martes, 11 diciembre 2018
08:23
, última actualización

En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»

El candidato de IU, Daniel González Rojas, visita Tiro de Línea, Cartuja, el centro y Valdezorras explicando propuestas y haciendo gala de una modesta campaña basada en un dispendio de entrega e implicación de la militancia

19 may 2015 / 09:26 h - Actualizado: 19 may 2015 / 09:29 h.
  • En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»
  • En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»
  • En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»
  • En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»
  • En coche prestado para darle «la vuelta a la ciudad»

IU está derrochando en esta campaña. Y mucho. La formación que encabeza Daniel González Rojas en Sevilla se patea todos los días de campaña la ciudad, de punta a punta, con un dispendio de... de todo menos dinero. De ilusión, de entrega de sus militantes, de trabajo...

Cuenta con un presupuesto de 5.000 euros dedicados, casi en su totalidad, a publicidad, a los que hay que sumar el coste de las 20 vallas que corre a cargo del federal. Así que no es de extrañar que el candidato de IU no tenga ni furgoneta ni monovolumen ni minibús de partido, como otros. Eso sí, tiene chófer y catering a su disposición.

Va de un lado para otro gracias a Esther Vargas. La coordinadora de la asamblea de IU en Macarena-San Jerónimo y número 12 de la lista es conductora de autobús, pero sólo trabaja los fines de semana para una empresa que alquila coches para bodas y una furgoneta discoteca, así que le ha pedido a su padre su modesto y pequeño coche y lo ha puesto a disposición de González Rojas. Lleva dos años sin un trabajo estable y digno y está convencida de que sólo IU puede resolver la situación que viven muchos sevillanos como ella.

Es puntual, busca la sombra y todos los días ofrece al candidato y a su equipo –el coordinador de campaña y el de comunicación– un buen tentempié: chucherías y agua fresquita. Y si hacen faltan tiritas, pues también. Todo un derroche de colaboración que el joven alcaldable agradece como si de un aperitivo de cinco estrellas se tratase.

Barrio a barrio

Una vez en el coche del padre de Esther, la agenda empieza a correr. Ayer, a las 8.00 de la mañana, reunión del equipo con la planificación de la semana, estrategias y encuestas sobre la mesa. Una hora más tarde, González Rojas atendió una entrevista con este periódico y a las 11.00, junto al parlamentario andaluz de IU José Antonio Castro, repartió publicidad en el Tiro de Línea arrancando desde la plaza Alcalde Horacio Hermoso, donde atendió a los medios de comunicación, para pasar al mercado de abastos y a las calles cercanas, donde pudo comprobar que existen locales comerciales municipales vacíos, pese a la reclamación de las asociaciones de vecinos que piden poder aprovecharlos.

Pero paremos el reloj. «Las plazas de abastos son un termómetro electoral incluso más fiable que una encuesta», comentaba un vecino, así que analicemos cómo fue recibido González Rojas. El candidato de IU derrochó simpatía –aunque @rojosevillano es más popular en las redes sociales que en la calle– para explicar su apuesta por el pequeño comercio frente a las grandes superficies comerciales que «crean poco empleo y precario, mientras destruyen puestos de trabajo de calidad y estable, el de las tiendas de barrio». Con este discurso, evidentemente, obtuvo respaldos detrás del mostrador.

Con Francisco Ávila, representante de los placeros, como guía de lujo, González Rojas escuchó quejas por la compleja y larga burocracia para abrir un negocio, por las costosas tasas, por la poca atención al autónomo, por los «olvidos» de Zoido en barrios como el Tiro de Línea... Y comprobó de primera mano que hay mucho indeciso. Incluso tuvo tiempo para saltar como un resorte. Al oír «son todos iguales», replicó «no». «Si no cumplimos, los vecinos nos podrán echar antes de que acabe el mandato, está en nuestro programa», espetó el candidato de IU haciendo alusión a su propuesta para revocar a los cargos. Con un 20 por ciento del censo los ciudadanos podrían presentar una moción de censura y «el alcalde se iría a su casa».

Quien no quería irse a casa era Dolores Escudero, histórica líder vecinal que reivindicaba ayer una subida de las pensiones porque «con 300 o 400 euros no se puede vivir». «No se puede ser servidor público con un sueldo de 9.000 euros», insistía Dolores apostillando que no lo decía «por Daniel». «Hay que votar a IU porque son los que trabajan», hacía valer Rosario, militante de la federación y líder vecinal del Polígono Sur.

Entre tanto, los placeros deseaban suerte a González Rojas, éste les devolvía un guiño cómplice y las vecinas del barrio insistían en que es más guapo «en persona». «En la publicidad está más gordito». «Será que adelgazó en la campaña por el estrés», concluían tras aplaudir algo que, a priori, puede ser un hándicap: sus 27 años.

Y como el reloj corría, al coche del padre de Esther. Destino: Cartuja. El presidente de la Confederación de Entidades para la Economía Social de Andalucía, José María Algora, lo recibió. Un encuentro con la dirección de Cepes le esperaba, al igual que más prensa y un antiguo miembro del gobierno local: Francisco Manuel (Lolo) Silva, concejal de IU que dimitió tras varios escándalos y que ahora trabaja en Feansal (federación de asociaciones laborales de Andalucía).

Algora recordó que con IU en el gobierno de la ciudad se firmó un pacto por la economía social pionero que, según González Rojas, el PP «desmanteló» y que ahora IU quiere recuperar. En Cepes encontró muchos aliados.

Tras un rápido almuerzo en un bar de Cartuja, el coche del padre de Esther se plantó en el Centro, donde el Colegio oficial de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales de Sevilla les esperaba para escuchar sus propuestas. Para acabar la agotadora jornada, los mayores de Valderrozas lo recibieron ávidos de conocer su programa para «darle la vuelta a la ciudad». Otro dispendio, esta vez, de entusiasmo, de ganas de ver «un cambio».


Todos los vídeos de Semana Santa 2016