domingo, 21 enero 2018
00:12
, última actualización

El Alcázar luce su trono turístico

El palacio encadenó, con casi 1,8 millones de visitas en 2017, su cuarto récord de afluencia

14 ene 2018 / 08:46 h - Actualizado: 14 ene 2018 / 08:48 h.
  • Los visitantes volvieron a llenar las estancias del Real Alcázar en 2017. / Manuel Gómez
    Los visitantes volvieron a llenar las estancias del Real Alcázar en 2017. / Manuel Gómez

El Real Alcázar sigue subido a su trono turístico, aquel que conquistó definitivamente al abrigo del despertar turístico de la ciudad y, en concreto, la grabación de la popular Juego de Tronos, que ha servido para redescubrir, tanto para el sevillano como para el forastero, el primer monumento civil de Sevilla y palacio en uso más antiguo de Europa. No en vano, el monumento declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco encadena cuatro años de récord tras récord. En 2012, el Alcázar cerró con 1.195.476 visitas, es decir, 600.000 menos que el nuevo techo establecido para 2017, con 1.799.465 personas, con un incremento del 10,98 por ciento (178.110) con respecto al año anterior.

Los meses de más afluencia al recinto palaciego coincidieron con los más importantes del turismo en la ciudad: mayo (200.790), octubre (199.213) y abril (191.451). Del volumen total de visitantes, 368.249, un 20,46 por ciento, efectuaron su reserva online, frente al 11,46 por ciento del ejercicio anterior y el 5,58 por ciento de 2015. De hecho, el año pasado se habilitó la adquisición de entradas a través de cualquier dispositivo móvil y también para hacerlo en el mismo día y no esperar al siguiente, en el marco de la estrategia para incrementar la venta online de entradas al tiempo que mejorar la planificación de la visita. Se ofreció la posibilidad, además, de reservar por internet las entradas gratuitas de los lunes –de 16.00 a 17.00 horas de octubre a marzo–.

El aumento va en consonancia con el boom turístico del destino Sevilla, que aflora cifras históricas en todos los frentes, como se atestigua en los resultados del aeropuerto de San Pablo, que ha roto por primera vez la barrera psicológica de los cinco millones de pasajeros. Ese detalle no ha pasado por alto por el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, que señaló que el aumento de visitantes va «parejo al crecimiento del turismo en la ciudad», aunque con el aporte añadido de «la amplia y varia programación cultural e infantil concebida por el Patronato para extender el conocimiento del conjunto monumental entre la propia población sevillana». No en vano, ha continuado al alza las entradas de sevillanos, que ya se vieron incrementadas en un 20 por ciento al cierre del ejercicio 2016.

En el conjunto de 2017 se celebraron en el Real Alcázar 787 eventos, con un incremento anual del 6,6 por ciento. De ellos, 727 (un 92,37 por ciento) fueron oficiales. Y de estos eventos, 510 (un 64,80 por ciento) fueron conciertos, funciones de teatro y visitas guiadas, mientras que el resto fue de actos de diversa índole, entre ellos las distintas actividades infantiles que se desarrollaron en verano o durante las vacaciones escolares de Navidades, exposiciones, actos institucionales, presentaciones de libros, conferencias, rodajes o reportajes fotográficos de medios de comunicación.

En el caso del Cuarto Real Alto del Real Alcázar de Sevilla, con entrada y adicional a la del propio monumento y organizada por grupos, contabilizó 41.235 visitas en el conjunto del año 2017, distribuidas en 2.882 grupos.

En cuanto a la recaudación –sumadas entradas y eventos–, se elevó a 14,91 millones en 2017, con un aumento del 28,48 por ciento con respecto a la registrada en 2016. Unos suculentos ingresos que, a partir de 2018, serán compartidos con el Instituto de la Cultura y las Artes (ICAS), fruto de convenio donde el Alcázar destinará un máximo de tres millones a este organismo al incluir su entrada general la visita al Antiquarium, el Museo de la Cerámica de Sevilla y demás espacios museísticos gestionado por el Ayuntamiento.

Labor patrimonial

Muñoz también resaltó, además de la aportación turística y cultural del Alcázar, la labor «permanente y silenciosa» de rehabilitación patrimonial, como la restauración de parte de la amplia colección arqueológica del monumento que se podrá disfrutar en una sala expositiva en el semisótano del Palacio de Pedro I, que «antes era un almacén lleno de escombros». De hecho, el delegado ha realizado recientemente una visita al taller donde se han culminado estos trabajos de restauración.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016