martes, 27 junio 2017
00:15
, última actualización
Medio ambiente

Un huerto a 30 minutos

El Ayuntamiento plantea multiplicar la red y pasar de 13 a 31 parcelas lo que permitirá que desde cualquier punto de la ciudad exista uno de ellos a media hora

26 ene 2017 / 15:39 h - Actualizado: 27 ene 2017 / 23:55 h.
  • Un huerto a 30 minutos
    La red de huertos urbanos se multiplicará en la capital hispalense para estar presente en todos los distritos de la ciudad. / J.M. Paisano

Un huerto urbano a 30 minutos de cualquier punto de la ciudad. Este es el objetivo que se marca el Ayuntamiento de Sevilla para hacer de la capital hispalense un «referente nacional» en este campo. Para ello, estudia ampliar la red existente y pasar, a largo plazo, de 13 a 31 huertos urbanos que se localizarían en todos los distritos. «Queremos que sean un símbolo de la ciudad como lo es el carril bici. Estamos sentando las bases para mejorar y consolidar en primer lugar lo existente y para crecer y acercar los huertos a la población», explicó ayer el alcalde, Juan Espadas durante la presentación de un estudio, coordinado por Urbanismo, en el que se han analizado los huertos existentes y se ha realizado una revisión urbanística para determinar dónde se pueden ubicar nuevas parcelas.

En la actualidad Sevilla cuenta con 13 huertos urbanos que suman una superficie total de 274.800 metros cuadrados, con una parcela por cada 200 habitantes y un total de 1.380 parcelas. Todas ellas se localizan en grandes espacios verdes del Sistema General de Espacios Libres y se concentran en siete de los distritos, en su mayoría ubicados en la periferia de la ciudad. Con esta red, el 62,5 por ciento de la población tiene un huerto a menos de 30 minutos a pie o 15 en bicicleta. En varios de ellos se desarrollan ya programas de educación ambiental, ocio y formación, a través del programa puesto en marcha por la Delegación de Participación Ciudadana.

Esta situación, según apunta el estudio, «no cubre la demanda existente». Por ello, el planteamiento municipal, que ahora inicia un proceso de participación, es ampliar la red de huertos existente con el objetivo de que la ciudad cuente con 21 nuevas parcelas de distinto tamaño y en diferentes ubicaciones que están en disposición de acoger un huerto urbano y que pueden incorporarse de forma progresiva a la red. Algunos de los huertos se localizarían en barrios céntricos como Nervión o el centro contando para ello con espacios en los parques urbanos existentes. Así el estudio plantea albergar parcelas en el Parque Norte, Americano-Expo, Torneo Norte, Torneo Sur, la Ranilla, el Infanta Elena, central Este, Cruz del Campo, La Buhaira, Amate, Hacienda Su Eminencia, el Prado, los Príncipes, María Luisa, Celestino Mutis, Guadaíra-Olavide, los Bermejales y Cortijo El Cuarto. De esta forma, el 73 por ciento de la población tendría un huerto a 30 minutos.

Además, esta estrategia vendría acompañada de un fomento de las actividades divulgativas, formativas y de ocio saludable en los huertos urbanos, reforzando la iniciativa puesta en marcha en este mandato con talleres públicos y gratuitos en seis de los huertos urbanos que ya funcionan en la ciudad.

Parcelas multifuncionales

El estudio plantea además el desarrollo de un prototipo de huerto en el que se permita la convivencia de las labores agrícolas con otras lúdicas y mejore la imagen de estos espacios asemejándolos a los parques.

Para ello, proponen la instalación de vegetación envolvente para proteger su interior del ruido y ajetreo de la ciudad así como disminuir, en cierta medida, la contaminación procedente de la ciudad. En segundo lugar, se recomienda la creación de parcelas multifuncionales en el interior de los recintos para transformar los huertos urbanos de Sevilla en jardines públicos. Por último, se propone dotar al huerto de pérgolas equipadas con módulos que acojan todas las necesidades básicas asociadas a la actividad inherente a los huertos urbanos, propiciando así un espacio de sombra para la gestión o el reposo tras el trabajo.

Como estrategia complementaria a la implantación de grandes huertos en los parques, se propone un prototipo mínimo de 25x100 metros adaptado a pequeños espacios. Tamaño suficiente para acoger un huerto con garantías de funcionalidad. El 30 por ciento del espacio estaría destinado a usos asociados y el 70 por ciento restante a cultivos, donde se contemplarían parcelas destinadas a familias, a asociaciones, a centros educativos y un porcentaje mínimo del 2 por ciento destinado a personas con diversidad funcional.


  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016