martes, 25 junio 2019
11:19
, última actualización

El Caixafórum se sitúa entre los primeros de España

Robert Capa, el British Museum, el lado infantil del cine y las vanguardias históricas del arte componen el programa de la nueva temporada de un centro que cumple su primer año.

16 ene 2018 / 14:12 h - Actualizado: 16 ene 2018 / 20:11 h.
  • El Caixafórum se sitúa entre los primeros de España

A punto de cumplir su primer año de existencia en marzo próximo, el Caixaforum de Sevilla ya es el cuarto de los ocho que hay en España en número de visitantes: acercándose al cuarto de millón –exactamente, 229.328 en diez meses–, tiene por delante los centros de Barcelona (748.000 visitas en 2017), Madrid (622.000) y Palma (309.000), y deja atrás a los de Zaragoza, Tarragona, Lérida y Gerona. Es el ranking que ayer, con moderado optimismo, presentaban en Sevilla los responsables de la institución mientras daban a conocer la programación de aquí a agosto próximo, que tendrá cuatro enormes patas: el mítico fotógrafo Robert Capa, esculturas griegas del British Museum londinense, el cine y la infancia y, por último, un paseo por las vanguardias históricas del arte.

En un acto con la prensa, la directora general adjunta de La Caixa y máxima responsable de todos los Caixaforum, Elisa Durán, celebró el éxito de este «modelo único» de epicentro cultural basado en «establecer una red nacional que permita acercar las exposiciones y actividades a toda la ciudadanía» nacional; éxito que cifró en 5.900.000 visitantes en España. Junto a Durán concurrieron el director territorial de la entidad en Andalucía, Rafael Herrador; el director de Cultura de la Fundación La Caixa, Ignasi Miró; y el director del centro sevillano, Moisés Roiz. Los cuatro dibujaron un panorama optimista: la idea es que, pese al estallido inicial de interés que suele acompañar a la creación de este tipo de instituciones y que dispara las cifras siempre en el primer año, estas se mantengan en lo sucesivo, favorecidas por la apertura este verano del centro comercial anexo y sus 3.000 plazas de aparcamiento y, con ello, por la mejora de los flujos de gente y los accesos, que sin ser malos ahora mismo se antojan algo confusos. Si la Cartuja acaba convirtiéndose, como soñaba ayer Herrador, con una especie de Isla de los Museos al estilo de la que tienen en Berlín, eso ya dependerá de otros factores y del largo plazo; de momento, la dinamización del antiguo territorio de la Expo salta a la vista, agrupando en un pañuelo estas instalaciones, la Fundación Tres Culturas, el Pabellón de la Navegación, el Centro Andaluz de Arte Contemporáneo, el Monasterio de Santa María de las Cuevas, el Parque Fluvial de Magallanes... y lo que entre ellos sean capaces de plantear al calor de la palabra más de moda: sinergia. Pero esa es otra.

La de ayer, por lo que hace al balance de estos primeros diez meses de funcionamiento, lo que hacía era presentar cuentas: de todo lo organizado hasta ahora –la exposición de Fortuny, la de Disney, ¡Mirame!...– lo que más éxito de asistencia ha tenido ha sido la muestra de Anglada Camarasa (60.628 visitas), seguida por la de Joaquín Sorolla ( 56.012). Sobre cuánto y cómo se compite con otros centros culturales sevillanos y quién tiene más larga la cola de público, Elisa Durán solo dijo que no les interesa en absoluto esa modalidad de competición; que lo suyo es, insistió, «aportar una nueva forma de ocio, las visitas de calidad y que las personas que vienen salgan habiendo aprendido algo que antes no sabían». Y si pese a todo existiera la tentación de querer repetir aciertos tirando de temas similares para futuras muestras, la directora de la Fundación La Caixa, se previno: «Queremos no tener en cuenta que las exposiciones más exitosas marquen la pauta» y que los temas «muy ligados a Sevilla» que se han visto este año no sean necesariamente la tónica para la elección de las ofertas.

Exposiciones

En cuanto a la programación para estos meses, comienza el 7 de febrero con Robert Capa en color, primera exposición de la temporada y que inicia precisamente en Sevilla su periplo por otros Caixaforum. Se centra en la faceta más desconocida de un fotógrafo que, cuando se cita en una conversación, las imágenes que evoca son tragedias de una guerra en blanco y negro. Aquí se verán muchas de sus instantáneas en color, entre ellas sus retratos de Pablo Picasso, Humphrey Bogart, Ava Gardner y Truman Capote.

Desde el 21 de marzo, la institución del Paseo de los Descubrimientos trae la primera muestra organizada en Sevilla en colaboración con el British Museum: Agón, la competición en la antigua Grecia, donde se explora el espíritu competitivo que imperaba en la sociedad griega a partir de diversas obras del museo londinense: armaduras, esculturas, joyas, monedas, cerámica... y sobre todo, un pedazo de friso del Mausoleo de Halicarnaso, una de las siete maravillas de la Antigüedad, que por primera vez sale de la capital británica.

Cine y emociones, a partir de junio, se asoma al papel de la infancia en el arte de la gran pantalla. Será, explican, una «experiencia inmersiva» a partir de diversos recursos: iluminación, color, proyecciones en pantallas de distintos tamaños, reproducciones de personajes (King Kong entre ellos)...

Y finalmente, en julio, tiempo para Las vanguardias históricas. Construyendo nuevos mundos 1914-1945, una relectura de las primeras décadas del siglo XX a través de obras procedentes del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y de la colección Alfaro Hofmann.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016