martes, 23 abril 2019
17:26
, última actualización

Díaz se trae «oxígeno» pero aún no los 4.000 millones

El Gobierno libera 500 millones para engrasar servicios públicos y obras mientras queda pendiente mejorar el reparto autonómico

23 jul 2018 / 19:39 h - Actualizado: 24 jul 2018 / 08:12 h.
  • Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan al llegar a la Moncloa. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
    Pedro Sánchez y Susana Díaz se saludan al llegar a la Moncloa. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
  • Pose distendida de los dos líderes socialistas en el momento del pase para reporteros gráficos, antes de conversar a puerta cerrada. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)
    Pose distendida de los dos líderes socialistas en el momento del pase para reporteros gráficos, antes de conversar a puerta cerrada. / Juan Carlos Hidalgo (Efe)

Toda la puesta en escena –incluido el look que recuerda vagamente a una boda, ella de blanco, él de traje oscuro– se ha puesto al servicio de comunicar que todo son logros tras la reunión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, con la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

La comunidad autónoma contará con 500 millones de euros de manera «inmediata» («oxígeno», los llamó Díaz) para financiarse, que vendrán de la flexibilización de déficit –el Gobierno la deja endeudarse más– y de las entregas a cuenta. Sánchez se ha comprometido además a que Andalucía cuente con un plan especial de empleo en los presupuestos generales del Estado del año 2019.

Así lo anunció la propia presidenta de la Junta en la rueda de prensa posterior a la reunión de trabajo que mantuvo este lunes durante más de dos horas con Sánchez en la Moncloa, un encuentro al que se refirió como «cordial y productivo» para abrir un «nuevo tiempo» en las relaciones entre la Junta y el Gobierno tras la etapa de Mariano Rajoy al frente del Ejecutivo central, «que evidencia que Andalucía siempre gana con un gobierno socialista».

Díaz detalló que de esos 500 millones que recibirá Andalucía, 350 provendrán de la última flexibilización del déficit para las comunidades aprobada por el Gobierno, que concede dos décimas de margen para las autonomías; y el resto vendría de las entregas a cuenta que corresponderían a la comunidad.

La presidenta de la Junta destacó que los 500 millones servirán de «oxígeno» para la gestión de los servicios públicos andaluces mientras se pone en marcha el grupo «político» para abordar la reforma de la financiación autonómica, una de sus reivindicaciones, para la que logró sumar el apoyo de todo el Parlamento andaluz, salvo Ciudadanos, y que significaría una inyección de 4.000 millones de euros .

Esos 4.000 millones son para Díaz algo «irrenunciable» porque Andalucía está «infrafinanciada» y eso es algo en lo que, expresó, Sánchez coincide. «No renunciaremos ni a un euro», añadió la mandataria.

La presidenta trasladó a Sánchez la «necesidad urgente» de elaborar un modelo de financiación que «responda con justicia a las necesidades de los andaluces» en igualdad de condiciones y, a su juicio, «la mejor manera de garantizar la igualdad es garantizar los servicios públicos que necesitan recibir los españoles en igualdad vivan donde vivan».

Así, insistió en que la comunidad andaluza, «que está infrafinanciada», recibe 800 euros menos por habitante que la media.

Asimismo, Díaz enumeró otros compromisos conseguidos como «la salida a los mercados» de la deuda de Andalucía, «lo que nos permitirá financiarnos a un tipo más ventajoso y mejor» que a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) o la flexibilización de la regla de gasto, «incluyendo a los ayuntamientos, para que puedan gastar el superávit en infraestructuras o en medidas de empleo local».

Además, desveló que Sánchez se ha comprometido a que en los próximos presupuestos «se va a cumplir» con la disposición adicional tercera del Estatuto de Autonomía de 2007, un apartado «incumplido» por Rajoy. «Ha supuesto un atropello y un castigo con recortes de hasta el 36 por ciento», criticó.

Por otra parte, la presidenta celebró el compromiso de Sánchez con el empleo en Andalucía porque, como desveló, este se ha comprometido a que en los presupuestos generales del Estado haya un plan especial de empleo para la comunidad. «No era comprensible que Andalucía no tuviera uno y otras comunidades sí», subrayó.

En este sentido, ha avanzado que esta misma semana mantendrán un encuentro la titular del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Magdalena Valerio, y el consejero andaluz de Empleo, Empresa y Comercio, Javier Carnero, para cuantificar este documento.

Otro compromiso más adquirido en la reunión ha sido el de reforzar la seguridad en el Campo de Gibraltar con siete millones de euros «de forma inmediata», de ellos 5,50 en efectivos policiales y el resto en medios para que trabajen. Esta inversión servirá para dedicarla a la lucha contra el narcotráfico, una lacra que desafía al Estado en la zona del Estrecho.

Del mismo modo, la presidenta informó de otros compromisos de Sánchez como los referidos a «infraestructuras prioritarias» para Andalucía como la conexión ferroviaria de Algeciras-Bobadilla y de Granada y Almería a través del AVE, así como el Metro de Sevilla o la línea de alta tensión de Caparacena-Baza-La Ribina. Sobre todo destacó el compromiso del presidente con la conexión ferroviaria del puerto de Algeciras para que se aproveche la «enorme capacidad de crecimiento» de uno de los mayores puertos del Viejo Mundo y el mayor del Mediterráneo. También sobre en breve se firmará el convenio entre el Ayuntamiento de Sevilla, la Junta y el Gobierno central para la ampliación del Metro de Sevilla, una solicitud que se quedó en un «acuerdo verbal» con el anterior Gobierno.

Sobre el AVE a Granada, Díaz explicó que el Gobierno dará el «impulso económico» necesario para su puesta en marcha y, de hecho, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, acudirá «pronto» a Granada.

Por último, la presidenta reivindicó más carga de trabajo para Navantia y los astilleros andaluces. En este sentido, demandó el quinto petrolero para que «sea una realidad lo antes posible» y se traduzca en mayor seguridad para las instalaciones de Puerto Real (Cádiz), así como otros buques militares.

Asimismo, solicitó garantías para que «haya ayudas» a la aceituna de mesa en caso de que se materialicen los aranceles «injustos» del presidente de EEUU, Donald Trump, así como «el compromiso para que Andalucía no vuelva a salir perdiendo con la nueva Política Agraria Común (PAC)».

Estos asuntos a los que se ha comprometido Sánchez corresponden con las reivindicaciones que ha venido haciendo la Junta al Gobierno del PP y que, aunque eran «de justicia», no recibían más que «silencio», en opinión de Díaz.

Así, la presidenta recordó que en su último encuentro con Rajoy «no hubo frutos» y, con Sánchez ha sucedido «lo contrario» y se han acordado «puntos concretos para mejorar la vida de los andaluces».

Y la relación entre los dos líderes socialistas, antaño enfrentados, será ahora «leal», tras dejar a un lado las disputas de la primarias socialistas del año pasado, subrayó Díaz. Boda política, que al fin y al cabo nunca son para siempre.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016