Menú
Ecoperiodismo

Una sola Tierra

“En el universo hay miles de millones de galaxias, en nuestra galaxia hay miles de millones de planetas, pero sólo hay una Tierra”, explica la ONU en el día mundial del medio ambiente que se conmemora hoy

Ricardo Gamaza RicardoGamaza /
05 jun 2022 / 04:00 h - Actualizado: 05 jun 2022 / 04:00 h.
"Medio ambiente","Clima","ONU","Ecoperiodismo","Cambio climático","Contaminación","Agua"
  • Una sola Tierra

El 5 de junio de 1973 se celebró por primera vez el día mundial del medio ambiente. Desde hace 49 años, cada edición tiene a un país anfitrión y un lema. El país que este año auspicia esta conmemoración ambiental mundial es Suecia, y fue precisamente en la Conferencia Mundial de Estocolmo de 1972 en la que se se puso el medio ambiente en la agenda mundial, donde se usó por primera vez el eslogan que medio siglo después abandera el día mundial del medio ambiente: “Una sola Tierra”.

En la actualidad, la Tierra se enfrenta a una triple emergencia planetaria: el clima se calienta a un ritmo demasiado rápido para que las personas y la naturaleza se adapten; la pérdida de hábitat y otras presiones sobre la naturaleza han conllevado a que aproximadamente 1 millón de especies estén en peligro de extinción; y la contaminación continúa envenenando nuestro aire, tierra y agua. Según la ONU, salir de este atolladero implica transformar nuestras economías y sociedades para hacerlas más inclusivas, más justas y más respetuosas con la naturaleza. “Debemos pasar de dañar el planeta a curarlo”, sentencia Naciones Unidas.

La buena noticia es que las soluciones y la tecnología existen y cada vez son más asequibles. #UnaSolaTierra es la campaña del Día Mundial del Medio Ambiente 2022 en la que la ONU pretende concienciar sobre estas tres crisis, a la vez que se anima y fomenta la celebración, protección y restauración de nuestro planeta.

La forma en la que consumimos en los países ricos es culpable del actual daño ambiental. Según datos de la ONU, estamos utilizando el equivalente a 1,6 Tierras para mantener nuestro estilo de vida actual y los ecosistemas ya no pueden satisfacer nuestras demandas. Pero no solo eso, sino que el 67% de las emisiones de gases de efecto invernadero están asociadas a nuestros estilos de vida. Los estudios muestran que un giro hacia comportamientos sostenibles reduciría nuestras emisiones entre un 40 y un 70 % para 2050. Por si fuera poco, la ONU también recalca que el consumo y la producción sostenibles traerían consigo mejoras económicas y medioambientales, además de tener un impacto positivo en la salud y el alivio de la pobreza. Todo ello se traduciría en un aumento medio de los ingresos en un 11% en los países de ingresos bajos-medios y un 4% en los países de ingresos altos para 2060.

Según Naciones Unidas, “la sostenibilidad puede aplicarse a múltiples aspectos: desde la energía, los sistemas de protección de la biodiversidad, el comercio mundial o el transporte, pasando por cómo vivimos en nuestras ciudades, cómo y dónde se invierte nuestro dinero, nuestros sistemas alimentarios y hasta lo que hacemos para divertirnos”.

Pero para elegir el camino de la sosteniblidad en todos los aspectos de la vida, debemos tener opciones disponibles, asequibles y atractivas y así tomar mejores decisiones diarias. Muchas de estas opciones solo pueden generarlas entidades más grandes: gobiernos nacionales y subnacionales, instituciones financieras, empresas, organizaciones internacionales y otras organizaciones con el poder de reescribir las reglas, enmarcar nuestra ambición y abrir nuevos horizontes. Así, recalca la ONU “el papel de las personas y la sociedad civil debe centrarse en la defensa, la sensibilización y la participación al respecto”. “Cuanto más alcemos nuestras voces, enfaticemos lo que se debe hacer y señalemos quién es el responsable, más rápido vendrá el cambio”, sentencia la organización mundial.


Revista Escaparate Empleo en Sevilla Más seguros Edictos