La Plataforma 8 de Marzo siempre ha convocado manifestaciones el 25 de noviembre (Día contra la Violencia de Género). Ahora estamos mejor situados y coordinados con otros colectivos y además de la manifestación, queremos debates, jornadas y difusión para que cale el mensaje. Improvisar una movilización como la que dio respuesta al fallo de la Manada demuestra que tenemos cogido el pulso a la calle. Ante hechos flagrantes como el que supuso esta sentencia es bueno que estemos en la calle.

—¿Qué han logrado desde la calle?

—Es difícil de valorar en tan poco tiempo. Se habla de feminismo, de igualdad y de derechos humanos de la mujer y ya no es un mensaje minoritario ni motivo de mofa. Esa mayor sensibilidad es un paso adelante, pero la vida de las mujeres sigue igual: sigue la violencia de género, sigue la brecha salarial.

—¿Han tenido problemas con la Ley Mordaza?

—Con esta y con la anterior. Vamos a recurrir una multa de 700 euros por el 25 de noviembre de 2016, cuando la arbitrariedad de un agente nos multó por ocupar el carril de tráfico de la Alameda, para el que teníamos permiso gubernativo. Éramos 10.000 personas.

—¿Las redes sociales movilizan o desmovilizan?

—Ayudan en el sector más joven, pero lo que llama son los medios de comunicación clásicos. Eso sí, sin redes sociales la manifestación del día de la Manada hubiera sido impensable.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016