lunes, 19 agosto 2019
08:01
, última actualización

Los bares que cerraron en la Madrugá perdieron el 20% de su facturación

La Asociación de Empresarios Hosteleros de Sevilla reclama que estas «medidas desproporcionadas» no se apliquen en la fiesta del año que viene

04 abr 2018 / 16:44 h - Actualizado: 04 abr 2018 / 17:09 h.
  • Policía Local en la Madrugá sevillana. / Manuel Gómez
    Policía Local en la Madrugá sevillana. / Manuel Gómez

La Asociación de Empresarios Hosteleros de Sevilla ha alertado de que los negocios del casco histórico afectados por las “limitaciones” promovidas por el Ayuntamiento hispalense para mejorar la seguridad durante Semana Santa han perdido un 20,3 por ciento de su facturación respecto a 2017. Por eso, reclaman que estas “medidas desproporcionadas” no se apliquen en la Semana Santa de 2019, avisando de que muchos de los empresarios afectados sopesan cierres parciales en el caso de que el Consistorio no dé marcha atrás.

En un comunicado, la patronal de la hostelería ha señalado las nuevas medidas de prevención incorporadas este año al dispositivo de seguridad de la Semana Santa sevillana, después de que la última Madrugada del Jueves al Viernes Santo estuviese marcada por estampidas y tumultos que dejaron más de cien lesionados y heridos, 17 de los cuales requirieron ingreso hospitalario.

Como consecuencia de los incidentes, fueron arrestadas más de diez personas por presuntos delitos de desórdenes públicos o contra los sentimientos religiosos, siendo tres de ellos encarcelados de modo provisional.

«Cierre adelantado» de bares

En concreto, además del conocido aforamiento de las calles y cruces considerados conflictivos por la aglomeración de personas, el Ayuntamiento ha promovido este año otras medidas como un adelanto de dos horas en el cierre de los establecimientos de 49 calles del casco histórico durante la Madrugada del Jueves al Viernes Santo, también bajo la premisa de controlar la aglomeración de público y evitar incidentes.

Estas medidas, así como otras promovidas en la misma línea, han provocado según la patronal “importantes perjuicios económicos, menos contratación de personal y cierres anticipados de los negocios, lo que sin duda ha limitado de manera artificial la oferta gastronómica de la ciudad”. Según los hosteleros, los negocios afectados por estas limitaciones han facturado un 20,3 por ciento menos respecto a la Semana Santa de 2017 y un 37,5 por ciento de estos establecimientos optaron por adelantar su cierre ante “las dificultades para el desarrollo normal de la actividad”.

“En materia de empleo, si en la Semana Santa de 2017 el número de trabajadores afiliados con alta en la hostelería en el régimen general fue de 39.417, en la Semana Santa de 2018 el número de trabajadores afiliados ha sido de 39.391”, avisan los empresarios.

Los empresarios alertan

Dado el caso, la patronal alerta de que “de mantenerse las medidas restrictivas del Ayuntamiento para la Semana Santa de 2019”, extremo que pretende el Gobierno local socialista, “el 50 por ciento de los establecimientos afectados valoran como altamente probable el cierre de todas o algunas tardes tras los almuerzos”. Y es que “mientras los establecimientos hosteleros eran objeto de especial control y vigilancia, la venta ambulante campaba a sus anchas o determinados ciudadanos privatizaban la vía pública con sillas, mantas, sacos, fiambreras o cachimbas, sin ningún tipo de limitación”.

Por eso, los hosteleros reclaman al Ayuntamiento que no aplique en la Semana Santa de 2019 las “medidas desproporcionadas” promovidas este año.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016