martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización

Cuestiones para entretener el otoño

Observatorio taurino | Las cuestiones de cotización, el baile de despachos y apoderados y los avances de la temporada que vendrá sirven para ocupar los cabildeos de las tribus del toro mientras se encienden las chimeneas y se mojan las dehesas

12 nov 2018 / 12:07 h - Actualizado: 12 nov 2018 / 12:10 h.
  • Cuestiones para entretener el otoño

SEGUIMOS CON EL DINERO DEL TOREO

Dicen que aún pueden saltar algunas noticias de calado en la trastienda del toreo. Nada que no sea acostumbrado en estas semanas de aguas y noticias americanas que también sirven para echar cuentas de la temporada que se fue y hacer proyectos para la que vendrá. Y casi nadie está satisfecho, más allá de la media docena de privilegiados que siguen apurando los restos de un banquete ajado. El trasfondo de la cuestión en la cortedad de la guita. La pasta menguante del toreo sólo deja unas migajas para los toreros de la clase media y el plato vacío para los matadores del pelotón, que se conforman con chuparlo. El dinero recortado sólo tiene un camino que empieza a no encontrar retorno: se trata de mantener a toda costa las altísimas aspiraciones dinerarias de la primera clase. Ése, y no otro era el sueño envenenado que acabó forzando forzado la retirada de Talavante, víctima del altísimo concepto que tenía de sí mismo. Pero una cosa es lo bien que se toree –con una exasperante irregularidad- y otra el interés real que se genere en la taquilla. Por ahí se despeña todo y el asunto empieza a ser casi insostenible por mera ley empresarial: el equilibrio entre lo que se demanda y lo que se genera es prácticamente irreal. Seguiremos abundando en ello más adelante. Simón, que ayudó a cruzar la calle a Toño Matilla cuando llegó el despelleje general, podría ser el banderín de enganche de una reacción coral de las empresas. Al tiempo...

DE DESPACHOS Y APODERAMIENTOS

Mientras tanto, seguimos a la expectativa de los planes de futuro de toreros como Ferrera o Manuel Escribano. El matador de Genera comenta por ahí que está a punto de desvelar un proyecto muy bonito que pasará por la protección de una casa grande. Escribano, que ya casi va de vuelta, conoce perfectamente su campo de operaciones y el circuito en el que podría moverse como pez en el agua. ¿Irán los planes por ahí? Pronto lo sabremos. Pero si hay toreros en busca de apoderado también hay mentores que, más pronto que tarde, darán un paso hacia adelante. La retirada de Padilla, por ejemplo, deja libre de manos a Diego Robles, ese taurino imprescindible de Sanlúcar de Barrameda y adscrito a la casa Matilla, que encajaría perfectamente junto a alguno de esos nombres que han quedado libres. No sabemos el papel que le tiene reservado su patrón pero pronto, muy pronto saldremos de cualquier duda confirmando o desmintiendo algún rumor que circula por ahí. Y ya que hablamos de apoderamientos, hay que destacar la reaparición de Fernando Lozano para gestionar la carrera de Álvaro Lorenzo, uno de los tapados de mayor proyección de la nueva hornada. El tándem se ha estrenado con el indulto de un toro en la feria del Señor de los Milagros de Lima. El año que viene se lo juega todo en España.

COSAS QUE YA SE HABLAN DE SEVILLA

Lo comentó Ramón Valencia, gerente de la empresa Pagés, en los micrófonos de la cadena COPE. La mayor noticia es que no hay noticia. La normalidad y continuidad serán las claves del esquema de la temporada 2019 que se abrirá en la tarde luminosa y jubilosa del Domingo de Resurrección, que el próximo año caerá en la tardía fecha del 21 de abril. El cartel de esa jornada tiene cuatro pretendientes naturales en igualdad de derechos: Morante, El Juli, Manzanares y Roca Rey. Es de lógica aplastante. El caso es que las nuevas disposiciones municipales retrasarán la Feria de Abril –la de los farolillos encendidos en el meandro de Los Gordales- hasta la noche del 4 de mayo. Eso sí, el ciclo taurino mantiene el esquema de las últimas ediciones: habrá una corrida de toros o una novillada con picadores de intermedio –el domingo 28 de abril- y el ciclo continuado de festejos se iniciará el miércoles 1 de mayo, que es jornada festiva. Aunque los farolillos se apaguen en la medianoche del sábado 11 de mayo, la corrida de Miura seguirá echando el candado al ciclo abrileño en jornada dominical, la del 12 de mayo. Poco más puede trascender ahora de una temporada en la que se espera el retorno necesario de Diego Ventura –todo girará en torno a la corrida que reseñe la empresa- y se revalorizará el papel de El Cid, que ya anda en trance de retirada. Valencia desveló a los compañeros Carlos Crivell y José Luis López que la despedida definitiva del diestro de Salteras podría llegar en San Miguel. También tiene abiertas las puertas del 12 de octubre aunque es una fecha, añadimos desde este observatorio, que la Hermandad de la Macarena ha dejado a punto de caramelo para institucionalizar un festival anual de altura. Y hablando de la cofradía del Arco, su hermano mayor José Antonio Fernández Cabrero recoge este mismo lunes los beneficios del evento en la casa de la Real Maestranza. El buen sabor de boca aún perdura. Pero quedaron algunas preguntas abiertas: ¿Repetirá la malhadada corrida de Matilla? ¿Consentirá estar Morante en el ciclo abrileño con las cámaras de televisión? Valencia fue claro en ese punto: la tele retransmitirá el Domingo de Resurrección y todo el ciclo continuado. Las fechas de Sevilla son las que son y esas circunstancias podrían obligar a retocar el arranque de San Isidro. Si el de La Puebla no transigiera con las cámaras –lo dudamos, vistos sus nuevos aires y mentores- tendría abierto el domingo de intermedio y hasta esa tarde del Corpus que no hace tanto pretendía revalorizar. Pero no irán por ahí los tiros.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016